Bolivia, un barco a la deriva

A 40 días del debut ante Uruguay, volvieron a destituir al entrenador; el 4 de setiembre juegan un amistoso con Argentina
El presidente de la Federación está preso. Los entrenadores renuncian y los procesos de trabajo nunca se cumplen. Las Eliminatorias comienzan en 40 días y la selección de Bolivia no tiene técnico. Hace una semana se designó al español Miguel Ángel Portugal y antes de que asumiera –incluso antes de que llegara al país– ¡ya fue destituido!

Bolivia, el rival al que visitará Uruguay el 5 de octubre cuando arranquen las Eliminatorias para Rusia 2018, es un caos.

Desde que la Celeste inició el proceso de Óscar Washington Tabárez en 2006, ya desfilaron cinco técnicos por Bolivia.

Tarde o temprano, todos terminaron renunciando.

El último en hacerlo fue Mauricio Soria, quien asumió en enero de este año, dirigió en la Copa América y dijo adiós el 12 de agosto pasado.

No aceptó ser sometido a una evaluación por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) en el próximo amistoso que tienen pactados los del altiplano: 4 de setiembre con Argentina, en Houston.

El 14 de agosto, la Federación designó en forma interina para ese amistoso al argentino Néstor Clausen.

Pero un día después eligieron al español Portugal en forma definitiva.

El gran problema del fútbol boliviano radica en el enfrentamiento existente entre la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB) –la unión de los 12 clubes de primera división– y la Federación.

El lunes de noche el Consejo Superior de la Liga, reunido en Cochabamba, decidió rechazar la designación de Portugal como técnico de la selección.

“Se ha sugerido que no se pueda contratar al señor Portugal, sino que pueda verse de contratar a un técnico que conozca muy bien el ámbito nacional”, afirmó el presidente de la LFPB, Marco Ortega.

La LFPB integra el comité ejecutivo de la FBF junto a la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), ente que organiza los torneos regionales.

Además de pretender un entrenador local, los clubes quieren un tope salarial fijado en US$ 240 mil anuales según informó ayer La Razón.

El mismo medio reveló que Portugal había acordado un sueldo de US$ 350 mil al año.

Los clubes plantearon la posibilidad de que se contrate un técnico interino para el amistoso contra Argentina.

Pero el gran problema es que la FBF está acéfala desde que en julio fuera detenido su presidente Carlos Chávez, quien también es tesorero de Conmebol, y que es investigado por cargos de corrupción.

Así está Bolivia a días de enfrentar a Uruguay por las Eliminatorias en la altura de La Paz. Un escenario clave para mitigar los efectos de semejante desorganización.

Bolivia en la era Tabárez

Erwin Sánchez, 2006-2009 (30 partidos)
Dirigió en las Eliminatorias para Sudáfrica 2010 donde Bolivia terminó penúltima. No aceptó una rebaja salarial y renunció.

Eduardo villegas, 2010 (tres partidos)
Perdió dos amistosos y empató uno entre febrero y octubre.

Gustavo Quinteros, 2011-2012 (17 partidos)
Dirigió en la Copa América 2011 y los seis primeros partidos de las Eliminatorias para Brasil 2014.

Xabier Azkargorta, 2012-2014 (20 partidos)
Terminó de dirigir a Bolivia rumbo a Brasil 2014 (fue penúltimo). Tenía el gran antecedente de la clasificación al Mundial de 1994.

Mauricio Soria, 2015 (cinco partidos)
Asumió en junio en amistoso contra Argentina (0-5) y estuvo al frente del equipo en la Copa América.


Populares de la sección