Bengoechea trajo una tormenta de alegría

Después del temporal que levantó el no de Diego Aguirre, Pablo Bengoechea le devolvió sol y esperanza a la interna aurinegra

Pablo Bengoechea es oro y carbón. Es estatua de bronce. Es un libro de historia que huele a gloria. Pero también es, desde ayer, uno más entre los simples mortales de los directores técnicos. Es el ídolo al que apostó Peñarol –recurriendo al lugar común del “hombre de la casa” o al “tipo con espalda”– luego de una frustrada negociación con Diego Aguirre. Es el hombre que deberá sacar la cara por la institución dirigiendo a 17 puntos de Nacional en el venidero Torneo Clausura.

Eso fue lo que decidió el martes el consejo directivo de Peñarol que se reunió a la hora 13 en el Palacio.

El presidente Juan Pedro Damiani no tuvo que recurrir a los votos del consejo que dejará de existir el próximo lunes cuando asuman los que fueron electos el sábado 14 y donde Damiani ya no tendrá mayoría de cargos. Porque el nombre de Bengoechea generó el consenso que no pudo alcanzar Aguirre para dirigir y ser director deportivo a la vez.

“Salió por unanimidad, no tuvo ningún voto en contra y eso es muy importante”, reveló a El Observador Ricardo Rachetti sobre la consulta de Damiani a los nuevos consejeros.

El contrato: un año y medio
Bengoechea firmó contrato por un año y medio dejando un importante mensaje al respecto.

“Peñarol planificó una temporada que vamos a terminar. Para el próximo año, vamos a intentar llevar nuestras ideas para que la institución y los logros deportivos sigan creciendo”, dijo en la conferencia de prensa que se improvisó en la misma mesa de la directiva en la que se selló el acuerdo.

“Estoy de acuerdo con lo que han hecho en esta planificación de la temporada 2014-2015 los dirigentes. Asumo todo. No es que llego a Peñarol y digo ‘yo no armé el plantel’. Esa excusa conmigo no corre”, expresó con la firmeza con la que acomodaba la pelota para patear sus mortíferos tiros libres.

Sin miedo al desafío
Bengoechea arribó a la hora 14.08 junto a su ayudante técnico, Óscar Aguirregaray. A las 14.33 fue presentado y a las 14.53 respondió algunas preguntas en forma individual.

“Lo de Bengoechea ídolo era como jugador y no se va a borrar. Pero ahora soy entrenador, lo que pasó para atrás, que fue muy bueno, ya no cuenta. Ahora empiezo de cero, la historia del jugador no se cambia, no creo que se pueda cambiar, simplemente porque no puedo jugar de nuevo”, le explicó a El Observador una vez terminada la conferencia.

Antes, cuando un periodista le preguntó a los dirigentes si iban a bancarle a Bengoechea cualquier resultado, fue el propio entrenador el que tomó la palabra para contestar: “Si hacen eso están actuando mal. ¿Cómo los dirigentes de Peñarol van a bancar cualquier resultado? Si un entrenador no logra buenos resultados, ¿qué se va a hacer? Viene otro”.

“El fútbol para el entrenador son los resultados y Peñarol está obligado a tener buenas actuaciones y a tener éxito. Tengo un pasado dentro del club y me imagino que si nos va mal a los 10 minutos no nos van a gritar de arranque. Me imagino. Pero uno nunca sabe, esto empieza de cero, ya no soy más jugador de fútbol, soy entrenador”, recalcó el Profe.

A Damiani se le escapó una sonrisa ante esa respuesta, por lo que dijo: “Y además no nos quiere hacer comprar jugadores, es un fenómeno”.

Apunta solo al Clausura
“Me enfoco en no mirar la Tabla Anual empieza el Clausura y estamos cero a cero”, fue el otro de los importantes mensajes que adelantó Bengoechea.Nacional está lejos en la Anual. A 17 inalcanzables puntos. Todo mérito de un entrenador, Álvaro Gutiérrez, con el que el Profesor compartió selección.

“Al Flaco lo queremos mucho, nos quedó una linda relación de la selección, ahora nos vamos a enfrentar, pero ya lo hicimos cuando éramos jugadores”, dijo.

“Soy de la idea de que los técnicos dependen de los jugadores que tienen, Peñarol es un equipo que tiene que salir a ganar, tiene el peso de la historia y eso hay que demostrarlo en la cancha”, adelantó el flamante DT.

Sobre la relación de amistad que lo une con Antonio Pacheco desde hace años, comentó: “Con Tony somos amigos afuera de Los Aromos, adentro hay un entrenador y un jugador. A veces se confunde y se piensa que por ser amigos van a tener privilegios, el Tony va a ser al que más se le va a exigir. También fui compañero de varios jugadores de este plantel. Esos tienen que ser el ejemplo, ejemplo del bueno, y lo van a ser. No tienen opción, por algo somos amigos”.

Perú, la última experiencia
Bengoechea fue ayudante técnico de Aguirregaray en River Plate durante 2005 y el primer semestre de 2006.

Posteriormente, ambos fueron ayudantes de Sergio Markarian. En Universidad de Chile, Cruz Azul, Danubio y la selección peruana.

“Trabajar con Sergio fue hacer un curso acelerado. Él llegaba preparado a cualquier club, sabía lo que había que hacer en cada momento”, afirmó.

Cuando Markarian se alejó de la selección peruana, Bengoechea lo sustituyó y dirigió nueve partidos hasta que el viernes fue electo como presidente de la Federación Edwin Oviedo quien anunció su destitución: “Fue algo sencillo. Si (Manuel) Burga se presentaba a la reelección y ganaba, yo seguía. La cláusula que tenía en el contrato era que si él no seguía, yo me podía ir. Ocurrió que el presidente que vino no me quería, pero yo tampoco iba a seguir”, contó.

Ahora, en Peñarol, el desafío es supremo. Y todo se dio rápidamente: “Llegué el sábado de mañana (de Perú), el domingo no me fui por la tormenta, preferí viajar el lunes más descansado, pero el domingo se me vino la tormenta, la de alegría”.

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios