Cáceres, el eterno ausente

El Pelado fue operado del tobillo, tiene para 10 semanas y es duda para la copa américa; aunque es pieza clave, faltó a 15 de los últimos 36 partidos

Martín Cáceres se perderá un partido de selección. La frase se ha ido haciendo familiar en los últimos años, debido a una terrible falta de suerte del defensa uruguayo que derivó en varias lesiones. En este caso será una “fractura del maléolo medial de su tobillo izquierdo”, por la que fue operado ayer en Italia, y que le impedirá estar el 28 de marzo en el amistoso ante Marruecos, la última prueba antes de la Copa América. Además lo hará llegar con los tiempos justos para el torneo, ya que retornará recién en 10 semanas, a finales de mayo.

“Los tiempos para la Copa son muy justos”, reconoció ayer en Sport 890 el doctor Alberto Pan, médico de la selección. “No hay que adelantarse; Martín en un jugador importante para la selección pero tiene tiempo”, señaló.

La racha de lesiones

Curiosamente, uno de los clase A de Uruguay, pieza clave en Juventus, se ha perdido el 41,6% de los últimos partidos con la celeste: concretamente, 14 de los últimos 35, que serán 15 de 36 ante Marruecos. Uno fue por sanción, y los otros 13 por lesiones.

En 2012 sufrió un esguince de rodilla jugando para Juventus, que le impidió estar en un amistoso ante Francia y dos encuentros por Eliminatoria ante Colombia y Ecuador. El resultado fue malo: derrota 0-4 ante los colombianos en Barranquilla y empate de local 1-1 con Ecuador en Montevideo, en el inicio del peor momento del camino al mundial que siguió con una derrota 3-0 ante Argentina en Mendoza y otra 4-1 ante Bolivia en La Paz, donde no jugó por acumulación de amarillas.

Pero la mala racha siguió de forma increíble: en marzo de 2013 Cáceres chocó con su auto en Italia mientras viajaba al aeropuerto para incorporarse a la selección, que jugaba dos partidos claves ante Paraguay y Perú. Resultado: empate de local ante los guaraníes y derrota en Santiago para quedar entre la espada y la pared en la lucha por llegar al Mundial.

Cáceres fue parte de la victoria ante Venezuela que devolvió la vida, y luego de la Copa de las Confederaciones y la victoria ante Perú que puso a Uruguay como favorito para el repechaje. Pero otra vez, una lesión lo radió del final de la Eliminatoria: a los 81 minutos de aquel partido en Lima sufrió una rotura de meniscos que lo obligó a operarse y lo dejó afuera de los choques con Colombia, Ecuador y Argentina, donde la celeste abrochó el repechaje.

Luego llegó un corte en la frente en enero, que le hizo perderse un amistoso ante Austria, y a fin de año una lesión muscular que lo tuvo dos meses afuera de las canchas y le impidió jugar los últimos cuatro amistosos del año. Y ahora esta nueva lesión, y su segunda pasada por el quirófano en menos de dos años.

58
partidos. Jugó Martín Cáceres con Uruguay. En 55 fue titular y en tres estuvo como suplente. De los que estuvo, lleva 40 partidos consecutivos como titular.

41,6%
De ausencia. Contando el próximo ante Marruescos, se ha perdido 15 de los últimos 36 partidos por lesiones (14) o sanciones (1).

Cómo sustituirlo
No es novedad, pese a todas sus ausencias, que Cáceres es un inamovible en la defensa. Ya sea jugando como lateral derecho o izquierdo, o aún como stopper como probó Tabárez en el partido ante Italia en el Mundial, el Pelado demostró su polifuncionalidad y se convirtió en favorito del Maestro. De hecho, no va al banco desde el 17 de noviembre de 2010. Van 40 partidos consecutivos en que el Pelado, cuando está en el equipo, es titular, algo solo comparable a Godín, Suárez o Cavani.

En los últimos partidos de 2014, Tabárez probó varias nuevas posibilidades en toda la cancha, pero en defensa fue conservador: apenas dio ingreso a Gastón Silva de lateral izquierdo ante Arabia Saudita, y a Emiliano Velázquez en la zaga ante Omán por lesión de Godín. En el resto, casi no ha cambiado: Maxi Pereira por derecha, Godín y Jiménez de centrales y Palito Pereira por izquierda. El Pelado da más subida que Maxi por derecha, y más orden táctico que Palito por izquierda. Seguramente ese sea el mayor motivo para, una vez más, extrañar a Cáceres.


Populares de la sección

Comentarios