Clubes y AUF fallaron en nueve de diez puntos del acuerdo de seguridad

Gobierno exige señales y si el fútbol no las concreta, el Clausura no arranca
El gobierno se cansó. Tras dos años de esperar la implantación del sistema de cámaras de videovigilancia, y seis meses de establecer un protocolo de 10 puntos para erradicar la violencia del fútbol, el lunes estableció un ultimátum a la AUF y los clubes: si no ve cambios de fondo en los próximos días, no autorizará el inicio del campeonato el 7 de febrero. Del otro lado, la AUF considera que han trabajado en cada punto y que si no se llegó a tiempo ha sido por los problemas económicos de la institución y por unos objetivos "demasiado ambiciosos" en cuanto a los tiempos de cumplimiento.

El gobierno entiende que el fútbol no ha cumplido con casi ninguna de los grandes puntos que se exigieron en este tiempo. El que más molestia causa es el de las cámaras de seguridad, pero también hay una molestia importante con Peñarol por no presentar sus equipos de seguridad (ver despiece).

Es más: según pudo saber Referí, el gobierno vio con mucha preocupación declaraciones del neutral Ignacio Alonso a El Observador, que hablaba de la necesidad bajar la cantidad de cámaras en el Centenario, al bajar la cantidad de partidos que se disputarían allí. Eso activó la reunión el lunes y el fuerte comunicado posterior, que hacía público el ultimátum.

"En agosto se acordaron 10 medidas con todos los miembros de comisión, especialmente con AUF, responsable de ejecutarlas. Solo una fue cumplida", dijo ayer el director Nacional de Deporte, Fernando Cáceres, en 100% Deporte de Sport 890. La única que fue cumplida, según Cáceres, fue el nombramiento de un Coordinador de Seguridad de cada club en Primera División.

En una reunión de la Comisión de la seguridad, el 17 de diciembre, se realizó un balance anual, con las cámaras como objetivo primordial. "Eso es lo fundamental, la herramienta principal para determinar previo al ingreso o dentro del estadio quiénes son las personas vinculadas a hechos de violencia", dijo un integrante del gobierno a Referí. "La AUF no cumplió", agregó. En esa reunión, el Ministerio reiteró que no puede dedicar 800 o 1000 efectivos cada vez que hay un partido de riesgo.

La licitación para comprar las cámaras, realizada por la AUF con asesoramiento de la empresa ITC de ANTEL, ya está terminada, aunque la compra no se realizó. ITC recomendó a la empresa DDBA, que mantuvo reuniones con la AUF. En esas reuniones, la AUF planteó dificultades financieras para comprar el sistema y propuso reducir la cantidad de cámaras, lo que molestó al gobierno.

Ayer Cáceres aseguró que el gobierno ofreció liberación de cargas impositivas para abaratar compras y ayudar en búsqueda de créditos blandos para este sistema, aunque dijo que no pondrá plata porque el fútbol es una actividad profesional, que recauda sus propios recursos. Además, uno de los puntos del protocolo era una "tasa de seguridad" en las entradas de los estadios que tengan cámaras, aunque eso se aplicará cuando el sistema esté en marcha, como contraprestación por la seguridad que se dará a los hinchas.

Negociación

De todos modos, el gobierno dio un último margen de maniobra. Sabe que la puesta en marcha del sistema de videovigilancia puede llevar un tiempo más, por lo que exigirá que otras medidas empiecen a aplicarse de inmediato. En particular, Cáceres hizo hincapié en los "equipos de seguridad auxiliar", que serán puestos por los clubes como primera línea de contención a los hinchas. La idea es que ese personal no reprima, sino que negocie para evitar llegar a la intervención de la Policía, lo que siempre genera tensión en una tribuna.

"Necesitamos el compromiso firme, consistente, verificable, que se pueda designar los equipos de seguridad, o numerar las localidades del Centenario antes de empezar el torneo", le dijo Cáceres a Referí. "Estamos tan lejos como los clubes quieran. Los clubes deben dar cuenta de una relación de un seguridad cada 250 hinchas. Eso fue lo acordado. Acá nadie presentó esa lista, pocos han avanzado", agregó (ver apunte).

