Brasil y España se pelean por mí

Diego Costa, cuyo nombre homenajea a Maradona, es un brasileño que hizo su carrera en el ascenso de Portugal y España hasta explotar en Atlético de Madrid; ahora lo quieren dos potencias mundiales

En Brasil no encontró su lugar y decidió emigrar a los 16 años. En Portugal y en España la tuvo que remar en el ascenso. Llegó a Atlético de Madrid pero vivió cedido y estuvo a la sombra de Diego Forlán. Sin embargo, el mundo del fútbol hoy solo habla de él: Diego Costa.

¿La razón? Tan simple como increíble: las selecciones de Brasil y España –las que definieron la Copa de las Confederaciones y las que ya son candidatas a ganar el Mundial 2014– se pelean por hacerse de sus servicios. O sea, de sus goles.

Costa tiene 24 años (el lunes cumplirá 25), es delantero ylleva anotados ocho tantos en las siete primeras fechas de la Liga española, en la que defiende a Atlético de Madrid.

Para tener una idea de la valía de sus conquistas, fue el hombre que definió el derbi del sábado ante Real Madrid (1-0).

También le marcó a los merengues en la final de la última Copa del Rey, en la que terminó como máximo artillero con ocho tantos.

En honor a Maradona
Más increíble que su periplo futbolero es la razón por la que se llama Diego: Maradona. “Mi padre es muy futbolero. Él y mi hermano se llaman Jair, por Jairzinho. Y a mí me puso Diego por Maradona. A mi padre le gustaba lo bueno”, le dijo a El País de Madrid en 2012.

Nacido en Lagarto, se mudó con sus padres a los 14 años a San Pablo donde pasó una prueba en Barcelona Esportivo Capela.

Hasta ahí llegaron los tentáculos del empresario Jorge Mendes –el contratista de José Mourinho y Cristiano Ronaldo, entre otros– y un emisario del capo de los representantes europeos se lo llevó a Portugal.

“En el campo me peleaba con todos, no podía controlarme. Insultaba a los demás, no tenía respeto por el contrario. Pensaba que había que matarse”. Así rememora sus comienzos Costa, quien vivía suspendido por agresiones y era abonado a las tarjetas rojas .

En tierras lusitanas, antes de cumplir los 18 años, lo fichó Sporting Braga, que enseguida lo cedió a Penafiel, de la Segunda División.

Eso se transformó en una constante de su carrera.

Con nueve partidos y un solo gol en Sporting Braga (2007), lo contrató Atlético de Madrid, que lo cedió sucesivamente a Celta de Vigo y Albacete en Segunda, y Valladolid en Primera.

Recién tuvo su primera oportunidad en los colchoneros en 2010-2011, cuando fue suplente de Sergio Agüero y Diego Forlán.

Como se rompió los ligamentos en la última parte de esa temporada y estuvo inactivo, el equipo volvió a cederlo y en el primer semestre 2012 recaló en Rayo Vallecano.

Sus 10 goles en 16 partidos convencieron a Diego Simeone, que lo reclamó en Atlético.

Y ahí comenzó el despegue, a pesar de que al principio luchó contra la titularidad de Radamel Falcao. Cerró la temporada con 20 tantos en 44 partidos.

De repente, el que era un desconocido en Brasil terminó siendo convocado por Luiz Felipe Scolari para la selección.

Debutó el 21 de marzo de este año en Génova en un amistoso ante Italia (2-2). Fue suplente e ingresó por Fred. Cuatro días más tarde enfrentó a Rusia en Londres (1-1) sustituyendo a Kaká.

Ya es español 
Antes de arrancar la presente temporada, Diego Costa obtuvo la nacionalidad española y le manifestó al entrenador de la roja, Vicente Del Bosque, su deseo de jugar con los campeones mundiales.

Sin embargo, no podrá ser citado para los partidos por Eliminatorias ante Bielorrusia y Georgia, porque la FIFA exigió algunos requisitos complementarios.

Como los partidos que jugó por Brasil no fueron oficiales, podría defender a España, pero para ello la Federación de este país debe acreditar a la FIFA la nacionalidad y la residencia del futbolista. además de pedirle a su par de Brasil un comunicado oficial que diga que nunca defendió la verdeamarelha en torneo oficial alguno y en ninguna categoría.

En Brasil, de seguro consultarán a Scolari antes de responder. 


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios