Cada uno va por su causa

Peñarol y Progreso están obligados a ganar: uno por el título, el otro por la permanencia

Un partido muy interesante prometen en lo previo Peñarol y Progreso por el simple hecho de que ambos están obligados a sumar puntos.

Por un lado, los dirigidos por el Polilla Da Silva –que quería repetir el equipo del clásico, pero una lesión de Marcel Novick a último momento en el entrenamiento cerrado del viernes en Los Aromos, lo deja en duda, y si no llega, su lugar será ocupado por Sebastián Cristórofo– vienen con viento en la camiseta tras golear en el clásico ante Nacional en la fecha pasada por 3-0.

Ese resultado le dio aire incluso al propio entrenador carbonero, quien admitió públicamente, luego de dicho encuentro, que en caso de haber perdido hubiese dado un paso al costado de la dirección técnica.

Claro que Progreso –el oponente aurinegro del sábado– también tiene que jugarse la vida en estos cuatro encuentros que le quedan, empezando justamente en la jornada del sábado con Peñarol. Es que está muy necesitado de unidades pensando en zafar del descenso. Actualmente se encuentra en la penúltima posición de dicha tabla, más allá de que duplica puntaje.

Los gauchos del Pantanoso habían comenzado muy bien el torneo–le ganaron entre otros a Danubio y Defensor Sporting– pero venían de caer en cinco encuentros consecutivos, lo que derivó en el alejamiento de Carlos Rodao como entrenador. Así llegó Carlos Barcos y en su primer partido, el fin de semana pasado, vencieron a El Tanque Sisley 2-1 en el regreso a su cancha, el Parque Paladino.

Por eso, para el encuentro del sábado, Barcos tampoco cambia nada en la oncena inicial.

Olivera y Zambrana con gripe
Otro de los temas que tendrá que resolver el Polilla Da Silva para el encuentro del sábado es la situación de Juan Manuel Olivera y Jorge Zambrana, ambos con síntomas de gripe. Si bien los dos están en los planes para el banco de suplentes, se trata de dos hombres que son importantes en el andamiaje del equipo. El sábado de mañana se sabrá si llegan bien o no.

Por lo antedicho, se espera para el sábado un encuentro que seguramente no será sencillo para los aurinegros, ya que Progreso se juega la vida en estos últimos compromisos del Clausura.


Populares de la sección

Comentarios