Cerro en lo más alto

En 1967, el equipo de la Villa, fue contratado por el Madison Square Garden y jugó un torneo de dos meses en Estados Unidos

La idea de un canadiense muy emprendedor que vivía en Estados Unidos fue determinante para que de a poco, el fútbol tomara color en ese país. Jack Kent Cooke, quien entre otros, fue propietario de Los Angeles Lakers de la NBA y de Washington Redskins de la NFL, fue precursor y fundador de la United Soccer Association (USA).

Esa liga de fútbol se jugaría entre equipos de Estados Unidos y Canadá, pero en realidad, se terminaron comprando franquicias de clubes de Sudamérica y Europa.

Solo dos fueron los participantes sudamericanos: Bangú de Brasil y Cerro de Uruguay, que venía de ser tercero en el Uruguayo 1966 detrás de los grandes. En tanto que por Europa lo hicieron, entre otros, Stoke City, Wolverhampton Wanderers y Sunderland de Inglaterra, y Cagliari de Italia. Se disputó en 1967.

Jugaban futbolistas destacados, sobre todo, en algunos clubes europeos. Roberto Boninsegna, el goleador italiano de Cagliari defendió a Chicago Mustangs y fue el goleador del torneo con 11 tantos. Pocos años después, fue figura determinante en Italia que perdió la final de la Copa del Mundo de México 70 con el Brasil de Pelé.

En tanto que el arquero Gordon Banks y Bobby Moore, ambos campeones del mundo un año antes con Inglaterra, defendieron a Stoke City llamados entonces Cleveland Stokers.

Este fue justo uno de los dos equipos a los que Cerro le ganó. Fue 2-1. El otro triunfo de los dirigidos por entonces por el maestro Ondino Viera, fue ante Dundee United de Escocia (4-1) que en el torneo se llamaban Dallas Tornado.

Nada menos que los dueños del Madison Square Garden fueron los que compraron la franquicia de Cerro que pasó a llamarse New York Skyliners (los Rascacielos).

Claro que Kent Cooke no fue ningún tonto y compró en US$ 250 mil a Wolverhamtpon y les puso de nombre Los Angeles Wolves, los que al final serían campeones.

Cerro fue con lo mejor

El torneo duró cerca de un mes y medio. En Cerro, además de Ondino, estaban Omar Borrás como ayudante técnico y el legendario kinesiólogo Carlos Abate, quien estuvo en Marcacaná 1950. Los jugadores más importantes por entonces eran el prometedor Juan Masnik (luego campeón de América y del mundo con Nacional), Julio Dalmao y Ruben Bareño. Además, jugaban tres extranjeros: el brasileño Benedicto Ribeiro, quien fue el goleador del equipo en el torneo con cinco tantos, el arquero Osmar Miguelucci y Luis Suárez, ambos argentinos.

Desde el punto de vista deportivo, a Cerro no le fue tan bien, más allá de la experiencia inolvidable. Jugaron en la Conferencia Este y entre seis equipos terminó quinto. De 12 partidos, ganó dos, empató seis y perdió cuatro, con 15 tantos a favor y 17 en contra.

Al conjunto de la Villa lo había contratado nada menos que la Corporación Madison Square Garden y jugaba como local en el Yankee Stadium, un icono del Bronx.

La voz de un privilegiado

Juan Masnik vivía su último año en Cerro antes de emigrar a Gimnasia y Esgrima La Plata y formó parte de este campeonato que no fue una gira, ya que fueron contratados para jugar el torneo.

“Ellos querían introducir el fútbol profesional, el soccer que le llaman, y tuvieron esta idea. A nosotros nos contrató nada menos que quienes manejaban el Madison Square Garden de Nueva York”, recordó Masnik a El Observador.

El debut fue ante Hibernian de Escocia que se llamaba Toronto City. El plantel tuvo pocos días libres ya que 72 horas después igualaría 0-0 con Shamrock Rovers de Irlanda.

“Cuando teníamos algún rato libre, salíamos por Nueva York. Llegamos a ir a algún torneo de tenis”, explicó el exzaguero de Cerro y la selección uruguaya.

Ondino Viera era un técnico muy particular y por eso fue famoso en Uruguay y en el mundo entero.

“Como las cosas no salían, una tarde que diluviaba, nos hizo salir a practicar. El tiempo era inhóspito hasta para caminar, pero nosotros entrenábamos con él y Borrás porque estaba molesto. Claro, él veía que existía alguna posibilidad para dirigir allí en el futuro y quería que las cosas salieran de la mejor manera”, explicó Masnik. Y agregó: “Con todo el respeto por los técnicos que me dirigieron, Ondino fue el mejor”.

Masnik llegó a ser tapa nada menos que del prestigioso diario The New York Times cuando le tomaron una foto producida con Sylvia Hitchcock, en ese entonces, Miss Estados Unidos y quien poco después, sería coronada como Miss Universo.

Luego del torneo, la USA se fusionó con la Nacional Proffesional Soccer League y formaron la North American Soccer League que existió hasta 1984.




Fuente: Marcelo Decaux - twitter.com/mardecaux

Populares de la sección

Comentarios