Columnista fustiga a los “machotes” uruguayos que han perjudicado a Ecuador

José María Codesal, Eugenio Figueredo, Luis Cubilla, Diego Lugano y Sebastián Abreu, entre otros, integran la nómina

“Los “machotes” que siempre nos han perjudicado”, es el título de una columna del periodista Vito Muñoz publicada en el portal de El Telégrafo de Ecuador, en la que enumera a distintos uruguayos que, según él, han afectado al fútbol ecuatoriano en distintas competiciones.

“Ecuador tiene un superávit de grandeza en relación a Uruguay. Nosotros siempre los respetamos y admiramos al extremo, tanto así que le dimos a Alberto Spencer al que ni Miguez, Hobher, ni Pepe Sacía pudieron quitarle el puesto. Le dimos al más grande futbolista de Peñarol, al más goleador de la Libertadores, al que hizo al ídolo del fútbol uruguayo seis veces campeón de su país, tres veces de América y dos veces campeón del mundo, y una vez reforzar la celeste en Wembley anotando un gol ante Inglaterra”, indica el texto.

“A cambio de eso, Uruguay nos ha pagado muy mal, basta con nombrar algunos personajes nacidos en ese país para que conozcan el daño que nos han hecho”, agrega.

Luego comienza la nómina de los “machotes” uruguayos.

José María Codesal es el primero de ellos: “Árbitro que nos dejó fuera del Mundial de Inglaterra 1966. En Santiago de Chile, en 1965 anuló un legítimo gol de volea de Tito Larrea, con ese tanto estábamos por primera vez en un Mundial”.

La lista sigue con Julio Dalmao. “Debería ser julio DalMalo”, escribe Muñoz. “En un amistoso Barcelona vs. Cerro Porteño jugado en 1967, golpeó de manera criminal a Polo Carrera, fracturándolo y dejándolo un año fuera de las canchas, cuando Polo está en el mejor momento de toda su vida y quedó fuera de la Copa Libertadores que iba a jugar con Barcelona en 1968”.

Otro juez integra la lista, Omar Barreto: “Perjudicó doblemente a Barcelona en Copa Libertadores. En Guayaquil no le pitó un penal en contra de Independiente y al siguiente año, este mismo inmoral lo desmanteló al Ídolo contra los “rojos de Avellaneda”, expulsándolos a Bolaños, Spencer y Perico León, y quedó fuera de las semifinales de Copa”.

Luis Cubilla también forma parte de los “machotes”, según Muñoz: “Como técnico de Olimpia de Paraguay  tramó, con el presidente Oswaldo Domínguez Dib, la estrategia maquiavélica para privarlo a Barcelona de ganar la Libertadores en 1990. Ambos orquestaron estimular al réferi argentino Juan Carlos Loustau, a quien solo le faltó ponerse la camiseta de Olimpia para confirmar su inmoral parcialidad”.

La lista incluye también a Ever Hugo Almeida. “Cometió la ilicitud de amparado por el árbitro argentino Loustau de adelantarse en el penal que cobró el también uruguayo Alberto “loco” Acosta, y que dejó muchas dudas acerca de la actuación moral en esta jugada, que fue determinante para privar a Barcelona de ganar la Copa América”, dice al resepcto.

Figueredo, Abreu y Lugano

El actual presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Eugenio Figueredo, también es criticado por el periodista: “De ser un modesto secretario del club Huracán Buceo ha pasado a ser el mandamás del fútbol de América, convirtiéndose en presidente de la Conmebol. En 1985 llamó a Carlos Coello, presidente de la Ecuafútbol, el empresario Leo Cohar para decirle que el árbitro paraguayo Juan Francisco Escobar (+) había sido estimulado para que dirija a su conveniencia el partido eliminatorio, en Quito, Ecuador-Uruguay, que finalmente ganaron los charrúas 2 a 0. Figueredo ha vivido siempre insistiendo en que Ecuador y Bolivia no jueguen las eliminatorias en la altura”.

Dos jugadores del actual ciclo del maestro Tabárez están en la lista: Diego Lugano y Sebastián Abreu.

“Para los uruguayos el gran ca-pitán, para mí un ca-patán. Un insigne manoseador de los árbitros escudándose en su cinta de capitán. Agrede, insulta rivales, manosea y mangonea a los árbitros hasta afuera de la cancha, bajó hasta los camerinos del Centenario y amenazó al árbitro Carlos Amarilla en las Eliminatorias en un partido entre Uruguay-Colombia”, dice sobre el zaguero. “En una entrevista de ESPN se jactó ante las cámaras de amenazar al árbitro Massimo Busacca, le dijo: “Aquí no estamos en Europa, esto es América y aquí te arrancamos la cabeza”.

Sobre el Loco, agrega: “Lideró agresiones contra nuestros seleccionados en la boca del túnel del Centenario en las Eliminatorias hacia Alemania 2006, golpeando en la manga de salida al jugador Juan Carlos Burbano. Vinicio Luna y Milton Rodríguez enfrentaron al delantero uruguayo tras su agresión. Este suceso se dio en el estadio Centenario el 3 de setiembre de 2000 en las Eliminatorias rumbo al Mundial de Corea y Japón 2002, Uruguay ganó 4-0 a Ecuador”.

“Todos estos y otros personajes más, como los Cataldi y compañía, siempre hicieron lo que les dio la gana cuando nuestro fútbol era escuálido e indefenso. Siempre nos pisotearon humillaron, perjudicando a nuestros clubes y selecciones. Pero ya basta de soportar tantas humillaciones e intimidaciones de los que se creen que son los únicos que tienen huevos para jugar en la cancha y con ese cuento se han vendido como “los machos de América”. Hoy pongámosle punto final”, concluye la columna de Muñoz.


Populares de la sección

Comentarios