“Comí un asado, y a las cinco y media ensillé el caballo”

Después del gran partido que jugó ante Argentina, el Cebolla se fue a su Juan Lacaze natal, donde a las tres y media prendió el fuego y dos horas después salió a cabalgar para llegar sin dormir al aeropuerto

Sus compañeros revelaron que usted era el que más insistía y machacaba en la concentración con la opción de clasificar directo, como que tiene la espina adentro y no quiere perderse otro Mundial.
Y claro, de repente uno se pierde un Mundial y es muy duro mirarlo por televisión y gracias a Dios se me está dando esta revancha que esperemos termine con Uruguay en el Mundial.

Sus compañeros incluso dijeron que tenían que clasificar por usted.
Sí, hay un buen grupo, tenemosbuena amistad y al compartir todas las Eliminatorias pasadas se formó una buena familia.

¿Cuánto influyó en su gran rendimiento lo vivido en las Eliminatorias pasadas?
Nada, jugué de la manera en que tenía que jugar, para ganar. Jugar en Uruguay es diferente.

Cuando marcó el gol a los pocos minutos del inicio del partido, ¿pensó que se podía dar la goleada y clasificar directo al Mundial?
Lo último que se pierde es la esperanza; sabía que iba a ser difícil pero no imposible, pero Argentina empezó a jugar y complicó. Pero lo importante es que se ganó.

¿Qué era más complejo, jugar contra los jugadores argentinos que se querían ganar la posibilidad, o contra los consagrados que de pronto jugaban de otra manera?
Es diferente. Se jugó de una manera en la que Uruguay se cuidó porque había muchos jugadores con amarillas y se podían perder un partido del repechaje. Pero Argentina, juegue quien juegue, complica.

La gente terminó reconociendo su esfuerzo y su entrega.
Sí y estoy muy agradecido a todos porque jugamos para ellos, para demostrarles que tenemos ganas de defender la camiseta y fue un momento emocionante.

¿Esperaba esto, estar rodeado acá en el aeropuerto de niños y gente que pide una foto o una firma?
No, estoy sin dormir. A las cinco y media de la mañana me fui a andar a caballo.

¿En dónde, se fue a Juan Lacaze luego del partido?
Sí, me fui y vine, por lo que estoy sin dormir. Ahora voy a aprovechar a descansar en el vuelo.

¿Cuando llegó a su casa no aprovechó a descansar?
No, comimos un asado a las tres y media de la mañana, y a las cinco y media estaba ensillando el caballo.

¿Y cuánto cabalgó?
Salí una horita a caballo y luego me tomé unos mates y me vine para el aeropuerto.

Es su cable a tierra.
Claro, aprovechar el poco tiempo que se está acá en el país para tratar de hacer todo.

¿Pero en el pueblo lo estaban esperando?
No, no, en el pueblo cuando llegué estaba todo el mundo durmiendo, solo algunas excursiones que estaban llegando.

En Madrid no hay posibilidades de andar a caballo.
No, no, allá no se anda a caballo; lo tengo prohibido, pero es un secreto y no pasa nada (sonríe).

Pero ahora saldrá publicado que anduvo a caballo.
No pasa nada, no pasa nada.

¿Cambió mucho su vida?
Los niños estaban paseando eh…(acota entre risas como aclarando que todos los que lo rodeaban no fueron a buscarlo) La gente es muy buena y estoy recibiendo un gran respaldo.

Hay un ambiente generalizado de que ya está, que es un trámite, que Uruguay pasará por el repechaje sin despeinarse para llegar al Mundial.
No, no es un trámite porque a Uruguay siempre le costó y no nos sobra nada. 


Populares de la sección

Comentarios