Brasil se floreó frente a Haití

Le ganó 7-1 con tres goles de Philippe Coutinho, dos de Renato Augusto, Gabriel y Lima; descontó Nazón
En Orlando, donde los niños y los grandes se divierten en el mundo de Walt Disney, Brasil se hizo un festín frente a Haití por la segunda fecha del grupo B de la Copa América Centenario. Le ganó 7 a 1 y por lo menos mejoró el triste 0-0 frente a Ecuador en la primera fecha.

A pesar de la abultada victoria es imposible hablar de una recuperación futbolística del equipo de Dunga. Es que su adversario fue demasiado poco como para sacar conclusiones.

Al minuto nomás, ya se notaron las diferencias. La simplicidad de Brasil para jugar la pelota contra la rudeza de los isleños. Coutinho intentó meterse al área y un defensor lo aterrizó. El tiro libre de Willian se perdió afuera.

Coutinho por izquierda y Willian por derecha comenzaron a hacer estragos en la rudimentaria zona defensiva. Un remate lejano de Casemiro precedió el primer gol, que llegó con la pólvora del zapato de Coutinho. El delantero del Liverpool inglés, amigo de Luis Suárez, corrió con el balón y sacó un fuerte remate que venció a Placide, el golero del Stade de Reims francés.

Luego, Dani Alves pasó la mitad de la cancha a toda velocidad y mandó la pelota al medio. Fallaron todos y Jonas tocó al medio para que Coutinho, otra vez, marcara el segundo tanto.

Pero eso no fue todo en el primer tiempo. A los 35' el golero nacido en Francia y que nunca jugó en un club haitiano, Johny Placide, apuntó mal con la mano y le regaló el balón a un brasileño. Centro y cabezazo goleador de Renato Augusto: 3-0.

Brasil no tenía más remedio que jugar mejor y golear a su rival. No tenía oposición. Cuando Haití recuperaba la pelota no sabía que hacer con ella. Les costaba dominarla y encontrar un compañero para el pase. Como habrá sido que el primer remate haitiano que atajó Alisson sucedió a los 40 minutos. Fue el defensor Jean Sony Alcenát el que mereció el aplauso.

Haití, tiene como gran logro histórico la obtención de la Copa Concacaf en 1973 y la participación en la Copa del Mundo de 1974 (3 partidos jugados, 3 perdidos, 2 goles a favor y 14 en contra). El terremoto que sacudió al país en 2010 detuvo por dos años la competencia del seleccionado y se clasificó a la Copa América Centenario en un partido de repechaje frente a Trinidad y Tobago que ganó 1-0 con gol de Belfort.

Belfort, que terminó llorando el partido anterior frente a Perú porque se perdió un gol increíble en la hora, fue titular ayer y sustituido a los 45 por Dukens Nazón, delantero nacido en París que tuvo la primera ocasión del segundo tiempo pero su remate, sin que ningún brasileño se interpusiera, terminó lejísimo del arco. Un rato tuvo la revancha y marcó el gol del honor.

Pero apenas Brasil volvió a acordarse no está para andar regalando minutos ni siquiera frente a Haití, marcó el cuarto. Gabriel B (de Barbosa, apodado Gabigol) convirtió con un disparo cruzado. Enseguida Lucas Lima, otro que ingresó para el complemento, puso la lotería de cabeza.

El partido ya no tenía gracia (nunca la tuvo) y fue un monólogo brasileño hasta el final buscando el sexto tanto (llegó a los 85' por intermedio de Renato Augusto y también el séptimo, de Coutinho), mientras los 11 jugadores haitianos esperaban refugiados en su área. Brasil se floreó y llegó a 4 puntos, pero debe rendir más.

Embed