Cavani, uno de los mejores negocios del mundo

El uruguayo figura entre los futbolistas de mayor rentabilidad en la historia del fútbol luego de que Napoli embolsara más de € 50 millones con su transferencia a ParIs Saint-Germain

El fútbol, además de ser el deporte más popular del mundo, es un escenario donde los balances contables poco entienden la pasión de los hinchas. En ese sentido, la estrategia comercial de muchos equipos menores europeos es fortalecer sus planteles al mismo tiempo que hacer negocios y caja a través de las transacciones, basándose en el hecho de que muchos de los grandes del continente no se destacan por ser formadores de valores genuinos. La fórmula recae en la compra de futbolistas jóvenes de gran proyección a un bajo costo, para luego venderlos a otras potencias a precio astronómico. No en vano, los futbolistas más rentables de la historia del fútbol provienen, en su mayoría, de países subdesarrollados de América del Sur, con necesidades económicas urgentes que los hacen vender a sus mejores joyas.

El sitio FútbolFinanzas elaboró un ranking de los jugadores más rentables de la historia, donde no figuran ingleses, italianos, españoles o alemanes (las ligas más importantes del mundo). La nómina está compuesta por futbolistas de origen colombiano, argentino, uruguayo, brasileño, sueco, portugués, galés, francés y checo.

Real Madrid, el que más dinero gastó en fichajes en las últimas temporadas, es protagonista de las cinco transferencias de mayor rédito económico para los vendedores. El club no siempre se vio favorecido con sus decisiones. De todos modos, los réditos deportivos y comerciales, en conceptos de publicidad, imagen y marketing, parecen pesar de igual forma en la balanza de Florentino Pérez.

Esta tendencia no es casual, sino que el conjunto merengue se caracteriza, desde la primera presidencia del magnate constructor, por llenar el equipo de jugadores considerados galácticos, que cobran cifras exorbitantes.

Llueven críticas
El futbolista de mayor rentabilidad en la historia de este deporte es Cristiano Ronaldo. Al margen de sus millonarios ingresos por publicidad, el delantero de 29 años fue adquirido por Manchester United de Inglaterra en agosto de 2003 a cambio de 17,5 millones de euros que el club dirigido, en aquel entonces, le pagó a Sporting de Lisboa. Seis temporadas después, en junio de 2009, Real Madrid abonó 94 millones de euros. La estrategia de los Red Devils fue fabulosa: disfrutaron de un jugador brillante durante seis campañas y obtuvieron una diferencia neta de 76,5 millones. Encima  ganó más con los diablos rojos de Manchester (8 torneos) que con los merengues de Madrid (apenas 3 títulos).

Real Madrid volvió a favorecer económicamente a otro equipo en 2013 con la compra de Gareth Bale. El extremo galés defendió a Tottenham desde mayo de 2007, cuando fue adquirido a Southampton a cambio de 14,7 millones de euros. En setiembre de 2013, y en plena puja con Chelsea y Manchester United, el Madrid se hizo con sus servicios a cambio de 91 millones. Como resultado de la operación, el equipo inglés obtuvo 73.3 millones de euros de ganancia. El resultado deportivo que tendrá en Real Madrid es una incógnita, ya que llegó lesionado y tuvo altibajos en su rendimiento. En Inglaterra están felices con su partida, ya que consideraban que el jugador había cumplido un ciclo y su club proyecta la construcción de un nuevo estadio con la renta obtenida en la transferencia.

El podio lo completa el francés Zinedine Zidane. El volante campeón del Mundo en 1998 debutó en Primera en 1989 y recién salió de su país en 1996, cuando Juventus le pagó 3,5 millones de euros a Bordeaux. En el equipo en el que también supo brillar su compatriota Michel Platini, ganó dos ligas y una Supercopa. Convertido en el cerebro de su equipo, Real Madrid pagó 73,5 millones por su ficha, lo que significó una renta neta de 70 millones de euros para el elenco de Turín. Fue la gran inversión de Real Madrid. El astro galo ganó todo: Ligas de España, Ligas de Europa, Copa Intercontinental, Supercopa de Europa y de España. Se retiró en el equipo blanco en la temporada 2005-2006 con todos los honores y siguió vinculado al club. Primero como asesor deportivo y ahora como asistente técnico de Carlo Ancelotti.

Real Madrid siguió con su afán derrochador y no le importó enriquecer las arcas de su más acérrimo rival: Barcelona. La situación se dio en 2000, en que los merengues pagaron a los azulgranas 60 millones de euros por la ficha de Luis Figo, cuando Barcelona lo había comprado cinco años antes a Sporting por 2,5 millones. Fue un negocio redondo para el catalán, que sumó 57,5 millones de euros libres a sus arcas. El luso, que luego se retiró en Inter, formó parte de la primera camada de galácticos y deleitó a los amantes del fútbol haciendo dupla con Zidane en la mitad de la cancha merengue. Otro genio que ganó todo.

Para no perder la costumbre, el equipo presidido por Florentino Pérez, decidió romper la chanchita y abonar 65 millones de euros a Milan por Kaká en 2009. El equipo del excéntrico Silvio Berlusconi había pagado 8.250 millones a San Pablo en 2002, lo cual le generó una ganancia neta de 56,750 millones de euros. Fue el gran fiasco de la administración Pérez. Llegó como el Mesías para ser el recambio de una generación dorada y solo obtuvo tres títulos locales sentado en el banco. Se fue gratis a Milan en espera de reencontrarse.

El caso Cavani
El sexto lugar está reservado para el único uruguayo de la nómina: Edinson Cavani. El salteño fue adquirido por Napoli en 2010, luego de pagar 12 millones de euros a Palermo. El negocio, al cabo de tres temporadas, fue redondo para los presididos por Aurelio De Laurentis. PSG abonó 64,5 millones por su presencia en París, resumiendo una diferencia neta de 52,5 millones de euros en la caja del equipo italiano. En Napoli obtuvo la Copa Italia de 2012 y todo indica que, en una liga de menor poderío, ganará todo lo que se le cruce en PSG.

El fútbol italiano volvió a ser protagonista con la transferencia de Hernán Crespo. El delantero argentino desembarcó en Parma en 1996 a cambio de 4 millones de euros para River Plate y luego fue negociado a Lazio por 55 millones en 2000. La administración Parmalat, dueña del club, recibió con agrado los 51 millones de diferencia entre una transacción y otra. “Valdanito”, como se lo apodó en River por su parecido con el campeón del Mundo, ganó más títulos con Parma que con Lazio, que lo vendió cuatro temporadas después a Milan.

Entre los jugadores más rentables de la historia no podía faltar Zlatan Ibrahimovic. El sueco aprovechó el descenso de Juventus en 2006 para desembarcar en Inter a cambio de 24,8 millones de euros. Tres temporadas después, el futbolista llegó a Barcelona por 69.5 millones, lo que dejó una ganancia neta de 44,7 millones de euros al equipo de Moratti. En Juventus no ganó ninguna competencia, pero se sacó las ganas en Inter entre 2006 y 2009.

La lista la cierran otros deportistas latinos como Radamel Falcao (€ 41 millones de ganancia neta para Porto, al pasar a Atlético de Madrid) y James Rodríguez (€ 37 millones de ganancia, al pasar del mismo Porto a Mónaco), además del checo Pavel Nedved (€ 37 millones, al pasar de Lazio a Juventus). En definitiva, un mismo patrón que mezcla talentos inigualables, equipos de mercados menores que saben ojear y otros gigantes a los que nada les cuesta sacar la billetera.


Populares de la sección

Comentarios