Chapa de ídolo

Juan Martín Del Potro llenó las instalaciones del Carrasco Lawn tennis para dar una exhibición propia de su clase

Montevideo y el Carrasco Lawn Tennis se unieron el sábado a la creciente tendencia de grandes exhibiciones tenísticas que desde hace unos años han llegado a Sudamérica.

Los mayores exponentes del deporte blanco mundial han sabido recorrer las distintas canchas de países como Colombia, Argentina, Chile, Brasil luego de las extensas temporadas del circuito ATP y ahora fue Uruguay el centro de atención con la llegada del número cinco del mundo, el argentino Juan Martín del Potro.

Los esfuerzos del club, que con el evento de anoche cerró a todo lujo los festejos de su 70º aniversario, se vieron recompensados con una noche verdaderamente espectacular, con una estadio presentado magníficamente, con el público colmando las localidades y con un entorno que nada tuvo que envidiarle a las puestas en escenas del mundo.

Dentro de la cancha, los protagonistas fueron Del Potro y el número uno de Uruguay, Pablo  Cuevas.

Ambos jugadores regalaron momento inolvidables, con un Del Potro que derrochó clase para mostrar todo su potencial, su profesionalismo, su nivel superlativo y su sentido del humor para con el espectáculo.

Por momentos, más allá de lo amistoso del encuentro y de la etapa del año en que están los jugadores, se pudo ver al Del Potro que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 o el jugador que le peleó de igual a igual distintos partidos a Rafael Nadal, Novak Djokovic o Roger Federer, ganando y perdiendo con los ya leyendas vivientes del tenis internacional.

Cuevas estuvo a la altura del acontecimiento y, si bien se trató de un partido de exhibición, aprovechó para tener en medio de su pretemporada una exigente prueba de cara a la actividad que vendrá en 2014.

El mismo jugador dijo previamente que así lo tomaría, más allá del espectáculo en sí.

Al cierre de esta edición, el partido se estaba desarrollando en todo su esplendor, con puntos memorables y un despliegue de Del Potro que mostraron al público lo que es un tenis de primer nivel, de ese que hasta hoy, solo se puede ver por televisión en Uruguay.

La gente estuvo expectante desde temprano, recorriendo los alrededores del estadio con capacidad para 2.000 personas donde, además, se instaló una pantalla gigante.

Y no solamente público uruguayo lo disfrutó, ya que muchos argentinos se hicieron presentes en señal de apoyo a quien ya es un un ídolo de dos orillas.

Tal fue el caso de dos mujeres, madre e hija llegadas desde Buenos Aires exclusivamente por Delpo. Ellas son algunas de las personas que encabezan la cuenta de Twitter @HinchadaDelpo, que sigue los pasos del tenista.

La llegada de un número cinco del mundo no es cosa de todos los días y el público uruguayo tiene que empezar a comprender la importancia de contar con este tipo de figuras y a valorar el esfuerzo que organizadores llevan adelante para redondear momentos únicos para el deporte uruguayo.

Bastó con ver las tribunas, el disfrute, la admiración de chicos y grandes, el contagio de entusiasmo, para saber que lo de anoche no se va a olvidar y que servirá como un espaldarazo al deporte.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios