Castillo, historia de Banco

A un año de jubilarse, la entrenadora recordó sus vivencias en las piletas de América, mientras prepara para viernes y sábado el 35° Torneo Internacional del Club Banco República

Lylián Castillo era una niña cuando le tocó escribir un capítulo en la era dorada de la natación uruguaya. Con 13 años integró el relevo 4x100 m combinado que en 1967 ganó la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Winnipeg. Ahora está a un año de jubilarse como profesora de natación del Club Banco República.    

En aquellos años, las uruguayas eran una potencia sudamericana y sus nombres se adueñaban de los récords continentales.

Castillo es hoy una institución con vida propia dentro del club de Pocitos, que este año celebra su 90° aniversario.

Uno de los clásicos del club es justamente el torneo de natación que este año llega a su 35ª edición y que reunirá a los mejores deportistas de la región.

Castillo llegó  a Banco en 1972 y el torneo se creó en 1974. Dos años después se retiró de las competencias. “En aquellos momentos el torneo estaba en el calendario de Brasil y Argentina que venían con equipos muy fuertes a disputarlo”, expresó a El Observador.

Esta será la 35ª edición porque el torneo se suspendió algunos años, por la crisis de 2002 o por la epidemia de gripe de 2009.

“Antes era más fácil traer figuras de renombre, porque la parte económica era diferente”, contó.

Un año antes había llegado al club Neptuno el entrenador argentino Alberto Carranza, quien revolucionó la natación nacional.

Las figuras que pasaron
Castillo recordó que en la piscina de 25 metros de Banco nadó el brasileño Ricardo Prado, quien fue medalla de plata en 400 m combinado en Los Angeles 1984 y campeón mundial en Guayaquil 1982 con récord del mundo.

Más recientemente compitió el argentino José Meolans, ganador de cuatro medallas en mundiales de pileta corta (25 metros), incluida una de oro, en los 50 m libre de Moscú 2002.

“El torneo se sigue haciendo por tradición... Porque es un clásico”, resume Castillo.

Tiempos estelares
Con el paso de los años su nombre suena a nostalgia, por el poderío de la natación femenina uruguaya en la década de 1960.

Castillo se formó en Olimpia y en 1966 pasó a Neptuno. En 1967 integró junto a Ana María Norbis, Ruth Apt y Themis Trama el 4x100 m combinado que ganó la única medalla por equipos para Uruguay en los Juegos Panamericanos.

Fue en Winnipeg cuando solo pudieron superarlas Estados Unidos y Canadá. Además, fijaron un récord sudamericano (4.49.27).

“Ese inconsciente impulso juvenil que teníamos nos llevó a esa conquista. Yo rematé la posta en libre, mi mejor tiempo era de 1.08 pero ahí hice 1.04. No me pregunten cómo ni por qué”, recordó. 

Un récord y cinco medallas
Un año después, en 1968, Castillo quebró el récord sudamericano de 400 m libre de la peruana Patricia González Vigil (5.06.0) estampando el 21 de enero 5.03.9. 

Esa marca perduró hasta el Sudamericano de ese año que se celebró al mes siguiente en Río de Janeiro cuando la peruana Consuelo Changanaquí rebajó la barrera de los cinco minutos  en el Sudamericano con un crono de 4.59.6.

Con el tiempo, Castillo fue la primera uruguaya en nadar por debajo de los cinco minutos.

En ese Sudamericano, Castillo fue bronce en los 400 m libre con récord nacional: 5.03.7. Además ganó la medalla de plata en 800 m libre y otro bronce, en 200 m libre.

En el relevo 4x100 combinado fue plata (solo Brasil les ganó, por cinco décimas) y en el libre bronce. Se volvió con cinco medallas.

En ese torneo, las mujeres de Uruguay terminaron vicecampeonas por equipos y solo fueron superadas por las locales.

Castillo fue, entonces, protagonista de la mejor historia de la natación nacional.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios