¿Cómo arreglamos este lío?

Si la Conmebol sanciona a los siete jugadores denunciados, ¿hay tantas soluciones disponibles en el plantel?
Óscar Tabárez suele quitarle drama a las distintas situaciones que se le plantean con la selección. Su experiencia lo alejó de los dramas que se generaban cuando faltaba el Cebolla Rodríguez, en aquella eliminatoria de 2010 donde el volante era pieza clave. O cuando debió afrontar algún partido sin Luis Suárez por acumulación de amarillas. Y hasta cuando no contó con el capitán Diego Lugano en un partido clave e hizo debutar a un juvenil José María Giménez.

En todos esos casos el entrenador prefiere enfocarse en la búsqueda de las soluciones antes que hacerlo en el problema.

La Conmebol puede llegar a meterlo en nuevos problemas. Es sabido que existe una denuncia de los árbitros contra Edinson Cavani por los incidentes con Chile en la Copa América. Se abrió un expediente disciplinario. Pero atrás pueden venir más inconvenientes. Los veedores y otros dirigentes de la Conmebol, así como la Federación Chilena, denunciaron a siete jugadores de Uruguay por los incidentes luego de la expulsión de Jorge Fucile.

Hay un problema que es real. Cavani se expone a una sanción, lo que puede determinar que Uruguay se quede sin sus dos principales figuras ofensivas para el inicio de la Eliminatoria. Vale recordar que Luis Suárez debe cumplir cuatro partidos de sanción.

Esto plantea la necesidad de buscar alternativas ofensivas para un equipo que, en un abrir y cerrar de ojos, se quedó sin opciones. De aquel ataque de sueños del Mundial de 2010 ya nada queda para el inicio del proceso. Suárez suspendido, Forlán se retiró y Cavani es factible que sea penado.

Bajo estas perspectivas la opción que le queda a Tabárez es apelar a los valores jóvenes: Diego Rolan, Jonathan Rodríguez y Abel Hernández.

Ahora bien, el único problema real es tener que iniciar las eliminatorias sin los dos referentes ofensivos. Pero puede haber más inconvenientes abajo de las piedras por las denuncias al golero Fernando Muslera, los defensas Diego Godín, José María Giménez y Jorge Fucile, el volante Álvaro González, y al delantero Christian Stuani, que se suman a la mencionada contra Cavani. En caso de ser sancionado alguno el panorama pinta complejo para el inicio del camino.

Es que, al margen de construir una nueva ofensiva, Tabárez se puede ver ante el inconveniente de tener que conformar una nueva defensa.

Si suspenden a Godín y Giménez se desarma el fondo y habrá que improvisar. El juego periodístico invita a pensar en Cáceres como zaguero junto con Coates, mientras que por las bandas jugarían Maxi y Palito Pereira. Otras opciones serían Gastón Silva o Emiliano Velázquez. Para suplir una eventual baja del Tata González hay variantes. Stuani, por su parte, daba una mano cuando se apelaba al juego aéreo. ¿Y ahora?

En caso de que la Conmebol nos meta en el problema no será de sencilla resolución. Uruguay es un equipo en formación, con gente nueva. El tema es que en una Eliminatoria apretada como la que se avecina, quedará escaso margen de error. Y hay aspectos del trabajo del técnico que la gente no entiende: solo le interesa que el equipo gane.

Populares de la sección

Acerca del autor