Circuito de las Américas: pinta para clásico

Es el mejor diseño del alemán Hermann Tilke y se sumará rápidamente a los favoritos. Con los títulos en manos de Vettel y Red Bull resta definir cómo se divide el dinero

Apenas un año después de ser inaugurado, el Circuito de las Américas carece de la tradición de Suzuka, Silverstone o Interlagos, pero el arquitecto alemán Hermann Tilke, diseñador de la mayoría de los nuevos autódromos por los que transita la Fórmula 1, se encargó de que varios de los viejos íconos del deporte estuviesen presentes en Texas.

Este autódromo, enclavado en las afueras de la ciudad de Austin y que este fin de semana será sede de la penúltima fecha del calendario 2013, se destaca por replicar varias secciones de legendarios trazados en sus vanguardistas instalaciones.

Una sucesión de curvas de alta velocidad recuerdan a las características Maggotts, Becketts y Chapel de Silverstone o a las “eses” de Suzuka. La sección del estadio de Hockenheim y la curva 8 de Estambul también han sido representadas. La estrecha curva 1, un cuello de botella al estilo La Source (Spa-Francorchamps) pero que se cierra hacia la izquierda al final de una pronunciada trepada, se ha transformado en la referencia más clara para identificar al novel circuito.

Busco mi destino

Dejando de lado las “500 Millas de Indianápolis”, que fueron parte del calendario desde 1950 hasta 1960, la Fórmula 1 recorrió un tortuoso camino en suelo norteamericano.

Debutó fuera de un óvalo en Sebring, Florida, en 1959 y desde entonces transitó por Riverside (1960), Watkins Glen (1961-1980), Phoenix (1989-1991) e Indianápolis (2000-2007) como sede del “Gran Premio de los Estados Unidos”.

Adicionalmente, y bajo otra denominación, se disputaron Grandes Premios en Long Beach (1976-83), Las Vegas (1981-82), Detroit (1982-88) y Dallas (1984).

Durante muchos años se buscó construir un lugar específico para la Fórmula 1 y finalmente no se escatimaron esfuerzos en Texas para conseguirlo: 400 millones de dólares fueron necesarios para realizar el complejo que alberga un trazado de 5.516 metros y que puede recibir a 120.000 espectadores en sus instalaciones.

Quedó finalizado tras apenas 2 años de obras y en 2012 más de 117.000 personas vieron al McLaren-Mercedes de Lewis Hamilton convertirse en ganador del Gran Premio inaugural.

Con leves críticas a su flamante superficie algo deslizante, se convirtió en uno de los preferidos por los pilotos.

Los desafíos del trazado

No es fácil encontrar el punto de frenada ideal en la primera curva ya que el auto pierde velocidad en la pronunciada trepada de más de 40 metros de elevación. La sucesión de curvas rápidas, con elevada carga aerodinámica, que vienen a continuación complican la puesta a punto del ala delantera -el elemento que distribuye el flujo de aire al resto del vehículo- y tampoco hacen fácil perseguir a otro vehículo por las turbulencias que este genera. A la pérdida de downforce se sumará el desgaste prematuro de los neumáticos delanteros.

Como en la mayoría de los circuitos modernos, la puesta a punto en Austin requiere una solución de compromiso entre buena carga aerodinámica (permite mayor velocidad de paso por las curvas rápidas, pero aumenta la resistencia al avance) y buena velocidad punta en las 2 rectas que tendrán zona de activación del DRS.

Una particularidad: la relación de la 7ª velocidad se selecciona a último momento el viernes en función del viento, ya que el sentido de las rectas de fondo y la de boxes no es similar. La selección ideal para una, comprometerá el desempeño en la otra.

Los motores trabajan en un régimen medio en Austin a pesar de que es un circuito rápido, con una velocidad promedio cercana a los 200 km/h: el 57% de la vuelta se realiza con acelerador a fondo, manteniéndose a plena potencia por 13 segundos en la recta de 1.016 metros de extensión. Según Renault Sport, principal proveedor de motores de la categoría, la falta de humedad de la zona incrementa la potencia -ya que cuentan con más oxígeno puro- pero el mismo factor estresa los impulsores, que pueden llegar a detonar si no se tiene especial cuidado.

Pirelli, proveedor único de neumáticos de la categoría, ofrecerá sus opciones más resistentes en suelo texano: el compuesto duro (flanco naranja) y el medio (flanco blanco) estarán disponibles para los 11 equipos a partir de las sesiones de entrenamiento. La empresa italiana espera que la superficie de la pista haya desgastado su capa superior y empiece a exhibir las rugosidades que se encuentran debajo, generando más tracción y desgaste de los neumáticos.

Por la plata

El tetracampeón Sebastian Vettel (Red Bull Racing) va por una conquista en el principal mercado de la marca de bebidas energizantes que dio origen y nombre a su equipo. Sería su 8ª victoria en una misma temporada y un nuevo párrafo en los libros de historia de la categoría.

Con los títulos de pilotos y de constructores laudados, el principal interés que mueve a los equipos en estas últimas dos carreras es económico: el ranking final de la copa de constructores cuenta en el momento en que Formula One Management, empresa que detenta los derechos comerciales de la categoría, distribuya los beneficios provenientes de derechos televisivos y de la publicidad en los autódromos.

Existen primas adicionales para los grandes como Ferrari, Red Bull Racing o el ahora alicaído McLaren. Se cree que uno de los roles principales de Niki Lauda ha sido integrar a Mercedes a este selecto grupo.

Precisamente Mercedes y Ferrari vienen disputándose la segunda plaza de constructores, con el equipo alemán 11 puntos delante del italiano, cuando aún hay 100 en juego.

Fernando Alonso, lesionado en la espalda tras el golpe en Yas Marina, apoyará al equipo de Maranello y será de la partida junto a su compañero Felipe Massa, que ha sido confirmado por Williams para la próxima temporada. Tendrán enfrente a Nico Rosberg y al vencedor del Gran Premio inaugural, Lewis Hamilton.

Con Kimi Raikkonen ausente hasta el 2014 (someterá su espalda a cirugía) la expectativa del modesto equipo Lotus de adelantar a Ferrari en la tercera posición está puesta, en buena medida, sobre Romain Grosjean. El franco-suizo viene de notables actuaciones en las últimas fechas y parece ser el único que tiene ritmo para adelantar, al menos, al más lento de los Red Bull.

 

Gran Premio de los Estados Unidos (Fecha 18/19)

Carrera: domingo 17/11/2013
Horario: 17:00 de Uruguay
Nombre: Circuit of The Americas
Primer Grand Prix: 2012
Número de Vueltas: 56
Longitud: 5,513 km
Distancia: 308,405 km
Récord: 1:39.347 – S. Vettel (2012)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios