China construirá una "nueva" ciudad para los Juegos de Invierno 2022

Luego que el Comité Olímpico le diera la plaza a Beijing, la idea es crear una megalópolis china alrededor de la capital, con más de 100 millones de habitantes y 216.000 kilómetros cuadrados
La flamante elección de Pekín como sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 promete acelerar la gestación de la nueva megalópolis china alrededor de la capital, con más de 100 millones de habitantes, que ya ha dado sus primeros pasos.

Cuando la comisión evaluadora del Comité Olímpico Internacional (COI) visitó China en marzo para examinar las instalaciones de la candidatura de Pekín, señaló la gran distancia (de hasta 250 kilómetros) entre la capital y las subsedes de las pruebas sobre nieve como un importante impedimento para ser elegida.

Sin embargo, donde los inspectores olímpicos veían un obstáculo las autoridades chinas ven un pretexto para materializar una de sus viejas aspiraciones: la creación de un centro económico en el norte del país que integre a Pekín con la ciudad portuaria de Tianjin y la vecina provincia de Hebei.

Cuando la región esté unificada, acogerá a más de 100 millones de personas, casi tantos habitantes como México, y tendrá 216.000 kilómetros cuadrados, cerca del doble de la extensión de Cuba, aunque, dadas las gigantescas dimensiones de China, esto representará menos de una décima parte de su población y algo más de un 2 % de su superficie.

Ni siquiera será el primer gran centro regional de esas características del país, sino el tercero, después de los que hay en los deltas del río Yangtsé (en el este, con Shanghái y las ciudades de sus alrededores) y el río de las Perlas (en el sur, que agrupa a Hong Kong y las ciudades de la provincia de Cantón).

"Jing-Jin-Ji" (por las segundas sílabas de Pekín -"Beijing", en mandarín-, Tianjin y "Ji", abreviatura con que los chinos se refieren a Hebei) es el nombre que recibe popularmente la superciudad del norte de China que está empezando a tomar forma.

La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, el principal órgano de planificación económica, diseñó este proyecto para aliviar algunos de los problemas más acuciantes de Pekín: la contaminación, los atascos, los altos precios de la vivienda y la superpoblación.

"La ciudad está cambiando y habrá más cambios. Nuestros residentes necesitan ir a comprar y al médico en sus comunidades. Necesitan espacio para aparcar y para caminar, pero ahora nos falta ese espacio", dijo recientemente el vicealcalde de Pekín Li Shixiang en declaraciones reproducidas por la televisión estatal CCTV.

El Gobierno municipal de Pekín ya ha iniciado la construcción de un centro administrativo en el periférico distrito de Tongzhou, para trasladar allí parte de las actividades que ahora se desarrollan en el centro.

"El plato fuerte de la integración es eliminar las fronteras administrativas entre los tres distritos aduaneros (Pekín, Tianjin y Hebei)", explicó Xie Jinyong, subdirector de la Administración de Aduanas de Pekín, en un comunicado.

"Así, las empresas puedan manejar sus negocios con una sola entidad. De esta forma, las formalidades aduaneras se minimizan, las concesiones de autorizaciones se maximiza y los costes logísticos se minimizan", añadió Xie.

La idea del Gobierno es que las fábricas de Pekín y Hebei, donde hay una importante presencia de la industria siderúrgica, aprovechen una mejora de los enlaces con Tianjin, que cuenta con uno de los principales puertos del norte del país, para incrementar sus exportaciones.

Para ello, otra de las transformaciones que contempla este plan es la ampliación de la red de transportes que conectan el norte de China.

El Gobierno municipal de Pekín tienen previsto que el sistema de metro de Pekín, que ya supera los 500 kilómetros, alcance un millar de kilómetros antes de 2020 y que llegue hasta las ciudades vecinas.

Además, Pekín, ya conectada con Tianjin mediante un "tren bala", se comprometió con el COI a construir antes de los JJOO de 2022 una línea de alta velocidad que permita ir de la capital a la ciudad de Zhangjiakou (Hebei), que acogerá parte de las pruebas sobre nieve, en menos de una hora.

De hecho, una joven que asistió a la ceremonia oficial en Pekín para seguir la elección de la sede olímpica de este viernes comentó a Efe, poco antes de conocer el veredicto del COI: "Si los Juegos son en China o no, no me importa demasiado. Lo que me preocupa es que se haga el tren de alta velocidad a Zhangjiakou".

Fuente: EFE