Blatter, rodeado por el escándalo

La elección de Catar desató una trama de corrupción recién arranca, y puede hacer caer su mandato

Los grandes debates de la FIFA siempre tienen el mismo entorno: los días previos al Mundial. A pesar de los cientos de periodistas pendientes, la atención suele estar compartida con la parafernalia alrededor de la fiesta. En ese ambiente, tanto el actual presidente Joseph Blatter como su antecesor Joao Havelange (1974-1998) consiguieron una reelección tras otra.

Pero esta vez la torta se le dio vuelta al pope de la FIFA. El organismo celebra desde ayer su congreso en Sao Paulo en clima de alta tensión tras las denuncias del Sunday Times de Inglaterra, quien acusó al dirigente de estar al frente de una gigantesca trama de corrupción para otorgarle a Catar la sede del Mundial 2022, pese a que los informes técnicos sugerían todo lo contrario. Como nunca, Blatter está contra las cuerdas, y aunque las elecciones recién serán en mayo de 2015, el escándalo parece recién haber largado y tener repercusiones insospechadas. Tanto, que hasta pueden poner en riesgo a una figura que hasta ahora era capaz de sortear hasta a la Justicia  sin una mancha en el traje.

"Nos quieren destruir".
El nerviosismo de Blatter se reflejó el lunes en un discurso inusualmente duro para su tradicional estilo suizo: dijo que cree que los críticos del Mundial-2022 en Catar son motivados por "racismo y discriminación".

"Quieren destruir la institución, porque nuestra institución es demasiado fuerte", dijo Blatter en un discurso ante la Federación del Fútbol Asiático, en donde fue ovacionado, al igual que ante los dirigentes de África. "Mostrar la unidad en el seno de la FIFA es la mejor manera de responder a todos los destructores que quieren destruir la institución".

Los sponsors, preocupados

La FIFA ha sabido sortear en otros momentos  aguas tormentosas con mucho marketing y desviando el foco hacia la pelota. Pero ahora le pegaron donde más duele: el dinero. Cinco de los seis mayores socios de la FIFA -Adidas, Sony, Visa, Hyundai y Budweiser— exigieron una investigación sobre las denuncias de que el catarí Mohamed Bin Hammam habría pagado millones de dólares en sobornos para que el Mundial de 2022 fuese atribuido al emirato del Golfo.

Estados Unidos, Australia, Japón y Corea del Sur quedaron fuera pese a un informe técnico de la FIFA que advirtió sobre los inconvenientes para la salud de celebrar el torneo en Catar durante los tórridos meses de junio y julio.

Holanda pide la renuncia.
Ayer se sumaron varios voces de peso: el presidente de la Federación Holandesa, Michael van Praag, desafió a Blatter a que deje el cargo, al comparecer ante los miembros de la UEFA. "El Sr. Blatter había dicho que éste sería su último período como presidente pero que había cambiado de idea", dijo van Praag tras el encuentro. "Yo le respondí", continuó Van Praag: "te aprecio mucho, no es nada personal, pero la reputación de la FIFA está extremadamente ligada a la corrupción. La FIFA tiene un presidente. Tu eres responsable, no deberías ser candidato".

El presidente de la UEFA, Michel Platini, se negó a hacer declaraciones, pero el de la federación inglesa, Greg Dyke, tiró con un munición gruesa: "Necesitamos cambiar esta imagen vinculada a escándalo de corrupción".

Hoy se darán las discusiones de fondo del Congreso, y se verá si Blatter empieza a acomodar el barco, o si las denuncias se transforman en el principio del fin, justo antes que arranque la fiesta.


Populares de la sección

Comentarios