Bengoechea en su laberinto

Pese a la posición de privilegio que ostenta, el equipo sigue sin conseguir convencer futbolísticamente

Peñarol tiene que jugar mejor. En este momento hay que aguantar los insultos", dijo Pablo Bengoechea después de perder con Defensor. ¿Qué cambió desde que dijo eso a hoy? Que el equipo ahora está primero y ya no hay insultos. De mejorar el juego, ni hablar.

Si hay una frase que se le ha escuchado en muchísimos encuentros es esa que dice "no tuvimos la actuación acorde a los jugadores que estuvieron en cancha".

Se trata de Bengoechea, ídolo eterno del club, quien conoce como pocos cada rincón de Los Aromos y la forma de ser que tiene este club. No es lo mismo dirigir a Peñarol que a cualquier otro equipo. Y en eso, Bengoechea tiene una ventaja, un adicional.

A principios de abril de este año, quien esto escribe realizó un parangón entre él y el estilo de dirigir de Gregorio Pérez. Porque muchas veces sabe cerrar los partidos, apuesta a las pelotas quietas y consigue muchos goles por esa vía, y utiliza una figura táctica similar.

"Del minuto 80 en adelante, miro muchísimo el resultado", dijo tras ganarle a River en el campeonato pasado. No tiene empacho en decirlo. Su estilo es conservador y normalmente, eso en un grande, no gusta y con razón.

Si bien no se trata de un técnico defensivo ni de entregarle la hegemonía sobre la pelota al rival, tampoco es ofensivo. Es que quizás aún no se sepa a ciencia cierta a qué apunta desde el punto de vista futbolístico. Porque, ¿a qué juega Peñarol? Nadie lo tiene claro.

Tiene a Luis Aguiar y a Diego Forlán como los abanderados del fútbol, pero el equipo carece de juego colectivo. Salvo cuando estos se encuentran, no existen sociedades que puedan romper defensas. No hay un despliegue generoso de los laterales que suban con criterio. Existe la tremenda falencia –reconocida por él una y mil veces– de los pases mal realizados. Es que sin rendimientos acordes de futbolistas, no hay técnico que aguante.

Una de las virtudes que tiene es que declara muy bien ante la prensa y también es autocrítico, es decir, le llega al hincha aunque las cosas no salgan desde el punto de vista futbolístico.

A favor y en contra

Ganó el Clausura y perdió el Uruguayo. Le fue mal en los clásicos. Va primero con tres puntos de ventaja. ¿Va primero por rendimiento? No. Va primero porque los demás son peores, así de sencillo.

Está por conseguir algo que Peñarol no obtiene desde que ganó el Clausura 1994 y el Apertura 1995 –con él como jugador– que es que el club logre dos torneos cortos seguidos. Nunca más pasó.

Desde que asumió como entrenador aurinegro el pasado 5 de enero, lleva 58 puntos logrados, mientras que Nacional, el rival eterno, en ese mismo lapso, obtuvo 45. ¡13 menos!

Sin embargo, en la cancha su equipo pocas veces convence o casi nunca gana con propiedad y ni que hablar, con fútbol.

De los rivales importantes o con renombre, no pudo ganarles en este Apertura que comanda a Defensor, Nacional ni Wanderers. Al que sí le ganó y de visita fue a Danubio. ¿Y qué dijo tras ese encuentro? "Tenemos equipo para jugar mucho mejor".

A su vez, sigue apostando, por ejemplo, a Marcelo Zalayeta cuando desde hace tiempo el futbolista no rinde.

Tras el empate del domingo declaró: "En el segundo tiempo cuando llegó el gol de Wanderers, Peñarol con sus armas salió a buscar el empate y lo logró". En la historia de Peñarol, normalmente es al revés. El que debería hacer el gasto para tratar de empatar es el rival.

Pero la frase que más preocupó de su conferencia de prensa fue esta: "Me dio la sensación de que no supimos si buscar la victoria o proteger el punto. Unos jugadores querían una cosa y otros la otra".

Pero, ¿quién es el técnico? ¿Quién hizo ingresar a tres futbolistas ofensivos para ir a ganar? El mensaje a los jugadores tiene que llegar de su parte. De nadie más.

Bengoechea va a ser campeón de otro torneo corto. Lo que le sigue faltando es conseguir una identidad. Con las ideas no alcanza.



LA FRASE

"Yo creo que el equipo ha sido regular en todo el torneo. Otra cosa es que no obtuvimos el rendimiento que buscábamos, pero somos totalmente regulares"

Pablo Bengoechea

Técnico de Peñarol tras la igualdad del domingo ante Wanderers


Populares de la sección

Acerca del autor