Carlitos Bueno, de problema en problema

Desde 2002, el delantero artíguense fue protagonista de al menos siete episodios fuera de las canchas

Carlos Bueno no sale de una que se mete en otra. Su temperamento parece no tener límites. Si hasta parece que le encanta meterse en problemas. La patada que le tiró a Martín Del Campo, las provocaciones a la hinchada de Nacional, el cruce con Juan Ramón Carrasco o alguna declaración con su estilo picante parecían siempre haber sido su última locura. Pero Carlitos siempre se mete de nuevo en algún problema.

Sus condiciones futbolísticas están fuera de discusión. De hecho era el goleador de Sarmiento. Jugó en Peñarol, en la selección, en París Saint Germain. Acá lo pretenden varios equipos. Apenas rescindió contrato con Sarmiento lo llamaron Juventud y Liverpool.

Quienes lo conocen dicen que es dueño de un corazón enorme, pero su temperamento le vive jugando una mala pasada.

El tema es que Carlitos tiene tantas historias dentro como fuera de la cancha. Lo marcan los hechos de la realidad. Bueno pide que se lo juzgue por lo que hace dentro de la cancha, pero curiosamente todos los incidentes que protagonizó fueron tan públicos como comentados.

Año 2002, detenido en un boliche

El 19 de agosto de 2002 Carlitos Bueno estuvo en una conocida discoteca junto a un compañero del plantel de Peñarol. De ahí salieron rumbo a otro boliche donde el delantero tuvo inconvenientes con los guardias de seguridad del local. El jugador fue sacado del boliche y la Policía se lo llevó a la Seccional 5ª donde permaneció detenido hasta el mediodía del día siguiente.

Año 2004, accidente con Píriz

En la Navidad de 2004 fue detenido junto al delantero Víctor Píriz Álvez, en su ciudad natal Artigas, por golpear a un policía.

Año 2005, agredió a un joven

Dos meses después del problema vivido con Píriz Álvez, en febrero de 2005, Bueno vivió otro episodio extraño cuando un joven de 17 años le fue a pedir un autógrafo, y el jugador lo golpeó. El delantero volvió a ser detenido.

Año 2007, mano lastimada

En octubre de 2007 se registró un episodio nada claro pero lo cierto y real es que el jugador, que en ese entonces jugaba en Boca, se lastimó la mano derecha a la salida de un boliche nocturno en Artigas. La República informó que Carlos Bueno estuvo preso en Uruguay durante cuatro horas, a raíz de un incidente que se produjo en un boliche donde resultó lastimada una persona. "El delantero de Boca fue detenido junto a otras dos personas. El hecho se produjo en la madrugada del domingo, cuando el jugador estaba en el local bailable más popular del departamento de Artigas. Allí se generó una pelea con un herido como resultado y con el futbolista y dos amigos en la comisaría", informó el matutino.

Año 2009, otra pelea

Bueno estaba cerca de fichar por Real Sociedad de la Segunda división del fútbol español, cuando fue detenido nuevamente en Artigas por protagonizar una pelea en el boliche bailable Positivo en la madrugada del domingo. El jugador golpeó a un joven en el ojo derecho y le produjo lesiones menores, informó El Observador.

El jugador fue denunciado según reveló el abogado del denunciante Luis Liesegang: "El señor Bueno le provocó lesiones en el ojo derecho a mi cliente luego de haberlo golpeado con un puñetazo y sin motivo alguno", explicó. Carlos Bueno desmintió haber estado detenido y que, en realidad, quien protagonizó el incidente fue "Rafa", un amigo suyo. En declaraciones a Las Voces del Fútbol, el futbolista aurinegro dijo que su amigo golpeó al denunciante, luego de advertírselo en varias oportunidades, y que luego fueron invitados a retirarse del centro nocturno.


Año 2014, de nuevo a las piñas

El portal del diario Tiempo de San Juan informó que el delantero uruguayo, que militaba en ese momento en San Martín de San Juan fue acusado junto a su compañero de equipo, Matías Silva, "de propinarle una severa golpiza a un joven de 21 años, quien habría quedado lesiones graves". Según ese medio, todo habría comenzado a las 3 de la mañana por una conversación entre Silva y el joven que estaba con tres chicas. La versión de Bueno que publicó ese medio fue la siguiente: "Mi compañero les dice: 'Hola, ¿cómo están?´. Ahí es cuando el pibe salta arriba de la camioneta, y cuando miro para atrás venía colgado. Paré el coche, me bajé y le pregunté por qué hizo eso. Él empezó a empujar y a insultar al grito de 'hijos de puta´. Él era el que quería pelear'. Mi compañero lo enfrentó y cuando terminaron de pelear nos subimos al coche y el pibe me tiró una piedra en el ojo. Mi compañero se bajó y empezó todo de nuevo. Me tiene sin cuidado lo que digan o denuncien. No tengo nada que ver. Nunca lo toqué".


Año 2016, el último incidente

Carlos Bueno se quedó sin contrato en Sarmiento de Junín pese a ser uno de sus goleadores en el Torneo Transición del fútbol argentino.

Según informó Infobae, el uruguayo fue sorprendido por algunos hinchas en un baile y discutió con ellos, quienes le recriminaron su actitud.

"En un momento muy sensible del club son cosas que no se pueden permitir: a dos días del partido estar de joda hasta las 7 de la mañana en un boliche", declaró el presidente de Sarmiento Fernando Chiófalo a T&C Sports. "Estoy enojado por la falta de profesionalismo, yo no me voy a dejar que me boludeen: al mediodía había ido a hablar con él y me dijo que estaba comprometido con la causa. No lo demostró. Doce horas después se fue de joda y no lo voy a permitir en Sarmiento", dijo.

"Hay tres o cuatro boliches en Junín, está lleno de hinchas. Yo no le termino de entender la cabeza a Bueno. Escuché que tuvo problemas en otros clubes, pero había hablado con él y los comentarios son ciertos", concluyó.

Pero al margen de todos los líos Bueno sigue siendo pieza codiciada en el mercado y, apenas conocida la noticia de que rescindió con Sarmiento, fue incorporado por Argentinos Juniors.


Populares de la sección

Acerca del autor