Blatter dio marcha atrás

El presidente del máximo organismo del fútbol mundial dijo no tener “pruebas” de que Alemania “compró la sede de la Copa del Mundo 2006”, como había dicho

El presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, corrigió y matizó sus declaraciones del fin de semana en las que dio a entender que Alemania “compró” la sede del Mundial de 2006, asegurando que “no existen pruebas” de ello.

Coincidiendo con la reunión, del martes en Zúrich, de la ejecutiva de la FIFA para abordar un nuevo reglamento ético, Blatter publica una “carta abierta a Alemania” en el rotativo alemán Bild, el de mayor tirada de Europa con unos tres millones de ejemplares diarios.

Sobre sus polémicas declaraciones del fin de semana escribe que “demuestran que en la concesión de los Mundiales siempre se puede encontrar alguna razón para desarrollar teorías conspiradoras. Incluso en relación con Alemania, que ofreció un Mundial perfecto”.

“Un sueño de verano extraordinario del que el país puede estar orgulloso. No creo en teorías conspiradoras, sino en hechos”, afirma seguidamente Blatter, que ha sido objeto de una oleada de críticas en este país por relacionarlo con el fantasma de la corrupción.

“Mientras no existan pruebas concretas de que en la concesión de cualquier Mundial algo ha ido mal se debe contar con la legalidad de la elección. Esto es tan válido para Alemania como para los demás países. Este es el núcleo de mi mensaje”, señala finalmente Blatter.

Responde a las críticas
El presidente de la FIFA reacciona así a críticas como las del máximo responsable del Comité Organizador del Mundial 2006, Franz Beckenbauer, quien rechazó enérgicamente las insinuaciones de Blatter, de que Alemania “compró” el Mundial de 2006.

“Me resulta del todo incomprensible las declaraciones de Sepp Blatter. Lo decisivo fue el voto cerrado de los europeos a nuestro favor”, apuntó el lunes  el Káiser, en el mismo diario Bild.

Beckenbauer salió así al paso a las afirmaciones de Blatter, quien fuertemente presionado por sospechas de corrupción insinuó el fin de semana al diario suizo SonntagsBlick que se habían producido “irregularidades” en la adjudicación del Mundial a Alemania.

“Mundiales comprados... Recuerdo que en el momento de la adjudicación alguien se fue. Así fue que en lugar de 10 a 10 quedáramos en 10 a 9 a favor de Alemania. Me alegré, porque no fue preciso un voto de desempate. Pero, vamos a ver, alguien se levantó y se fue”, explicó Blatter. A la pregunta de si suponía que tras ello había un caso de corrupción, responde el presidente de la FIFA: “No, no supongo nada. Lo constato”.

Reacciones desde Alemania
El secretario general de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Helmut Sandrock, salió también al paso de lo que calificó de “nebulosas insinuaciones”, cuyo único propósito es “desviar la atención” sobre otros asuntos ahora mismo investigados.

El presidente de la Liga Alemana, Reinhard Rauball, instó a Blatter a dimitir, en una conversación telefónica, mientras que el de la DFB, Wolfgang Niersbach, afirmó que la federación en pleno está “consternada” por los presuntos casos de sobornos.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios