Buscando al entrenador en la plaza de comidas de la Villa

El comedor es tan grande y concurrido que Nicolás Cuestas perdió a su entrenador en dos ocasiones

Los atletas uruguayos se van adaptando a la Villa Olímpica de Río de Janeiro pero siempre puede surgir alguna situación nueva o inesperada en el predio donde hay miles de deportistas de los distintos países.

Y al maratonista uruguayo Nicolás Cuestas hay algo que ya se le ha vuelto habitual: perder a su entrenador, Martín Mañana, en la plaza de comidas de la Villa.

Se trata de una instalación gigantesca y muy concurrida, donde parece que no es fácil encontrar a alguien. A Cuestas ya le pasó dos veces y lo registró en videos, en los que de paso se puede ver como es el comedor de los deportistas.

Embed
Embed