Coito: "Ganar el torneo es un objetivo, pero no el único"

El DT de la sub 20 habló de los desafíos: "Si nos toca ganar, hacerlo con respeto y si nos toca perder, con dignidad"

"La gente con la que te cruzás en la calle te pide que vuelvas con la copa, porque dentro de los parámetros que manejan está dentro de lo posible. Haber ganado el Sudamericano, llegar al Mundial con un equipo semirreforzado con relación al que jugó en Ecuador, por los cambios que pudimos hacer. Es un lindo desafío. Ganar el torneo está dentro de las ideas que tenemos, es uno de los objetivos, pero no es el único, porque sino lo lográs podría hablarse de frustración y hay muchos otros aspectos en los que los jugadores tienen que ir en busca. Colectivamente deberíamos mostrarle al mundo qué es Uruguay e individualmente que sea el broche de oro para la trayectoria de estos chiquilines a lo largo de la formación para pasar a la etapa de devolución, como les digo siempre", comenzó explicando Fabián Coito, el entrenador de la selección sub 20 de Uruguay, que se encuentra en China y que el día 21 debuta en el Mundial de Corea del Sur.

¿Futbolísticamente, cómo se encuentra Uruguay?
La preparación de lleno para el torneo empezó el martes, cuando quedó definido el grupo. Dejamos de observar para enfocarnos en los que quedaron y desde ese día somos nosotros los que manejamos las cargas y no tenemos que estar pendientes si vienen de jugar en su club, si viajan al otro día con su equipo y todos esos aspectos que de alguna forma te llevan a atender otros detalles.

¿Está bien que Bentancur llegue una semana antes del Mundial?
Un futbolista que ya está incorporado, que está adaptado, que tiene antecedentes y una historia en este grupo considero que vale más tenerlo en esas condiciones que ponernos estrictos y decir no lo tenemos si no va el mismo día que el resto.

¿Cómo vivió el proceso de Amaral, con las polémicas incluidas? ¿Hasta dónde entró el tema en el grupo?
Ingresó lateralmente, no de lleno. Tomando ese caso, hablamos de lo que debe ser la preparación de un jugador, de la mentalización para el alto nivel y lo que significa ganar un lugar dentro del grupo. El caso de él salió a la luz, pero puede haber otros similares que de pronto valdría la pena hablarlos; o de ciertas conductas después de haber sido campeones. Ellos están en la etapa de formación aunque proyectemos grandes jugadores.

Decía Amaral que habló con usted y le dio los argumentos que lo llevaron a tomar esa decisión.
Es cierto, hablamos bastante con Rodrigo, pese a ser muy introvertido. A veces soy un poco duro con él, y me lo dice. Lo único que quiero es ver dónde impactamos para que Rodrigo reaccione en ese aspecto y que pueda saber que el fútbol es mucho más que cuando agarra la pelota. Hay toda una parte que es el trabajo de equipo, en el que lo que yo no hago lo tiene que hacer otro, y ahí es donde él debe entender que es un tema de solidaridad.

Acerca de su decisión de entrenar solo la parte física en estos meses, dijo que lo determinó en el Sudamericano.
Una vez que tomó la decisión lo que nos quedó por delante era estimularlo, apoyarlo, acompañarlo e intentar compensar con el trabajo en el Complejo. A Rodrigo lo considero un jugador muy importante, fue el goleador del Sudamericano, un futbolista con historia en la selección. Pero hay otros muy buenos jugadores también, y debe ganarse el lugar.

En el Sudamericano tuvo que administrar los minutos de Amaral porque su condición física lo limitaba, ¿sigue igual o tiene más resto?
Lo vimos con más resto. Ahora vamos a verlo en la función en la que lo queremos en el equipo. Ver si está para 90 minutos. Un equipo es un montón de situaciones, ver qué futbolistas tenés y cómo intentás combinar lo mejor de cada uno en beneficio del equipo. Ahí es donde decimos que no estamos todos en función de uno sino todos en función del equipo.

¿Cómo visualiza en la cancha a Amaral en el Mundial? En qué función?
Aún lo estamos elaborando, porque tenemos a Rodrigo (Bentancur), a Federico (Valverde), que son futbolistas que están en el alto nivel. Tenemos que ver cómo organizar el medio.

¿Con un volante de marca y dos de creación?
En estos tiempos, los mediocampistas rotan permanentemente. Tenemos a Rodrigo en gran nivel, Federico que viene de Europa. Ahora debemos adaptar al tercer mediocampista a ese estilo, que lo tenemos y lo podemos hacer. Y sobre todo tenemos que pensar en afinar la estrategia para ganarle a Italia, un equipo que juega con dos líneas de cuatro muy cerrada, que no deja espacios. Debemos descubrir dónde vamos a buscar esos principios del juego que consideramos que nos pueden llevar a ganar el partido. Dónde generar la superioridad y dónde hacerles daño, y ver qué futbolista es el indicado para todo eso.

Imagina cuatro defensas, tres volantes y adelante...
Ya lo hicimos esto de jugar con tres mediocampistas por la necesidad de repartir las tareas en el mediocampo. Porque además tenés que encontrar los jugadores. Rodrigo lo hace permanentemente en Boca. Es difícil encontrar tres mediocampistas de esas características en el fútbol uruguayo porque se realiza un juego más vertical, con generaciones de juego más cortas, donde el rol de esos mediocampista difiere de lo que la selección o el fútbol internacional demanda, y que no es fácil encontrar. Federico está haciendo una tarea de jugar mucho y ser permanentemente participante de la fase de creación del equipo. Por esa razón vamos a ver en los días previos al torneo si delante de esos tres jugaría uno central y dos atacantes, o tres delanteros. Evaluaremos y veremos cómo nos adaptamos en los partidos amistosos y entrenamientos que realicemos. Sobre todo quiero ver a Federico y cómo recibe lo que queremos.

Tabárez habló con los sub 20 sobre su experiencia cuando fue campeón, y que después de ello se sintió vacío. ¿Cómo recibieron esa charla?
La recibieron muy bien porque son lindas las charlas con el Maestro. A veces hasta por esporádicas son más interesantes. Él hablaba de lo que significaba ser campeón y que al otro día sientas el vacío. Después de un momento de euforia pasa siempre, querés que siga, pero la vida sigue a su ritmo. Lo importante es plantear nuevos desafíos después que pensamos que llegamos a lo máximo, entonces ahí está más que nunca la relatividad del resultado. ¿Lograste lo máximo? Ahora en el Mundial tenemos un gran desafío nuevo que es mostrarle al mundo el fútbol uruguayo a nivel juvenil.

¿De qué forma?
En todo sentido. Por lo pronto, si nos toca ganar, hacerlo con respeto y si nos toca perder, con dignidad.



Populares de la sección

Acerca del autor