Caruso Lombardi sobre Migliore: “Es un ganador”

El técnico que lo dirigió en tres equipos reveló las claves del arquero sensación

"Si lo tenés enfrente te enerva, te dan ganas de matarlo”. Histriónico y verborrágico, el entrenador argentino Ricardo Caruso Lombardi, todo un personaje, es el hombre más indicado para pintar en cuerpo y alma a su compatriota Pablo Migliore, el arquero que con sus atajadas llevó a Peñarol a los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Caruso lo dirigió en Racing, San Lorenzo y Argentinos Juniors. Y Migliore lo considera “un amigo”.

Por eso El Observador contactó al actual entrenador de Tristán Suárez, en la Primera B Metropolitana argentina, para conocer más a fondo a un futbolista que actualmente no concede más notas que a los medios televisivos y en los días de partido.

“Migliore es un ganador nato, un crack. Es fundamental, no solo por lo que ataja sino también por cómo maneja los partidos, por cómo baja la presión en los encuentros de visitante. Tiene todo”, afirmó el entrenador.

Es más, pese a que ya tiene 32 años, Caruso le pone fichas para la selección: “El día que se lo proponga es jugador de selección. Si está tranquilo y entrena bien. No hay muchos arqueros con su aptitud física. Es una bestia”.

Migliore, quien arrancó su carrera en el Torneo Argentino B, en Germinal, defendió a Huracán y Boca Juniors antes de llegar a Racing, donde coincidió con Caruso por primera vez.

“Tuvo la suerte de que me encontró siempre en su camino”, dijo Caruso con tono solemne.

“Cuando llegué a Racing era el cuarto golero y a la segunda fecha lo puse de titular. Hicimos 30 puntos en 16 partidos en una campaña espectacular”, recordó. El entrenador se refiere al Clausura 2009, cuando la Academia zafó del descenso.

“Después coincidimos en San Lorenzo y otra vez volvió a ser fundamental”. Era el año 2012 y el actual campeón de América tuvo que pelear la promoción ante Instituto de Córdoba para evitar el descenso. Lo salvaron los goles de Carlos Bueno. Y las atajadas de Migliore.

Nacido en una familia de seis hermanos, de origen humilde y con padres que se separaron cuando tenía cuatro años, Migliore vivió su juventud en un entorno complicado.  

En una entrevista concedida a El Gráfico confesó haber robado una remisería cuando era joven: “Una sola vez robé, pero era un arma de juguete, bah, no sé si era de juguete, porque yo no la llevaba. Me pusieron afuera, de campana. Era una remisería. Salimos en un auto que después chocó, y cada uno se fue corriendo para un lado distinto. La plata la repartieron a la noche”.  

También podó árboles, cortó pasto, juntó botellas y quemó cables para vender cobre.

En Boca debutó en un superclásico ante River Plate, por lesión de Roberto Abbondanzieri.

Pero sus mejores momentos los vivió en Racing y San Lorenzo. En  la Academia ostenta uno de los récords más largos de imbatibilidad de su arco: 538 minutos, el tercero en la historia del club por el torneo local. La marca se la batió un ex Peñarol: Santiago Solari, cuando jugaba en San Lorenzo.

En abril de 2013, Migliore fue a la cárcel. Estuvo 40 días detenido por encubrimiento de un barra brava de Boca Juniors, Maximiliano Mazzaro, acusado de homicidio.

“Eso le pasó por bonachón, por buen amigo y por quedar bien lo terminaron cagando y terminó apuntado. Se portaron muy mal con él”, expresó Caruso.

“También se equivocaron con él muchos técnicos que lo tuvieron. No lo supieron aprovechar y es un muchacho que es muy buena persona y si lo sabés llevar te da resultados. Me alegra que le esté yendo bien en Peñarol”, concluyó Caruso que lo disfrutó en Racing, San Lorenzo y también en Argentinos Juniors, el año pasado.

Ahora le toca disfrutarlo al hincha de Peñarol. Un golero seguro para dominar el área, atajador y determinado para jugarse el físico. Y con todo ese esplendor lo hizo pasar de ronda en la copa.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios