Christians cambió la historia: tri-tricampeón uruguayo

El azul ratificó su nueva de dominio con el título 2017 en Inter, Pre y Primera, en la que superó 23-11 a Old Boys

¿Qué es lo que marca a una era deportiva? ¿Es ganar uno, dos, tres, 10 o 17 campeonatos? En parte sí, pero en realidad es más que eso. Porque una vez tras otra, lo que hacen en el camino esas sucesiones de títulos de un equipo es cambiar la historia de ese medio en el cual se desenvuelven. En esa acumulación de títulos, una y otra vez, cambian las condiciones generales, las reglas con las que se manejan todos quienes compiten.

En el rugby uruguayo lo hizo Carrasco Polo entre 1990 y 2006. Transformó un deporte que era recreativo en uno competitivo, aún siendo amateur. Obligó al resto a ajustarse, a barajar y dar de nuevo en un entorno totalmente diferente.

Unos pocos años después, Old Christians lo ha hecho de nuevo. Creó una nueva síntesis. Y el resultado es que hoy, en 2017, el rugby uruguayo es otro. Y el azul es el gran responsable.

¿Qué cambio Christians? La conciencia de que un título no lo ganan 15, 22 ni 30 jugadores. Lo gana el trabajo paciente y sostenido de toda una institución detrás. Y lo mejor es que este equipo azul ha demostrado que, para llegar a ese dominio, el objetivo no está en ganar el fin de semana: por el contrario, el objetivo es convencer a cientos de personas de un proyecto, poniendo el resultado al costado, bajo la premisa de que, al final, todo ese trabajo va a pagar.

Christians completó el sábado su tri-tri-campeonato: en los últimos tres años se ha consagrado campeón de las tres categorías del rugby de mayores, ya que también acumula tres títulos e Intermedia y Preintermedia. Acumula cifras de club grande de Buenos Aires: cuatro equipos de plantel principal –este año sumó una Printermedia B, que se quedó afuera en semifinales, por muy poco- y para el año que viene apunta a formar su quinto equipo.

¿Qué tendrá que ver con la victoria de la final de primera ante 23-11? Lo del principio: el trabajo paga. Old Christians se ha transformado, con luz, en el mejor plantel del medio. Por eso, mientras sus rivales fueron sufriendo bajas y lesiones que iban diezmando sus planteles y los ponían en posición comprometida justo en la recta final del año, el azul cambiaba figuritas: sentía algunas ausencias clave, obvio, pero las reemplazaba con piezas de casi igual calidad.

Ese fue quizás el gran secreto para llevarse la final del sábado ante Old Boys 23-11: porque más allá del trámite concreto, en el final el equipo de Barreiro simplemente le torció el brazo a su clásico rival porque tuvo más resto. Porque movió el plantel y lo obligó siempre, hasta el punto que su corajudo rial, que remó de atrás toda la temporada, se quedó sin combustible.

Final Old Christians-Old Boys

El partido

Fue una final tensa, disputada al límite, en la que Christians logró sacar una diferencia clave en el final del primer tiempo, aprovechando una amarilla en Old Boys a Francisco López.

En el arranque, el azul se sustentó en el scrum y el line para salir de campo propio y pasar a campo rival, y a partir de allí buscar darle ritmo a la pelota ante un rival que mostró la gran defensa de siempre, pero que la pasaba mal en el scrum,

Es cierto que a los 3 minutos el encuentro dio un giro clave: German Albanell, ausente en Old Boys desde hace 3 meses por una fractura de mandíbula, se golpeó en la cabeza al ir a tacklear a Bocking. Conmoción y afuera, con lo que el azulgrana se tuvo que replantear el partido sin su 10.

El scrum le permitió a Christians dominar y ponerse 3-0, aunque Old Boys pasó a mostrar sus herramientas: intención de jugar desde toda la cancha, no usar el pie como indicaba el manual, y sumado a eso dominio en el uno a uno, para ganar metros en campo rival y siempre estar exigiendo, lo que le permitió empatar el partido 3-3 a los 30.

Pero luego, en el cierre del primer tiempo, llegó la jugada que lo cambió todo: kick de Andrés De León arriba, carga de Panchi López y tarjeta amarilla. En un minuto, Christians sumó 10 puntos y transformó un partido de tanto a tanto, en otro con una luz importante: un penal de De León para el 6-3 y, en la recarga, try de toda la cancha de azul, jugando pelota en mano, aprovechando el agujero en el fondo azulgrana por la tarjeta, y juntándose a pasar y correr entre Favaro, Bocking y Segredo, que además quebraron seis tackles para que Favaro terminara apoyando el 13-3, que Cat no pudo acortar a 13-6 en la última del primer tiempo.

Old Boys, el luchador

Christians tenía el partido casi en la mano, por sus virtudes y porque había maniatado al azulgrana en puntos clave. Pero Old Boys demostró en el segundo tiempo ser un equipo de guerreros. Porque emparejó el scrum, porque obtuvo en el line, porque volvió a ganar en el uno a uno jugando en campo rival. Se acercó con un penal de scrum, llamativamente, 13-6 y quedó a tiro.

Pero a Old Boys lo condenó justo la falta de lo que lo había salvado en otros momentos del año: la efectividad. Tuvo dos chances de por afuera, una con el maul, otra en juego corto por el centro, y todas las desperdició. Remando desde atrás, haciendo el enorme esfuerzo que había hecho, fue demasiado.

Entonces, Christians pasó el temblor y se fue a jugar nuevamente a campo rival. Le tiró el plantel, el resto físico, y metió ritmo cuando Old Boys empezaba a agotarse. Sumó un penal más de De León, otra vez desde el scrum, para el 16-6, y luego un try por afuera de Jorge Zerbino, la figura del partido, para cerrar el encuentro, a pesar de un try de intercepción de Cat de la última que puso el 23-11 final.

Vivimos la era de Old Christians. Sencillamente porque el azul cambió las reglas del juego del rugby uruguayo.


OLD CHRISTIANS 23-OLD BOYS 11

OCC: Ignacio Buquet, Martín Espiga, Juan Echeverría; Jorge Zerbino, Fernando Pazos; Santiago Azambuja, Leandro Segredo, Manuel Diana; Santiago Arata, Leandro Leivas, Andrés De León; Paul Johnson, Andrés Larrosa, Rodrigo Bocking; Federico Favaro. DT: Guzmán Barreiro.

OBC: Marcelo Lacava, Carlos Pombo, Joaquín González Lerena; Francisco Vilaseca, Eugenio Corallo; Sebastián Salveraglio, Guillermo Strauch, Juan Manuel Gaminara; Martín Stefani, Germán Albanell; Andrés Vilaseca, Gastón Gibernau, Juan Manuel Cat,Francisco López, Santiago Gortari. Adt: Pastore-Amaya
CAMBIOS OCC: Bermudez, Zerbino, Inciarte, García, Horta, Ardao, Inciarte, Zeballos
CAMBIOS OBC: Aboy, Buccino, Varela, Piñeyrúa, Alonso, Rocco
CANCHA: Estadio Charrúa
REFEREE: Francisco González
PUNTOS: 13' penal De León (OCC) 3-0, 30' penal Cat (OBC) 3-3, 31' penal De León (OCC) 6-3. 32' try Favaro converido por De León (OCC) 13-3, 51' penal Cat (OBC) 13-6, 63' penal De León (OCC) 16-6, 78' try Zerbino convertido por De León (OCC) 23-6, 80' try Cat (OBC) 23-11
AMARILLA: 31' López (OBC)


Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor