Claves del futuro de Los Teros

Pablo Lemoine, Director del Centro de Alto Rendimiento, habló sobre lo que se viene
Finalizada la Américas Rugby Championship, la actividad sigue en el Centro de Alto Rendimiento del Estadio Charrúa. Quizás por estos días la labor del centro es aún más importante: fuera de la planificación concreta del partido del fin de semana, es el momento para trabajar en aspectos de fondo de la renovación que se plantean los DT: la evolución física de los jugadores y el trabajo en destrezas para lograr el salto al juego ofensivo y de riesgo para Los Teros.

De todo eso habló con Referí Pablo Lemoine, exHead Coach de Los Teros y ahora Director del Centro Charrúa.

El balance de la Américas

"Creo que la Américas fue muy buena para cómo arrancamos. No le dimos a Esteban (Meneses) el contexto ideal", expresó Lemoine como balance del torneo. "Creo que el Mundial a Uruguay lo expuso demasiado, nos mostró los déficits estructurales que teníamos, que eran notorios. Nos fuimos dos meses fuera del país y era difícil llevar las cosas adelante en el Centro Charrúa. A la vuelta tuvimos un mes y medio en el que tuvimos que presentar un Plan de Alto Rendimiento en Los Angeles y Londres. Dejamos de lado el armado de lo que era el futuro. No fue el ideal. En definitiva creo que nos podíamos haber preparado bastante mejor para un torneo como éste", agregó el expilar.

"Esteban pudo implementar su juego, el afán por atacar, que es bastante más ofensivo que lo que veníamos haciendo nosotros, que era bastante más resultadista, porque el objetivo era clasificar al Mundial y dejar una buena imagen para tener todo lo que tenemos hoy. El nuestro era un equipo mucho más defensivo", agregó el exDT al hablar de las diferencias con 2015.

"En la planificación estaba generar mejores cosas y se está logrando. Se busca ser mucho mas ofensivo, están probando, Esteban les está dando a los jugadores libertad para eso. Es un paso, generar un equipo ofensivo, aunque manteniendo el papel de la defensa como bandera, que junto con las formaciones fijas son las características del rugby uruguayo. Creo que se va a plasmar en poco tiempo, los chicos van a sentirse mas confiados para soltarse mas".

Al hablar de las cosas a corregir, Lemoine apuntó de la preparación física, que por otros compromisos no fue la mejor. "Para los jugadores clave de Los Teros la preparación no fue la ideal. La incursión de los jugadores para jugar el seven con sus clubes nos dejó un déficit que no fue lo ideal para preparar un campeonato que tiene mucho nivel. Los del norte ya están en plena temporada y nosotros no, por eso hay que prepararse mejor en lo físico. Pero veníamos de un año de Mundial donde la selección fue prioridad".

"La estructura del Centro era muy chica. Ahora se agrandó, hay más gente, tenemos más tiempo, mucho más parecido a una estructura de alto nivel que lo que teníamos antes que era medio forzado", destacó Lemoine sobre los cambios logrados en estos meses gracias al salto al segundo escalón mundial, lo que significa que el presupuesto de la URU puede llegar a triplicarse.

El trabajo en fundamentos

En estas semanas se intensificará el trabajo en destrezas de los jugadores, algo clave para sostener lo que viene. "Nosotros tomamos el jugador como un envase, hay que llenarlo para que pueda desarrollarse en defensa, ataque, capacidades técnicas. El Centro ahora pasa más a la parte de construcción de ese jugador. Tenemos un patrón de jugador que es el idea. Necesitamos esas cosas para poder potenciarlo a este nivel de competencia, que está muy por encima de la competencia local. El centro sigue trabajando y Guzman y Cochi ((Barreiro y Durán, asistentes de Meneses) están muy relacionados a ese programa".

El profesionalismo

Finalmente, otro punto sensible del proceso de crecimiento y de acercamiento a los 20 mejores es la posibilidad de poder darle medios a los jugadores para poder desarrollarse profesionalmente; para, como dice el impulsor del plan profesional de Los Pumas Agustín Pichot, darle a los jugadores las mismas herramientas que sus rivales profesionales. Para Lemoine, el rugby uruguayo aún no está maduro para pagarle un sueldo a sus seleccionados, pero sí para darle las herramientas para que solo se preocupen por entrenar.

"Es parte del crecimiento que va tomando el rugby. Creo que hay que dar pasos más seguros antes de dar otros que nos hagan tambalear, como la remuneración o los viáticos. En los test match sin duda porque obliga a muchos días fuera del trabajo. Son viáticos para que no pierdan plata, que no pierdan cursos que tienen que volver a pagar. Hay que ayudarlos porque le están dando muchísimo al rugby uruguayo. Generar un plan anual de viáticos como se hizo el año pasado es muy difícil, hoy no están los fondos para hacerlo, y tampoco es el afán, el rugby uruguayo es amateur y se tiene que mantener en ese formato, dejando de lado que el damos las herramientas, entrenamientos, entrenadores, preparación física, complementos, ropa, GPS. Todo lo que necesitan para desarrollarse se lo damos, no exigimos nada de su bolsillo, pero si agregamos más cosas es plata que podría faltar a futuro para que sigan surgiendo competencias".

Acerca del autor