Caetano sobre Ghiggia: "La historia no termina, empieza otra etapa"

El historiador y exfutbolistahabló de la épica en El Observador TV

"Me da pena cuando muchos uruguayos se ríen de Maracaná, lo desprecian. Conozco países que darían la vida por tener eso que forma parte de la vida, que son los recuerdos gloriosos", comenzó diciendo este viernes el historiador Gerardo Caetano en entrevista con Mariano López en El Observador TV, antes de referirse a la trascendencia de una historia que culmina "de una manera que la mejor literatura no lo hubiera imaginado".

En una suerte de homenaje al autor del gol del triunfo en 1950, el también exfutbolista se refirió a lo que ocurre en Grecia, donde el tiempo de los dioses en cierta medida influye en el presente, con figuras elevadas a la categoría de héroes que expresan cosas cósmicas y generan un gran sentido de adhesión popular. "Maracaná es parte de eso para nosotros", resumió.

El ídolo murió, en palabras de Caetano, "de una manera envidiable: de un paro cardíaco, el corazón. Y un 16 de julio. Es como una novela perfecta pero es una historia".

El gol de Ghiggia en la final de 1950
El gol de Ghiggia en la final de 1950
El gol de Ghiggia en la final de 1950

Pero esta historia es diferente porque no termina, sino que se transforma. "Creo que hemos comenzado a elaborar la épica, que no consiste en dejar Maracaná atrás sino en recordarlo como una historia maravillosa que está en nuestras alforjas y nos ayuda a vivir. Tenemos que convivir bien con el recuerdo. Y la única manera de recordar bien a Ghiggia es como alguien que nos dio una gran felicidad y que nos la seguirá dando", apuntó Caetano.

Hay países que tienen su épica en la guerra, otros en los negocios mundiales. Uruguay tiene su épica en el fútbol, puntualizó. Colabora con esto el hecho de que solo haya una filmación del gol, un único relato con la voz del "aeda" Carlos Solé, mítico también.

"Y es una linda épica. Hay dos momentos en que se para la sociedad: el día de las elecciones y cuando Uruguay juega en un mundial. Ahora la historia no termina, empieza otra etapa".

Convivir con el éxito

El modo en que Ghiggia asumió su protagonismo fue otra clave que destacó Caetano, quien señaló que el ídolo "convivió con eso de un modo extraordinario, quería vivir más" y era feliz con poco.

"Fue homenajeado en vida como ninguno de los otros campeones. Fue mimado por su pueblo, hasta el paroxismo. Fue mimado por el mundo, la FIFA lo llevaba a los últimos mundiales. La selección uruguaya de hoy lo arropaba, era casi como un ícono (...). Disfrutaba mucho de esa condición de ícono pero tampoco se la creía del todo.

A su juicio, el Maracaná "es un recuerdo extraordinario siempre y cuando ayude a encarar el futuro".

"Si hago un videoclip de la historia uruguaya, ese gol no puede faltar", agregó, antes de recomendar el cuento "Una sonrisa exactamente así", de Eduardo Sacheri.

Embed

"Ghiggia seguirá estando con nosotros, como siguió estando Obdulio", dijo Gerardo Caetano.