Bolivia - Argentina se gestó...¡desde una cárcel!

El ex titular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, preso por una investigación por corrupción, firmó desde una cárcel de su país el acuerdo para que Bolivia juegue el amistoso con Argentina

El ex titular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, preso por una investigación por corrupción, firmó desde una cárcel de su país el acuerdo para que Bolivia juegue el amistoso con Argentina, un partido que otras selecciones rechazaron, según un dirigente.

Marco Ortega, elegido recién presidente interino de la FBF, aunque desconocido por la Conmebol, dijo al programa de televisión Futbolmanía que Chávez "sigue manipulando todo" desde la cárcel, donde está recluido desde julio por una investigación por corrupción.

Respecto al fogueo en Houston, el tesorero de la FBF, Walter Zuleta, declaró el fin de semana al portal deportivo Late que "Carlos Chávez firmó ese convenio que nos compromete como Federación, lo hizo desde la cárcel y nosotros nos enteramos después".

Según la versión de Zuleta, el partido, que fue anunciado en Buenos Aires, fue pactado por Chávez el 4 de agosto, dos semanas después de haber sido detenido a causa de una investigación judicial por corrupción.

De acuerdo a versiones locales de prensa, 13 países, entre ellos Brasil, habrían rechazado jugar contra Argentina para no verse involucrados en el escándalo por corrupción que rodea a la FIFA y a empresas de marketing.

En esa línea, Ortega se quejó porque pese a estar preso y destituido de la presidencia, "Chávez sigue mandando cartas a la FIFA y sigue manipulando todo, haciendo que la Conmebol no pueda cumplir con los pagos, afirmando que hay injerencia del Estado".

A causa de la suspensión unilateral de un fogueo contra Nigeria en marzo, la FBF está demandada por un millón de dólares. Bolivia tomó la decisión de suspenderlo ante el conflicto armado en desarrollo en el país africano y la presencia de los islamistas de Boko Haram.

El abogado de la FBF, Víctor Hugo Pérez, criticó a Chávez "por boicotear al fútbol nacional" al haber enviado desde la cárcel una carta al TAS (tribunal de arbitraje del deporte), que funciona en Suiza, renunciando a los plazos fijados para la defensa boliviana en ese caso.

"Si la demanda es por un millón de dólares del TAS, y encima si no vamos a este partido contra Argentina, ¿Cuánto más va a ser? ¿Tenemos la plata?", protestó Ortega.

A causa de la crisis federativa, hasta el capitán del seleccionado, Ronald Raldes, tuvo que dar prestado dinero para los visados y los billetes de avión a Houston.

En medio de la crisis, Bolivia se prepara contrarreloj para debutar el próximo 8 de octubre ante Uruguay en su patio de La Paz y cuatro días más tarde enfrentará a Ecuador en el inicio de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Brasil-2018.


Fuente: AFP