Coates abrió una puerta a la celeste

El zaguero volvió con todo luego de la operación de ligamentos cruzados que lo mantuvo lejos de las canchas durante varios meses y se puede ganar un lugar en el plantel del Mundial

El Maestro Tabárez seguramente debe haber sido la persona más feliz el domingo pasado luego del encuentro entre Nacional y Defensor Sporting por el Torneo Clausura.

Es que a falta de un mes y poco para presentar la lista de 23 futbolistas que viajarán al Mundial de Brasil 2014 representando a Uruguay, vio el despliegue de Sebastián Coates en todo su esplendor, como en sus mejores tiempos.

En realidad, el regreso oficial del zaguero fue el pasado jueves contra Gremio en Porto Alegre por la Copa Bridgestone Libertadores pero los 38 minutos que jugó en el segundo tiempo, no sirven de medida.

Casualmente, Coates ingresó en ese partido por Andrés Scotti, uno de los futbolistas con los que quizás deba pelear un puesto en el plantel seleccionado para la Copa del Mundo.

El “crac” que sintió en su rodilla aquel día en Japón el elegido Mejor Jugador Joven de la Copa América 2011 en la que Uruguay fue campeón en Argentina, no fue un simple traumatismo, como se creía en un principio.

La lesión de moda, la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla derecha, llevó a que el viernes 23 de agosto fuese intervenido quirúrgicamente en San Pablo con éxito.

Claro, debió hacer un proceso de recuperación que duró prácticamente ocho meses.

Quizás porque en su fuero íntimo tiene el sueño de estar con la selección en el Mundial de Brasil, llegó a un acuerdo con Liverpool de Inglaterra –el club dueño de su ficha– para firmar por estos últimos seis meses en Nacional.

Más allá de que se sabía de antemano que iba a jugar muy pocos partidos, Coates demostró que no quiere dejar pasar oportunidades y ante Defensor Sporting la rompió.

Mostró toda su clase no solo en defensa, sino inclusive dándole un gol servido al peruano Rinaldo Cruzado en el segundo tiempo, luego de haber apilado a varios jugadores por derecha al mejor estilo maradoniano.

La competencia por un lugar
Cuando Coates se lesionó en agosto pasado, se puede decir que claramente tenía un lugar en el futuro plantel seleccionado de Tabárez para Brasil.

Hoy, ocho meses después, esa afirmación no se puede aseverar con énfasis porque mucha agua ha pasado bajo el puente.

Por ejemplo, Tabárez sorprendió citando al juvenil José María Giménez –quien de entrada jugó un partidazo como titular sin dejar mover a Radamel Falcao en el cotejo ante Colombia–, otro de los que pelea por un puesto en la zaga.

Los seguros zagueros centrales de Tabárez hoy son Diego Lugano, Diego Godín y Martín Cáceres.

En un segundo plano vendrían el propio Giménez –quien ingresó por el lesionado Lugano en el último amistoso celeste ante Austria– y Scotti.

El Maestro tiene memoria y seguro que de Coates no se olvidó. No se acordó ahora que la rompió ante Defensor, sino que seguro que también lo esperaba. Igual, por las dudas, el futbolista abrió una puerta.


Populares de la sección

Comentarios