Bolivia le ganó 4-2 a Venezuela en la altura de Paz

El conjunto del altiplano consiguió sus primeros tres puntos en estas Eliminatorias

Bolivia venció 4-2 a Venezuela este jueves en partido de la tercera fecha de la clasificatoria sudamericana al Mundial Rusia-2018, disputado en el estadio Hernando Siles de La Paz, alcanzando sus tres primeros puntos y abandonando la última ubicación de la tabla.

El concierto de goles se completó con un doblete de Rodrigo Ramallo (18 y 45), un tanto de Juan Carlos Arce (22, penal) y otro de Rudy Cardozo (48); mientras que por Venezuela marcaron Mario Rondón (31) y Richard Blanco (54).

Bolivia fue el protagonista del lance pues tomó la iniciativa desde un principio y jugó con orden y serenidad, mientras que Venezuela presentó un planteamiento muy conservador. Sin embargo, el partido concluyó con un fútbol enredado, producto de la amplia diferencia.

Con el triunfo, Bolivia no sólo rompió su anemia de goles y de triunfos, con lo que se reencuentra con su hinchada. Por el contrario Venezuela queda sumida en el fondo de las posiciones sin unidades en tres salidas.

El próximo martes, los bolivianos visitarán a Paraguay en Asunción, mientras que Venezuela recibirá a Ecuador en Puerto Ordaz.

Desde el inicio del partido, Bolivia se plantó mejor en el campo de juego. Comenzó punzante y en apenas cinco minutos ya había concretado dos incisivos ataques, aprovechando sobre todo la flaqueza defensiva de la visita, que pareció extrañar a su solvente zaguero central, Oswaldo Vizcarrondo.

La escuadra local empleó eficientemente dos estrategias para evitar la salida de los llaneros: la presión del medio campo para arriba, el anticipo de pelota y el ataque.

Orden, buen toque de balón, serenidad y actitud ofensiva fueron las principales virtudes del plantel local. Venezuela presentó más bien un perfil conservador, entregando el medio sector.

Bolivia se tomó el primer sorbo de 'vinotinto' a los 18 minutos cuando Rodrigo Ramallo culminó con un toque suave por encima del golero una hilvanada jugada que salió de los pies de Rudy Cardozo.

Minutos más tarde, se sirvió el segundo sorbo mediante la pena máxima tras una infracción cometida por el zaguero Wilker Angel contra el argentino nacionalizado Damián Lizio. Con un potente remate, el delantero Juan Carlos Arce fue el encargado de transformar la falta en gol.

El segundo gol boliviano representó un punto de inflexión para el plantel local, porque a partir de ese momento bajó su ritmo de juego y cedió terreno, permitiendo el adelantamiento de los venezolanos, que a los 31 lograron el 2-1 parcial mediante jugada gestada por el sector derecho y culminada por Mario Rondón, quien tocó la pelota por encima del portero Daniel Vaca.

A partir de entonces Bolivia mostró otro perfil, perdió la serenidad, ganó en nerviosismo, extravió el orden y entró en confusión.

En las postrimerías del primer tiempo, el plantel local puedo tranquilizar el resultado con un segundo tanto del goleador Rodrigo Ramallo, quien coronó de cabeza dentro del área chica un magnífico centro enviado desde la izquierda por Alejandro Chumacero.

Bolivia arrancó el segundo tiempo nuevamente con un empuje ofensivo. A los 48 minutos llegó la cuarta conquista local mediante Rudy Cardozo, pero Venezuela respondió rápidamente con otra estocada y Richard Blanco volvió a descontar a los 54, aprovechando los desaciertos defensivos locales.

El partido decayó en el segundo tiempo. Con un marcador abultado, Bolivia ingresó en una zona de confort y no se exigió mucho más, con lo que el desorden terminó de imponerse en el partido.

De distinta amanera recibieron ambos técnicos el resultado. Mientras que el boliviano Julio Baldivieso aseguraba que su plantel continúa en carrera por la clasificación al Mundial de Rusia 2018, el venezolano Noel Sanvicente, manifestaba su preocupación por la tercera derrota consecutiva.

"Hemos sumado 3 puntos que dan oxígeno para seguir adelante. Todavía estamos vivos, no nos den por muertos, vamos a seguir luchando", afirmó el entrenador de la verde.

En tanto, el estratega llanero afirmó que "otra derrota más es una alarma. Ahora sí o sí hay que pensar a sumar en casa", tras admitir que "como entrenador uno siempre está en la cuerda floja".


Fuente: AFP

Populares de la sección