Cavendish vuelve a su primer amor

Mark Cavendish pasa de la ruta a la pista de Rio para conseguir, al fin, el sueño de la medalla olímpica

Mark Cavendish, como Peter Sagan, ha decidido cambiar de bicicleta en los Juegos. El británico pasa de la ruta, los puertos y los esprints del Tour a la madera llegada desde Siberia de la pista de Rio para conseguir, al fin, el sueño de la medalla olímpica, que tanto se le ha resistido.

Mientras Sagan, su rival en el Tour, optó por la bicicleta de montaña, 'Cav', de 31 años, ha regresado a sus orígenes. A su primer amor. Y es que es en los velódromos donde comenzó a hacerse un nombre, antes incluso de cumplir 20 años, al convertirse en campeón del mundo de madison.

Cavendish abandonó la Grande Boucle de 2016 una mañana en Berna, durante la 17ª etapa, para comenzar su preparación olímpica. Para conseguir una medalla después de sus fracasos en Pekín-2008 (9º en madison) y Londres-2012 (29º en ruta).

Originario de la Isla de Man, Cavendish puede presumir de tener en su bicicleta 30 triunfos de etapa en el Tour (cuatro en 2016) pero en Rio ha optado por la prueba más complicada. El ómnium, una suerte de decatlón que mezcla seis pruebas diferentes de velocidad y resistencia en dos jornadas, reúne a especialistas puros.

De hecho, 'Cav' lo ha ensayado poco. Su mejor resultado es un sexto lugar en marzo en los mundiales de Londres después de haber acabado cuarto en una manga de la Copa del Mundo, en Hong Kong.

¿Puede ganar en Rio? "Todo el mundo era escéptico a principios de marzo en los mundiales pero no estuvo nada mal", responde el campeón del mundo en 2014, el francés Thomas Boudat. "En el Tour iba realmente muy rápido".


Fuente: AFP