Cebolla-Bueno: de aquella polémica salida a esta vuelta soñada

Ambos se fueron mal de Peñarol en 2005; el delantero volvió en 2008 y ahora quiere retirarse en el club con el apoyo de Damiani y del volante

El 9 de julio de 2005 luego de brindar una conferencia de prensa en la Mutual que ya presidía Enrique Saravia, Carlos Bueno y Cristian Rodríguez se fueron sin el permiso de Peñarol, pero con la anuencia de su representante, Francisco Casal, hacia Francia para defender a Paris Saint-Germain.

Se habían sucedido varias semanas de tratativas entre Casal y el presidente aurinegro de entonces, José Pedro Damiani, con quien no se ponían de acuerdo en las cifras que le correspondían al club que los había declarado en rebeldía.

"Estamos cansados de todo lo que pasó, hemos sufrido demasiado, no aguantamos más la situación (...). Estamos tranquilos y conscientes de lo que hacemos y por eso nos vamos", dijo Bueno en la Mutual en la mañana del día en que se fueron. Y agregó: "Estuvimos cuatro meses parados porque elegimos lo que debíamos elegir, porque acá nunca se valoró a los jugadores del club y siempre se los tuvo mal; a nosotros nos dejaban de lado y valoraban a los que venían de paso y yo me harté de eso porque siempre los que quedamos llorando y sufriendo por Peñarol éramos nosotros y los demás se llevaban toda la plata".

Cristian Rodríguez también habló en aquella conferencia de un sábado a la mañana: "No es un tema económico, sino que creo que si hubieran ofrecido varios millones de dólares más, Damiani tampoco nos vendía. Somos rehenes".

Carlos Bueno y Cristian Rodríguez en Paris Saint-Germain
Carlos Bueno y Cristian Rodríguez en Paris Saint-Germain
Carlos Bueno y Cristian Rodríguez en Paris Saint-Germain

El jueves, luego de que hace unos días el presidente actual de Peñarol, Juan Pedro Damiani dijera en Sport 890 que no tenía "ningún problema para su vuelta" y subrayó que "Carlos Bueno puede retirarse en Peñarol si quiere", fue justamente Cristian Rodríguez quien se sumó a esta iniciativa: "Me encantaría (que volviera Bueno) porque está haciendo mucho para venir al club, lo quiere mucho, sería alguien importante. Está pensando en el final de la carrera, tiene experiencia y ojalá le puedan abrir las puertas".

En aquella ocasión, ambos futbolistas estaban en rebeldía y Damiani padre, luego de que viajaron, le envió una carta a Paris Saint-Germain para explicarles que los futbolistas no eran libres y que pertenecían a Peñarol.

Los problemas habían comenzado cuando el histórico Pedro Rocha le ofreció a Damiani contratar a Bueno para Monaco de Francia por US$ 3 millones, de los cuales US$ 600 mil eran para el futbolista, más un sueldo de US$ 62 mil mensuales. Bueno se negó si el pase no lo hacía Casal y la transferencia no se hizo.

Casal había ofrecido US$ 4 millones por los derechos federativos de Bueno (de 25 años), el Cebolla (19) y Joe Bizera, pero Peñarol los tasó por separado: US$ 3,5 millones por el delantero y US$ 2,5 millones por el volante quien en ese momento, era el futbolista de mayor proyección a futuro.

El empresario rechazó esa cotización y se llevó a los futbolistas a Europa entendiendo que eran libres.

Una reglamentación de FIFA de dos meses antes de que viajaran los futbolistas, amparaba a los jugadores mayores de 23 años y los dejaba libres luego de que se vencieran sus contratos que tenían con sus clubes, si luego no accedían voluntariamente a renovarlos.

En aquella época, Julio Grondona, entonces presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) recomendó a Peñarol un estudio de abogados suizos. En Uruguay, el club había contratado al prestigioso estudio de abogados de Álvaro Galeano y Horacio González Mullin.

Sin embargo y con el paso del tiempo, el tema llegó al TAS luego de haber sido estudiado por la FIFA –la que habilitó a los jugadores–, y el mismo le dio la razón a Casal, por lo que Peñarol no recibió dinero por estos futbolistas.

El fallo de la FIFA reforzó la idea de modificar el estatuto del futbolista en el Uruguay, por lo que hubo un antes y un después del pase de estos futbolistas a Europa.

Peñarol entonces amenazó con no jugar el Campeonato Uruguayo, pero finalmente lo hizo.

Tan solo tres años después, ya con Juan Pedro Damiani como presidente, Carlos Bueno volvió a jugar en Peñarol con el que ganó el Torneo Clausura, pero perdió la final del Uruguayo ante Defensor Sporting.

Juan Pedro Damiani y Bueno en 2008 tras firmar contrato
Juan Pedro Damiani y el Carlos Bueno cuando firmó en 2008<br>
Juan Pedro Damiani y el Carlos Bueno cuando firmó en 2008

Al Cebolla hubo que esperarlo hasta 2017 –12 años– para que retornara a la institución carbonera luego de jugar en varios equipos.

En febrero de 2007, Casal y Damiani hicieron las paces en una reunión que duró una hora y media. Cuando salió de la misma, el representante fue consultado y dijo que no pagaría dinero a Peñarol por Bueno o el Cebolla porque no percibió nada por sus pases a Paris Saint-Germain.

Hoy, luego de tantas idas y vueltas, existe la posibilidad de que ambos futbolistas puedan encontrarse nuevamente en Peñarol luego de los dichos de Damiani sobre Bueno, más allá de que no habló del tema ni con el técnico Leonardo Ramos ni con el director deportivo, Gonzalo De los Santos.


Populares de la sección