Carrasco, en picada

Salvo por el título con Nacional, la efectividad de JR como DT en Uruguay viene en descenso
La salida de Juan Ramón Carrasco como entrenador de River Plate, tras su segundo ciclo en dicho club, reflejó un derrotero claro en los últimos años: salvo su exitoso pasaje con Nacional, donde fue campeón, de ahí en más su números han ido en declive.

El 18 de febrero de 2000, no fue un día más para JR, quien con 43 años y cinco meses, se estrenó como entrenador en el Rocha FC (club que debutaba en la Primera División), con la particularidad de que, además de dirigir, Carrasco era jugador. En esa temporada 2000, Rocha fue décimo en el Apertura y en el Clausura fue penúltimo y logró mantener la categoría. En 2001, JR se mantuvo en su doble función de jugador-entrenador, pero no culminó ya que solo dirigió 14 partidos del Clasificatorio, primer torneo de la temporada por aquellos tiempos.

Su último partido como jugador fue el 26 de mayo de 2001 (44 años y 8 meses), ante Nacional, el club que lo vio nacer. Fue en el estadio Mario Sobrero de Rocha y Nacional, dirigido por dirigido por Hugo De León, ganó 3-0. JR fue titular pero a los cuatro minutos fue sustituido, lesionado, por Martín González. Seis días después, el 1 de junio, JR dirigió su último partido en Rocha. En su primera experiencia como entrenador, logró un apenas un 27% de los puntos que disputó en 47 partidos dirigidos.

El desembarco en Fénix
Fénix recibió a Carrasco con los brazos abiertos, al inicio de la temporada 2002. Dirigió al club de Capurro toda la temporada 2002, con el que fue campeón de la Liguilla (su primer título como entrenador), y llevó al equipo a la Copa Libertadores 2003, en la que registró una goleada 6-1 ante Cruz Azul en el Parque Franzini, por más que no pudo superar la fase de grupos. El 20 de abril de 2003, Carrasco dirigió su último partido en Fénix, con derrota 3-0 ante Nacional, aunque su marcha no se debió a los malos resultados sino a un reto mayor: al gran desafío, la selección de Uruguay.

En la selección, la dura caída ante Venezuela
Tras la disputa de la Copa del Mundo de 2002, en la que Víctor Púa, dirigió a Uruguay y tras breves pasajes de Jorge "Polilla" Da Silva (un partido) y Gustavo Ferrín (dos), la Asociación Uruguaya de fútbol designó en 2003 a Juan Ramón Carrasco como entrenador de cara a la clasificatoria para la Copa del Mundo de 2006 y la Copa América 2004. El 8 de junio de 2003, Carrasco hizo su debut como entrenador de la selección nacional con un triunfo 2-0 ante Corea del Sur, en cotejo amistoso disputado en Seúl.

Tres meses después, inició la clasificatoria a la Copa del Mundo por todo lo alto: un 5-0 ante Bolivia en el Centenario, resultado que auguraba un ciclo exitoso de JR al mando de la selección. El augurio quedó en eso, pues el 30 de marzo de 2014, en el quinto encuentro de la clasificatoria, la caída, en el Centenario de Montevideo, 3-0 ante Venezuela, fue el adiós de JR de la selección nacional.

River Plate, 55%
Tras el sinsabor de haber dirigido solamente 13 partidos a Uruguay y no completar un año en su cargo, Carrasco llegó a River Plate, club con el que el duraznense tuvo un pasado como jugador. En ese primer pasaje en River Plate, Carrasco dirigió tres temporadas y media: asumió en el comienzo del Clausura 2006/07 y se mantuvo hasta el final de la temporada 2009/10.

Su mejor campaña la logró en la 2007/08, en la que fue subcampeón del Clausura, tras perder la final ante Peñarol. Asimismo, en la Copa Sudamericana 2009, Carrasco llevó a River Plate hasta la instancia de semifinales (la mejor actuación del elenco darsenero en torneos internacionales), tras superar sucesivamente a Blooming, de Bolivia, Vitória de Brasil y San Lorenzo de Argentina, para caer, en fase semifinal, ante Liga de Quito, de Ecuador, a la larga campeón.

Campeón con Nacional
Carrasco se dio el gusto de dirigir a Nacional, el equipo que lo proyectó como jugador en Montevideo. Dirigió a los albos en la temporada 2010/11 (asumió en la octava fecha en sustitución de Luis González): fue vicecampeón del Apertura, ganó el Clausura y fue campeón Uruguayo tras ganar la final a Defensor Sporting. En la Libertadores 2011 no superó la fase de grupos. Logró el 72% de efectividad en cuanto a puntos ganados, aunque se fue con una relación desgastada con el plantel de jugadores.
Danubio, lo peor

Poco más de un año después de dirigir a Nacional, y tras pasajes por Atlético Paranaense y Emelec, Carrasco recaló en Danubio. Asumió en la cuarta fecha del Apertura 2012/13 y tan solo dirigió 10 partidos, poco más de dos meses, en lo que fue su pasaje más fugaz y menos exitoso por clubes de Uruguay, ya que en esa decena de partidos no sumó victorias: cuatro empates y seis caídas. Se fue con una polémica con dirigentes y la hinchada.

El regreso a River Plate
Tras una frustrada salida a Emiratos Árabes a mitad de 2014, y otra a Cerro Porteño, de Paraguay, que tampoco se concretó en 2015, Carrasco regresó a River Plate para la temporada 2015/16, y tomó el relevo de Guillermo Almada. En su segundo ciclo en el club darsenero, dirigió en la totalidad de la temporada 2015/16 (incluida Libertadores 2016) con guarismos lejos de los que había tenido en su anterior ciclo en dicho club: fue quinto en el Apertura, 13º en el Clausura, superó la primera fase de Libertadores y fue eliminado en fase de grupos (una victoria en ocho partidos) y un 42 % de efectividad.

En el Especial 2016, en el que dirigió cinco partidos, apenas logró dos puntos en 15 posibles, un escueto 13% y únicamente dos goles convertidos en cinco partidos, lejos de su marca registrada: equipos ultra goleadores. A 16 años y medio de su debut como entrenador, Carrasco salió de River Plate, con más pena que gloria, y con números que vienen en declive en su carrera.

Mejor ante Peñarol
Ante los aurinegros, en 20 partidos disputados sus equipos lograron seis triunfos, siete empates y siete derrotas, con 41,6% de efectividad. Como contratara, los guarismos de Carrasco ante Nacional fueron negativos: en 19 jugados, únicamente logró cinco victorias (todas en el primer ciclo en River Plate), tres empates y once caídas (efectividad de 31.5%).

Embed







Populares de la sección

Acerca del autor