CASI mostró el ritmo argentino

La Academia fue más que Old Boys y le ganó 40-7 para complicarlo en el Nacional

En British, Old Boys sufrió ante un CASI que mostró el ritmo del primer nivel del rugby argentino y lo venció 40-7. Pese a que a los azulgranas les faltaron jugadores importantes, fue una especie de señal, un mojón de donde está el primer nivel al que los equipos uruguayos apuntan con esta inserción internacional en los torneos de la vecina orilla.

La receta de CASI fue simple y compleja a la vez. Pese a un tempranero try de Juan Manuel Cat en el arranque del partido -en la mejor acción colectiva de los azulgranas en la tarde- luego los argentinos impusieron un ritmo que el local nunca pudo igualar. Y no lo hicieron solo en ataque: en realidad, la mayor diferencia fue que lo hicieron en defensa, complicando cada ruck de los azulgranas, marcándole arriba de la línea de offside y desarmándole su intención de mover rápido la pelota. Así consiguieron, tras un try jugando rápido por afuera, recuperar un ruck y otra vez darle velocidad para pasar 12-7 con un try de toda la cancha.

Ritmo, ritmo y más ritmo. Atacando desde sus 22 yardas, encontrando espacios por el centro de la cancha, o acumulando gente de Old Boys en las formaciones para tirarla afuera. Y siempre con velocidad, como para no dejar pensar al rival. Obligándolo a jugar con esa velocidad, que en el caso de Old Boys terminaba transformando en apuro y desprolijidad. Cuando lograba sacar la pelota del ruck los pases eran apurados y malos, o había un knock on antes que la pelota sumara velocidad.

CASI siguió con la tarea de desactivar el juego rival, y seguramente se basó en el gran partido que el equipo uruguayo hizo hace una semana en Buenos Aires donde estuvo a punto de ganar. Le sacó el line, que demostró tener bien estudiado, con lo que el local perdió otra plataforma de pelotas limpias. Old Boys solo prosperaba en el scrum por los penales de CASI, pero luego no podía sacar provecho en el juego. La Academia llegaba menos, pero clavaba una estocada cada vez, y así seguía sacando diferencias: 19-7 al descanso.

Por momentos, ese ritmo frenético hacía ambos cuidaran muy poco la pelota, pero incluso eso seguía siendo negocio para un CASI que no aminoraba la marcha. Jugó mucho menos en campo rival, pero cada vez que llegó, sumó, y fue ampliando la hasta redondear la goleada 40-7.

Con eso, Old Boys quedó a 8 puntos del segundo Atlético del Rosario faltando 10, por lo que necesita una gran mano para meterse en cuartos.


Acerca del autor