Bienvenidos al club de la angustia

Los orientales se suman a la amargura que ya padecieron colombianos, chilenos, alemanes, españoles y holandeses, por perder a sus principales estrellas

La lesión de Luis Suárez introdujo a los uruguayos en el club de la angustia. El país amaneció conmovido por la operación del salteño y sintieron el mismo grado de amargura que ya padecieron los colombianos por la baja de su estrella Radamel Falcao.

Los primeros en integrar el club de la angustia fueron los ingleses cuando, en el mes de enero, Theo Walcott se convertía en la primera baja del Mundial. El delantero se rompió los ligamentos de la rodilla defendiendo a Arsenal ante Tottenham por la Copa FA.

Posteriormente fue el turno de los españoles que miraron con decepción cuando el golero de Barcelona, Víctor Valdés, se rompía el ligamente cruzado anterior de la rodilla izquierda y tenía para 6 meses de recuperación.

Los colombianos, propensos a vivir el fútbol de determina manera, se angustiaron a grados extremos cuando conocieron la noticia de que su goleador estrella, Radamel Falcao, no podría jugar el Mundial.

Los alemanes están en serios problemas y su afición aguarda con desesperación por la recuperación del volante Bastian Schweinsteiger, lesionado en una rodilla. Y en las últimas horas se supo que el capitán Phillip Lahm y el golero Neuer no viajaron a la concentración debido a sendas lesiones. En los germanos ya se bajó Sami Khedira que en noviembre sufrió doble rotura de ligamentos en la rodilla derecha.

Los chilenos sufren hoy luego de confirmarse la baja de Matías Fernández.

Antes fue el turno de los holandeses cuando Kevin Strootman, de la Roma de Italia, fue descartado por rotura de un cartílago en su rodilla izquierda. Strootman era uno de los pilares de la Holanda de Louis van Gaal.

Uruguay entra en el club de la angustia a la espera de lo que suceda con Luis Suárez.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios