Brandão condenado a un mes de cárcel tras cabezazo a Thiago Motta

El futbolista de Lille deberá pagar además € 15.000 de multa según la determinación de la Fiscalía de la República en París

El futbolista brasileño de Bastia, Brandao, fue condenado este jueves a un mes de prisión, así como a pagar una multa de 20.000 euros por un cabezazo al jugador italo-brasileño del PSG, Thiago Motta.

El presidente del tribunal correccional de París, Yves Madre, dejó entender sin embargo que el jugador de 34 años podría beneficiarse de una revisión del castigo y no tener que estar en prisión.

Los tres jueces de la 30ª cámara del tribunal fueron más allá de lo requerido por la fiscalía, que había pedido poco antes ocho meses de prisión condicional, con la pena en suspenso, y 15.000 euros de multa contra Brandao.

El presidente del tribunal lamentó la ausencia en la audiencia de Brandao, operado el jueves del muslo derecho, tras una lesión en un entrenamiento, la semana pasada.

Esta ausencia no permitía al tribunal pronunciar una pena alternativa, como trabajos de interés general, precisó Madre.

Para explicar la severidad del tribunal, que retuvo la premeditación, el presidente dijo que los jueces habían "tomado en cuenta el contexto y en particular los problemas de violencia en los estadios".

Sorprendido, el abogado defensor de Brandao, Olivier Martin, estimó que esta decisión estaba "en la línea de lo que pasa desde el inicio de este dosier: estamos en la desmesura".

El 16 de agosto, poco después del final del PSG-Bastia, de la segunda jornada de Ligue 1, en el Parque de los Príncipes, Brandao había esperado a Thiago Motta en el pasillo de vestuarios.

En las imágenes de la cámara de seguridad, se ve a Brandao avanzar y dar un cabezazo a Thiago Motta antes de correr hacia su vestuario, causándole una fractura en la nariz.

Después, Evaeverson Lemos da Silva Brandao, su verdadero nombre, reconoció los hechos pero negó el carácter premeditado de la agresión.

- Premeditación -

La premeditación es una circunstancia agravante que hace que las penas puedan llegar hasta tres años de prisión.

"Estamos ante un comportamiento que estaba pensado, calculado, (...) más allá de un comportamiento que es simplemente deplorable", estimó este jueves en la audiencia la representante de ministerio fiscal.

La abogada recordó que la jurisprudencia retenía la premeditación cuando había habido amenazas "antes".

"En el terreno me dijo que me esperaría. No podía imaginar que lo haría de verdad", declaró Thiago Motta en su testimonio.

Para la representante del ministerio público, el carácter premeditado del gesto del delantero brasileño no presenta dudas, "un cabezazo totalmente desproporcionado".

Brandao reconoció haber hablado de verse después del partido, pero para "explicarse" con el internacional italiano, nacido en Brasil, recordó su abogado.

Para la defensa, "su gesto no es premeditado", es un "acto irracional", un "impulso súbito", señalando que los insultos proferidos por Thiago Motta en el partido, explican que Brandao "perdiera los nervios" tras el partido.

Para su abogado defensor, el futbolista del Bastia "ya ha pagado caro en el plano mediático" y "en el plano disciplinario".

La comisión de disciplina de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de Francia había ya sancionado al delantero con seis meses de suspensión, decisión confirmada en apelación y no podrá volver a la competición hasta el 22 de febrero.

Thiago Motta no había presentado denuncia contra Brandao ni tampoco su club.


Populares de la sección

Comentarios