Brilla por su ausencia

Peñarol perdió 2-1 ante Guaraní por la Copa Antel y no encuentra el funcionamiento que tuvo en el Apertura: sufre atrás y no lastima arriba

Peñarol cerró el sábado de noche en Trinidad su participación en la Copa Antel con una derrota 2-1 ante Guaraní y sumó una nueva cuota de preocupación por la falta de funcionamiento del equipo de cara a su debut en la Copa Bridgestone Libertadores.

Débil en la zona defensiva, con un golero que alterna buenas atajadas con dudas y errores, sin capacidad de manejar la pelota ni de encontrar las vías ofensivas, Peñarol es una sombra de lo que fue en el pasado Apertura donde se coronó campeón.

Claro, de esto se tratan los partidos de pretemporada: recobrar ritmo y pulso futbolístico. Pero Peñarol casi no deja entrever intenciones.

Jorge Da Silva buscó ayer una alternativa a su sistema madre y paró un 4-3-1-2, con Grossmüller por derecha, Amado al centro, Torres por izquierda y Gallegos como enganche.

En principio, dio la impresión que el equipo modificaba la pobre impresión que dejó el miércoles ante Sporting Cristal.

Gallegos se mostró movedizo y el equipo encontró salida rápida y por abajo a través de Matías Aguirregaray, importante también en sus subidas por el lateral derecho.

Pero el aurinegro no pasó más allá de las intenciones y Guaraní no tardó mucho en hacerse del control del juego y con él de las principales opciones de gol.

El brasileño Rodrigo Texeira avisó en una entrada por derecha, después Bologna sufrió en una pelota quieta y finalmente Luis De la Cruz capitalizó un rebote para anotar el primero.

El volante entró a los 27’ y dos minutos más tarde marcó tras una buena intervención de Bologna en un mano a mano.

La zaga, compuesta por Carlos Valdez, que retornaba tras salir inconsciente en el clásico del 16 de enero, y Darío Rodríguez, que hizo fútbol por primera vez en el año, se mostró muy poco firme.

Para el complemento Damián Macaluso sustituyó a Darío.

En ese período, el carbonero insistió a través de Aguirregaray. La apuesta fue que el fútbol trepara desde el lateral derecho para generar los circuitos.

Una buena combinación del lateral con Gallegos terminó en un tiro alto de Torres.

Pero del otro lado Walter López no pasó jamás al ataque y el equipo quedó rengo.

Sin embargo, en un rebote originado desde la zona media, Peñarol se encontró con un penal por las ganas del juvenil Jonathan Rodríguez, quien fue a buscar al área una pelota perdida y el arquero lo derribó en su salida.

Olivera lo transformó en gol pero de nada sirvió: 30 segundos después, los paraguayos debordaron por derecha, Valdez pifió en el despeje y otra vez De la Cruz se encargó de vencer a Bologna con un preciso remate cruzado.

En los 15’ finales, el aurinegro apretó el acelerador. Un centro de Aguirregaray que cabeceó Olivera apenas afuera fue la opción más clara para empatar. Muy poco.

Guaraní administró después la pelota, buscó los espacios y pudo ampliar su ventaja de contragolpe. No fue necesario.

Peñarol sigue con muchas dudas, el funcionamiento no aparece y los plazos se acortan.


Populares de la sección

Comentarios