Causas de la estrepitosa caída de Peñarol

Un cúmulo de errores llevaron a que el aurinegro fuera apabullado en su debut copero

Pobrísima fue la producción de Peñarol en Cochabamba en el debut de la Copa Libertadores. ¿Algo inesperado? Quizás.

Es que hubo un cúmulo de errores que coadyuvaron a que el equipo de Leonardo Ramos terminara con una humillación ante un rival de muy pocos ribetes futbolísticos, pero que lo superó muy bien, más allá de la altura (2.600 metros) que no sirven como excusa.

Como tampoco lo sirve el hecho de la expulsión de Juan Martín Boselli con el partido 3-1. Sí es verdad que emparejó nuevamente las cosas, pero no hay que cargarle las tintas exclusivamente a él.

Peñarol tuvo momentos de muy mal juego colectivo, con pobrísimos rendimientos defensivos en los 90 minutos, con errores infantiles, con futbolistas que "desaparecieron".

La defensa había jugado encuentros correctos –salvo algunos momentos ante Boston River– y no había recibido goles. En Cochabamba fue un canto a la desorganización. Todos anduvieron mal.

Claro que para que ello sucediera hubo huecos enormes en el mediocampo dejados por la soledad de Guzmán Pereira, ya que Tomás Costa (titular inesperado por la suspensión de Lucas Cavallini y luego de mucho tiempo), jugó un poco más adelantado y no aportó nada.

Otro del que se esperaba mucho con gran expectativa era de Cristian "Cebolla" Rodríguez. Sin embargo, el volante de la selección pasó totalmente inadvertido.

Pero una de las cosas más graves la declaró Gastón Rodríguez cuando dijo que el técnico les reprochó falta de actitud en el primer tiempo. Eso no puede suceder en ningún equipo y menos en un grande como Peñarol, el cual demostró esta vez, que le faltó nuevamente peso a nivel internacional.

Aún está a tiempo para levantarse. Pero jugando así, le va a costar.



DIEZ PUNTOS EN CONTRA

1) ¿SUBESTIMARON AL RIVAL?

El muy mal momento que atraviesa Jorge Wilstermann en el torneo local, la falta de figuras de renombre y el hecho de que su técnico, el peruano Roberto Mosquera, tuviera un pie y medio afuera luego de la reunión de la directiva previa al partido, pudieron hacer que los inconscientemente los futbolistas aurinegros subestimaran a su adversario.

2) LOS ERRORES DEFENSIVOS

La defensa de Peñarol venía jugando un Torneo Apertura correcto –con algunos errores como ante Boston River que pudieron salir carísimos–, pero manteniendo el cero en su arco. Contra Jorge Wilstermann todo se desmoronó. No hubo un solo zaguero que se distinguiera en el aspecto defensivo. Todo lo contrario. Lucas Hernández hizo algo en ofensiva, pero también se equivocó atrás.

3) TOMÁS COSTA TITULAR

Hacía mucho tiempo que el argentino Tomás Costa no jugaba como titular. Se enteró en Santa Cruz de la Sierra, antes de subir a la altura de Cochabamba. ¿De qué jugó? No lo hizo de doble 5, sino un poco más adelantado, pero no solo no pesó en ofensiva, sino que no ayudó en la contención y el mediocampo de Peñarol fue un verdadero colador que complicó también a los defensas.

4) CEBOLLA NO EXISTIÓ

Existía mucha expectativa por ver en acción a Cristian "Cebolla" Rodríguez en un torneo internacional. Siempre que había jugado en la altura (en altitudes superiores y muy superiores a la de Cochabamba), lo había hecho con entereza y no había sufrido sus efectos. Ante Jorge Wilstermann fue un alma en pena, no encontró nunca la pelota y jugó muy lejos de sus compañeros y el arco rival.

5) LA ACTITUD

Gastón Rodríguez admitió luego del partido que en el entretiempo, el técnico Leonardo Ramos les reprochó la falta de actitud. Es un tema grave. En un debut de Copa Libertadores, con toda la adrenalina que tienen (o deben tener) los futbolistas, parece insólito que no tengan actitud o que subestimen o que ingresen desconcentrados. En este nivel, resulta imperdonable.

6) UN EQUIPO PARTIDO

La mitad de la cancha de Peñarol cometió errores no solo en la contención, sino en la entrega de la pelota. En lo que respecta al primer ítem, el hecho que Tomás Costa jugara un poco más adelantado, dejó demasiado solo a Guzmán Pereira. Había una estancia en esa zona para que subiera todo el equipo boliviano. El equipo estaba totalmente partido y eso fue aprovechado por el adversario.

7) SIN JUEGO OFENSIVO

Resulta casi increíble a esta altura tratar de explicar que Peñarol prácticamene no pateó al arco rival, salvo en los goles. Fue un conjunto totalmente inexistente en materia ofensiva y eso en un equipo grande uruguayo no puede suceder. Sin embargo, el adversario juega y tapó muy bien los pocos huecos que quedaban para que el aurinegro no pudiera hacerle daño. Y no se lo hizo.

8) PÉGUENLE A BOSELLI

Juan Martín Boselli se equivocó feo y él es el primero que lo sabe. El técnico Leonardo Ramos le dio entrada en el partido a los 60 minutos para intentar ganar en velocidad y levantar un 3-1 y aprovechando que el rival se había quedado con uno menos. En 5 minutos lo expulsaron y todo se vino abajo. Pero es muy fácil echarle la culpa de todo a él. No es la realidad.

9) EL ERROR ADMINISTRATIVO

De alguna manera, la planificación que tenía Leonardo Ramos en su cabeza para este partido, no la pudo llevar a cabo debido a que no contó con el delantero Lucas Cavallini a quien un día antes del partido le anunciaron que estaba suspendido por una expulsión en la Copa Sudamericana defendiendo a Fénix. Un error administrativo lamentable.

10) EL NIVEL INTERNACIONAL

El tema de siempre, recurrente a esta altura, es preguntarse si los equipos uruguayos, en este caso, Peñarol, tienen nivel como para afrontar competiciones internacionales. La ilusión permanece intacta cada vez que comienza una copa de estas características, pero en los últimos años, la respuesta parece ser la misma: todo se hace cuesta arriba.


Populares de la sección

Acerca del autor