Claves de la diferencia

Australia. El 65-3 con el que los Wallabies derrotaron el domingo a Los Teros se explica en un sinnúmero de factores que separan a un equipo que viajó para ser campeón de otro que busca sumar experiencia

Enviado a Inglaterra

Para el recién llegado al rugby, el 65-3 de Australia a Uruguay –del domingo, por la segunda fecha del Grupo A del Mundial del Reino Unido– puede parecer una humillación y una debacle para Los Teros. Es que en un país futbolero, acostumbrado a tener a la selección de fútbol definiendo todo aún cuando padece grandes carencias económicas, la actuación de Uruguay en este Mundial de rugby corre el riesgo de ser mal interpretada.

En realidad, al menos por las repercusiones en redes sociales, buena parte de los que estuvieron frente a la tele el domingo decodificaron cuáles son los objetivos de Los Teros. No es ganar el Mundial, y quizá ni siquiera ganar un partido. Las diferencias surgen por todos lados: económicas, de historia y desarrollo deportivo, de físico y roce internacional.

Es más: el 65-3 de Uruguay el domingo tiene muchos puntos positivos si se analiza el contexto y cuál es el camino de Uruguay en el corto y mediano plazo. Hay muchísimo por aprender, por aprovechar, y cada partido en este Mundial es un posgrado en rugby de nivel internacional. Por eso, a continuación, se exponen las diferencias entre Australia y Uruguay, que ayudan a entender el resultado y por qué Los Teros pueden sacar grandes conclusiones de este partido y del Mundial.

Tamaño

A Australia le sobra
La figura del segunda línea australiano Will Skelton sobresale sobre el resto. Mide 2,03 m y pesa 146 kg. No es titular porque aún le falta desarrollo como jugador, pero es el segunda línea del futuro de los Wallabies. Se necesitaban tres uruguayos para detenerlo.

A uruguay le falta
El jugador más alto del plantel de Uruguay es Matías Beer, una de las nuevas incorporaciones, que con solo 20 años es una de las mayores proyecciones de Los Teros. Mide 1,93 m y pesa 83 k, y está en pleno desarrollo como jugador. Los Teros sufren falta de altura.

El ranking

Australia, 2 del mundo

Australia pasó muchos años de crisis. Tercer deporte en el país detrás del rugby league y del fútbol australiano, era el más débil del Hemisferio Sur. Varios entrenadores fracasaron hasta que llegó Michael Cheika y puso la casa en orden. Hoy son candidatos.

Uruguay, 19º mundial
Los Teros son el segundo país con menor ranking del Mundial, solo por arriba de Namibia. Y es un fiel reflejo de su situación en el Mundo, intentando ser un "Tier 2" (segundo escalón), aunque con una estructura en crecimiento peor aún que la del tercero.

Profesionalismo

La Meca del deporte
El super rugby es la meca del juego. Es el torneo de franquicias, al estilo NBA, que disputan cinco equipos de Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda. A partir de 2016 se suman tres más: un sudafricano, un japonés y la histórica primera franquicia argentina.

Amateurismo
Históricamente, los jugadores uruguayos pagaron por jugar en sus clubes o la selección, ya que se hacían cargo de los gastos de alimentación, nafta y gimnasio. Desde diciembre de 2012, la URU consiguió el Charrúa por 10 años y empezó a pagar viáticos.

Objetivos en el Mundial

Campeón o fracaso

Los Wallabies tienen la presión de ser campeones. No serlo sería un fracaso en un proceso que tiene como destino natural levantar la copa. Son, junto a Sudáfrica, los únicos dos que la han ganado en dos ocasiones, tras levantar la copa en 1991 y 1999.

Crecer en experiencia
La participación de Los Teros es una especie de audición ante la World Rugby. La clasificación al Mundial permitió subir al segundo escalón del rugby mundial, lo que significa más planes de apoyo y más dinero durante los próximos cuatro años.


Acerca del autor

Comentarios