Cavani, el alma de París

El delantero se ha convertido en la piedra angular del equipo francés: a sus 13 tantos en 12 partidos ligueros suma 5 en otros tantos duelos de Liga de Campeones

El delantero uruguayo de París Saint-Germain, Edinson Cavani, se ha convertido en la piedra angular del equipo francés, autor de casi la mitad de los goles del equipo en el primer tercio de temporada.

Los dos goles marcados ayer en el campo de Lyon (1-2) dieron al equipo que entrena Unai Emery su cuarto triunfo consecutivo en liga, lo que le deja a un punto del liderato.

El PSG no puede prescindir de los goles de Cavani, que en este inicio de campeonato ha hecho ya olvidar la larga sombra el sueco Zlatan Ibrahimovic, cuya salida al final de la pasada temporada amenazaba con dejar huérfano al equipo francés.

El "matador" uruguayo se ha encargado de que París no eche de menos a Ibra. A sus 13 tantos en 12 partidos ligueros suma 5 en otros tantos duelos de Liga de Campeones, competición en la que PSG tiene asegurada la primera plaza del grupo A y está en buena situación para acabar en cabeza.

Casi la mitad de los 28 goles de PSG en liga y de los 11 en Europa llevan la firma del internacional celeste, que en la máxima competición continental solo es superado por los 9 tantos del argentino del Barcelona Lionel Messi.

Cavani ha recuperado el olfato goleador que hace cuatro temporadas le llevó a integrar la constelación adquirida a precio de oro por los propietarios cataríes del club francés.

Los 63 millones que pagaron a Nápoli para hacerse con sus servicios le situaron como el jugador más caro de la historia del fútbol francés.

Un estatus de gran estrella que quedó diluido a su llegada a París, ensombrecido por la talla de un Ibra convertido en icono del club.

Acostumbrado a jugar como "9", Cavani se vio desplazado por el sueco a una banda, lo que le privó del puesto en el que mejor se expresa su fútbol.

Durante tres años, el uruguayo no dejó de mostrar su desacuerdo al entrenador Laurent Blanc, pero sus quejas quedaron en nada ante la omnipotencia de Ibra.

Incluso tuvieron un efecto negativo, puesto que acabaron por distanciar al delantero del técnico, que en el final de la pasada temporada le relegó a un puesto secundario.

Cavani, de 29 años, aguardó su oportunidad, que llegó con la salida de Ibra y con el relevo en el banquillo. La llegada de Emery le convirtió en el delantero centro indiscutible del equipo y el uruguayo está pagando la confianza con goles.

Y eso que los inicios de temporada no fueron fáciles. El atacante se convirtió en el centro de las críticas que generaba el juego del equipo, denostado por la prensa, que atacó con dureza al técnico español.

Ni siquiera los 4 tantos que marcó en la quinta jornada en apenas 45 minutos acallaron los dardos contra el uruguayo, que tras sumar en Toulouse una sangrienta derrota (2-0) convirtieron a Cavani en el responsable de la inoperancia parisiense.

Pero desde entonces, Cavani fue decisivo en cuatro de las seis victorias cosechadas por el equipo. Marcó los goles de la victoria contra el Girondins de Burdeos (2-0), el tanto que dio los tres puntos en Nancy (1-2), el gol del triunfo frente a Lille (0-1) y los dos de ayer que les dieron la victoria contra Lyon.

Algo similar sucedió en Europa, en el que los tantos de Cavani han sido claves en tres partidos, el último, el tanto del empate en el campo de Arsenal que deja a los parisienses en buena situación para acabar primeros de grupo.


Fuente: Luis Miguel Pascual, EFE

Populares de la sección