Capello dejó de ser el técnico de Rusia

El entrenador italiano y la Federación Rusa llegaron a un acuerdo para rescindir el contrato

La Federación Rusa de Fútbol anunció este martes la ruptura del contrato del italiano Fabio Capello como seleccionador de su equipo nacional, un cargo que ocupaba desde julio de 2012.

"La Federación Rusa de Fútbol y el seleccionador del equipo nacional Fabio Capello han decidido de mutuo acuerdo terminar su contrato", que se extendía hasta el Mundial 2018 organizado en Rusia, indicó el organismo en un comunicado.

La Federacion "agradece sinceramente a Fabio Capello el trabajo efectuado en el puesto y le desea éxito en sus actividades profesionales".

"Por su parte, Fabio Capello reconoce a la Federación Rusa de Fútbol su ayuda y apoyo en todos estos años y agradece igualmente a los jugadores su trabajo, y a los hinchas su respaldo al equipo nacional ruso", añade el texto.

Según la prensa rusa, el italiano, de 69 años, recibirá una compensación de unos 930 millones de rublos (15 millones de euros) por haber aceptado abandonar su puesto antes del final del contrato.

La Federación rusa había firmado a principios de 2014 con Fabio Capello un millonario contrato, con un salario anual estimado en 7 millones de euros, lo que lo convertía en el entrenador mejor pagado del mundo.

Pero Capello ha sido muy criticado tras la derrota de la selección rusa ante Austria, a mediados de junio en Moscú, lo que compromete la clasificación de Rusia para el Eurocopa 2016.

Este revés coloca a Rusia en el tercer lugar de su grupo, a cuatro puntos de Suecia, que es segunda. Solo los dos primeros de grupo tienen asegurada la clasificación para la fase final del Eurocopa 2016, que se celebrará en Francia, y los terceros podrían clasificarse mediante un repechaje en noviembre.

Ante los numerosos llamamientos a la dimisión de Fabio Capello, el ministro ruso de Deportes, Vitali Mutko, había afirmado a finales de junio que su futuro se clarificaría "antes del final de mes".

El reto del Mundial 2018

Una reciente encuesta señaló que un 53% de los aficionados rusos al fútbol querían la marcha de Capello.

Rusia tiene el 5 de septiembre un partido crucial, contra Suecia en Moscú, que puede determinar su suerte en el grupo de las eliminatorias para la Eurocopa. Días después, el 8, visita a la modesta Liechtenstein.

En octubre terminarán los grupos de las eliminatorias para la Eurocopa, con una visita a Moldavia (9 de octubre) y recibiendo a Montenegro (12).

La Eurocopa 2016 es la última gran cita que tendría Rusia antes del principal reto que tiene en perspectiva, el de brillar en el Mundial que su país acoge en 2018 y donde espera dejar alto el honor del anfitrión.

Capello ha tenido una exitosa carrera como entrenador, que empezó en Milan, el club donde se retiró como jugador.

Dirigió a Milan en dos etapas (1991-1996 y 1997-1998) y a Real Madrid en otras dos (1996-1997 y 2006-2007). También entrenó a otros dos clubes, Roma (1999-2004) y Juventus (2004-2006).

En el fútbol de clubes cuenta con cinco ligas italianas (cuatro con Milan y una con Roma), dos Ligas españolas (con Real Madrid) y en 1994 conquistó la Liga de Campeones europea y la Copa Intercontinental con Milan, entre otros éxitos.

En el fútbol de selecciones, antes de llegar al equipo ruso había dirigido a Inglaterra de 2008 a 2012.

Estuvo con los Pross en el Mundial de Sudáfrica-2012, donde su equipo cayó en los octavos de final ante Alemania (4-1), y abandonó el banquillo inglés meses antes de la Eurocopa 2012.


Fuente: AFP