Castro, otro uruguayo denunciado por racismo

La delegación de Brasil acusó al juvenil uruguayo de llamar “macaco” a Guilherme; la Conmebol le recomendó estampar la denuncia

Culmina el partido de la selección sub 20 en el Estadio Centenario. Los jugadores de Uruguay van rumbo a la mitad de la cancha para cumplir con el ritual de saludar a las tribunas por su respaldo. Pero a la distancia se percibe que se generan una serie de recriminaciones. El jugador brasileño Guilherme encara al uruguayo Facundo Castro. Son separados y todo parece quedar en la cancha, como lo marcan los viejos códigos del fútbol.

Sin embargo, los delegados uruguayos se vieron sorprendidos cuando se encontraron con los dirigentes brasileños a los gritos en la puerta del vestuario de los jueces. ¿Fueron a protestar por su actuación? ¿Fueron a reclamar por algún penal? No, presentaron una denuncia por racismo.

El delegado brasileño se cruzó con el dirigente celeste Marcelo García a quien le expresó que el 7 (Castro) había llamado “macaco” a Guilherme. Para los brasileños, “macaco” es mono. García respondió que no entendía el significado de la palabra y que para los uruguayos un “macaco” es un muñeco.

Ante la situación generada, los veedores de la Conmebol que se encontraban en la puerta del camarín recomendaron a los brasileños elevar hoy la denuncia.

El tema puso en alerta a los neutrales de la Asociación Uruguaya de Fútbol que aguardan el informe confidencial del juez. La situación preocupa teniendo en cuenta que, cada vez que sucede un hecho de estas características, viene a la mente de los uruguayos la situación vivida por Luis Suárez con Evra en Inglaterra.

No es el primer incidente que se registra con los brasileños. Ya hubo inconvenientes en el Campus y antes del primer partido en el hexagonal final, pretendieron impedir que Uruguay reconociera el Estadio Centenario.

 


Populares de la sección

Comentarios