Catar 2022, el Mundial del escándalo

Cambio de fechas, acusaciones de corrupción y de esclavitud de los trabajadores de los estadios ensombrecen al torneo y echan sombras sobre la FIFA

La adjudicación del Mundial-2022 en Catar a finales de 2010, ha estado envuelto en tres principales polémicas: el calor, las sospechas de corrupción y las condiciones de los trabajadores.

 - Calendario, un tema candente -
La recomendación este martes del grupo de trabajo de la FIFA de organizar el Mundial en noviembre-diciembre (concretamente del 26 de noviembre al 23 de diciembre) viene a terminar con una de las mayores polémicas desde la atribución del Mundial a Catar. Las temperaturas en el verano catarí hacen imposible poder jugar en tales condiciones (se alcanzan los 50 grados centígrados).

Desde el principio, el presidente de la UEFA, Michel Platini, se mostró seguro de que el torneo se tenía que celebrar en invierno. El presidente de la FIFA, Sepp Blatter, se unió a esta posición y se mostró a favor de la idea de disputar la Copa del Mundo en los meses de noviembre y diciembre.

Antes de optar por esta solución, el grupo de trabajo ha tenido que ser un buen equilibrista para poder cuadrar una fecha para el torneo: no podía solapar los Juegos Olímpicos de Invierno, tampoco podía disputarse durante el mes del ramadán (abril), y debía interferir lo menos posible en los campeonatos nacionales.

Sobre este último punto, el jefe de la Premier League, Richard Scudamore, se mostró "muy decepcionado" por la opción noviembre-diciembre.

La decisión final será tomada por el comité ejecutivo de la FIFA el 19 y 20 de marzo en Zúrich.

 - ¿Hay un "Catargate"? -
 "Catargate" fue el llamativo titular que usó el semanario France Football en enero de 2013, que evoca a la corrupción y los arreglos para explicar la asignación del Mundial-2022 a Catar por parte de la FIFA. Tesis compartida por la prensa británica.

La revista plantea dudas sobre la integridad de los miembros de la FIFA que votaron el 2 de diciembre de 2010 a Catar, un riquísimo emirato que tiene la tercera mayor reservas mundiales de gas natural.

France Football también señala "una reunión secreta" en el Palacio del Elíseo el 23 de noviembre de 2010. Los participantes: el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, el príncipe de Catar, Tamim bin Hamad al-Thani, y el presidente de la UEFA, Michel Platini. Su objetivo: asegurar que Platini votara por el Emirato. "Un puñado de mentiras", según el exjugador.

Ante el aumento de las sospechas, la FIFA mandó hacer un informe de control a Michael Garcia, exfiscal federal estadounidense y presidente de la cámara de investigación de su comité de ética. Sin embargo, la organización se niega a publicarlo y dice que no encuentra grandes irregularidades. Furioso, Garcia acusa a la FIFA de falta de transparencia.

Para calmar los ánimos, la instancia suprema del organismo anuncia el pasado diciembre que el informe será publicado...pero, con condiciones y no antes de que terminen las investigaciones internas que siguen en curso. La FIFA también elevó una queja a la justicia suiza en noviembre por sospechas de "transferencias internacionales de patrimonio" que "emanan de varias personas".

 - ¿"Esclavitud" en las obras?" -
En septiembre de 2013, el diario británico The Guardian publicó un informe sobre las obras en Catar y hablaba de "explotación" y del abuso de las condiciones laborales como una "forma de esclavitud moderna".

Según las cifras del periódico, entre junio y agosto del 2013, 44 obreros nepalíes murieron en las obras en el Emirato. A este ritmo, al menos 4.000 obreros podrían morir antes del comienzo de la Copa del Mundo en 2022, denunció la Confederación Internacional de sindicatos (ITUC).

La FIFA expresó rápidamente su "preocupación", a pesar de que las obras donde habían tenido lugar estas muertes no estaban directamente relacionadas con el Mundial o la construcción de sus estadios. Y Catar se enfadó.

"No hay esclavitud o trabajos forzado en Catar", declaró Ali Al-Marri, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, según él cual "las acusaciones de The Guardian son falsas y con cifras exageradas".

En enero del 2014, la FIFA exige a Catar que tome medidas concretas. En respuesta, en mayo, el Emirato promete abolir la 'kafala' -el sistema local que convierte a los trabajadores prácticamente en propiedad de los empresarios- y sustituirlo por un "sistema de contratos de trabajo".


Populares de la sección

Comentarios