La explicación de la AUF


El neutral Ignacio Alonso defendió en diálogo con Referí la reducción de las cámaras del Centenario, ya que con la inauguración del nuevo escenario de Peñarol se reducirá sensiblemente la cifra de personas que irá al estadio, además de que las puertas que se abren habitualmente son menores a lo calculado inicialmente. "Había un sobredimensionamiento totalmente por fuera de la realidad. Se presupuestó para 25 puertas cuando se abren 10 u 11", dijo.

Según Alonso, ese nuevo cálculo es clave teniendo en cuenta las dificultades económicas de la AUF producto de la falta de pago de los derechos de TV de Eliminatorias, y que solo un proyecto más acotado permitiría acceder a un crédito bancario. "Estamos totalmente comprometidos con la compra. Pero queremos comprar bien, administramos recursos que no son nuestros. La AUF hoy no tiene
US$ 2 millones, tiene que acceder a un crédito. Para eso necesitamos un proyecto sólido, con una inversión inicial mesurada, racional", agregó.

Según el neutral, en la mayoría de los puntos se podrá llegar a tiempo, en particular la capacitación de los equipos de seguridad. "Tuvimos retrasos en la pintada del Estadio, pedimos presupuestos, fueron muy altos pero no es que la hayamos descartado. Respecto a los equipos de seguridad, apretamos clavijas en diciembre. Estamos en el armado de protocolos, en las pruebas psicotécnicas de integrantes de efectivos de seguridad. Es cierto que algunos equipos están atrasados. Pero cada punto fue informado al gobierno. Ellos lo saben", cerró Alonso.

Si bien Cáceres reconoció "la buena receptividad" de la AUF ("hay un enorme esfuerzo para contener, pero no para erradicar"), el ultimátum esta marcado. "Un incidente grave más y no hay manera que el Ministerio del Interior no tome medidas radicales. Si no tomamos nota de advertencias reiteradas, solo puede ocurrir que asistamos a una desgracia que derive en medidas de fondo", dijo en Sport. l

Molestias con Peñarol

Según pudo saber Referí, el gobierno mostró su molestia hace dos semanas con la falta de cumplimiento de Peñarol de su lista de coordinadores de Seguridad. "Dijeron que tienen 4 u 8 nombres, algo totalmente insuficiente", dijo una fuente oficial a Referí. Nacional tampoco la presentó, aunque su equipo ya trabajó para la AUF en el partido ante Chile por eliminatorias.

Mientras tanto, Peñarol publicó ayer un comunicado en el que deslinda responsabilidades de la acusación de la Secretaría de Deportes. Dice que la institución "no se siente comprendida" por los incumplimientos, pero que "coincide" en que "la Asociación Uruguaya de Fútbol ha tenido demoras. Se trata del segundo choque entre Peñarol y la AUF en pocas horas, luego de que el lunes su presidente Juan Pedro Damiani destinara fuertes críticas a Wilmar Valdez por su actuación en Conmebol.

Las principales medidas

-Cámaras de videovigilancia
Gobierno se molestó por la intención de reducir cámaras del Centenario. Para la AUF, el proyecto es inviable si no se hace.

-Aforo numerado en estadios
La AUF llamó a precios para pintar sectores que no están númerados y que tienen precios altos. Intenta bajarlos.

-Coordinadores de seguridad
El único punto que se ha cumplido.

-Equipo auxiliar de seguridad
Nacional viene adelantado a Peñarol, según la AUF. El gobierno dice que no ha recibido las listas obligatorias.

-Capacitación de los equipos
El gobierno se queja que referentes de Peñarol y Nacional no asistieron.

-No vender entradas populares el día de partido
Según AUF el punto ya no es necesario, ya que se promovió la venta previa.

-Tasa de seguridad en partidos
Se aplicará cuando estén las cámaras.

-Derecho de admisión
Se aplicará cuando estén las cámaras.

Populares de la sección

Acerca del autor