Cambiar de técnico, una receta muy dudosa

Bajo el mandato de Damiani desfilaron 15 técnicos; solo un cambio trajo un título
Quienes tomaron la decisión de cesar en sus funciones a Pablo Bengoechea como entrenador de Peñarol, ¿pensaron un instante en la futura relación del nuevo técnico con el plantel?

Si un referente como Marcelo Zalayeta abandonó la concentración por estar en desacuerdo con la destitución del técnico. Si a algunos jugadores les cayó mal la salida del DT. Y si la hinchada llevó alguna bandera al Centenario pidiendo "disculpas" a Bengoechea. ¿Puede imaginar el grado de paciencia que se tendrá con el futuro conductor del equipo?

Curiosamente Peñarol tiene experiencia y es reincidente en este tipo de medidas.
En lo que va del mandato de Juan Pedro Damiani como presidente desfilaron 15 entrenadores y solo uno, Jorge Da Silva, logró cumplir toda una temporada al mando del equipo. Varios fueron ídolos del club y los destituyeron de una forma poco académica.

Pero al margen de la cantidad de entrenadores, que brinda un promedio de casi dos técnicos por temporada, hay un detalle que marca: cada vez que cambiaron de técnico no se lograron resultados. Es decir, el técnico que sustituye a otro no logró salir campeón.

Política deportiva
Otra situación curiosa es que Peñarol contrato técnico más allá de estilos o gustos deportivos. Se dan golpes de timón de un lado a otro sin tomar en cuenta que el entrenador que armó un plantel apostó a determinados jugadores para determinado tipo de juego.

Sin embargo, Peñarol apuesta un año a un entrenador que quiere jugar con línea de tres en el fondo y ser ofensivo. Pero a los pocos meses cambia y contrata a otro profesional con un estilo defensivo.
Se da el curioso caso como el reciente de Bengoechea. El técnico armó un plantel a su gusto futbolístico. Ahora viene otro entrenador con una apuesta distintas y de pronto los jugadores que tiene no se acomodan a su idea.

No dura nadie

Damiani es presidente del club, el 30 de noviembre de 2008, y bajo su mandato apenas un profesional pudo completar su ciclo, es decir terminar una temporada en el cargo.

Si se toma en cuenta como punto de partida la temporada 2008/2009 la estadística dice que desfilaron por la institución: Mario Saralegui, Julio Ribas, Víctor Púa, Gregorio Pérez (dos pasajes), Manuel Keosseian, Edison Machín (interino dos partidos), Diego Aguirre, Jorge Goncálvez (interino un encuentro), Jorge Da Silva (único que terminó una temporada), Diego Alonso, Jorge Goncálvez, Jorge Fossati, Paolo Montero y ahora un ídolo como Pablo Bengoechea.

Los números de la realidad
2007/2008
Gregorio Pérez había perdido la final con Danubio por penales. Fue confirmado en su cargo y lo echaron por teléfono. Atrás vino Gustavo Matosas. Terminó undécimo en el Apertura y duró hasta la cuarta fecha del Clausura donde fue sustituido por Mario Saralegui que llevó al equipo a las finales.

2008/2009
Mario Saralegui se ganó la continuidad pero su tarea concluyó una fecha antes del final del Apertura. Julio Ribas asumió para dirigir la última fecha donde perdieron 2-1 con Danubio.Terminó su campaña quinto en la tabla. Se le renovó para la temporada siguiente debido a que no había armado el plantel.

2009/2010
Julio Ribas armó el plantel pero su tarea duró tres fechas. Era resistido y Damiani puso a Víctor Púa, que llevaba adelante un trabajo en juveniles. Terminó cuarto y volvió a las formativas. Diego Aguirre sacó las castañas del fuego al ganar el Clausura y el Uruguayo. Fue el único que cambio que dio resultados.

2010/2011
Para sorpresa de muchos Damiani apostó a Manuel Keosseian. El sueño duró 13 fechas. Estaba quinto en la tabla cuando lo destituyeron. Edison Machín fue interino dos partidos. Se volvió a recurrir a Diego Aguirre que terminó tercero en el Clausura pero fue vicecampeón de la Libertadores.

2011/2012
El equipo era un ballet y líder, pero una oferta de Medio Oriente tentó a Aguirre y se fue. Volvió Gregorio. Perdió el Apertura en el tramo final. Se quedó pero al no clasificar a la Libertadores lo sacaron jugada una fecha del Clausura. Goncalvez interino y desembarcó Da Silva. Peleó la Anual pero no alcanzó.

2012/2013
Única temporada donde un DT que inició terminó la temporada. Jorge Da Silva armó un plantel a su antojo y, pese a los innumerables cuestionamientos, entre ellos la contratación del golero Enrique Bologna, terminó coronando como campeón de la temporada. Vencido su contrato se fue.

2013/2014
Diego Alonso asumió uno de los retos más importantes de su corta carrera como entrenador. No le encontró nunca la vuelta al equipo y su tarea duró seis fechas. Llegó Jorge Goncálvez que era el entrenador del equipo de Tercera división. No logró cristalizar y fue cesado antes de empezar el Clausura.

2014/2015
Jorge Fossati estuvo hasta la fecha 12 del Clausura. Atrás vino un interinato de Paolo Montero que era el conductor de la Tercera división. Para el inicio del Clausura llegó Bengoechea. Perdió por poco el torneo. Inició la temporada 15/16 ganando el Apertura. Lo echaron luego del clásico de verano.

Populares de la sección

Acerca del autor