Beckham descubre un clásico a los 37

El futbolista está llegando al final de su carrera en París, rodeado de glamour y seguido por los medios a todas partes, pero en la cancha es uno más y vivirá en el fútbol francés su quinto derby: PSG-Marsella

Tenía 17 años cuando Alex Ferguson lo incluyó en el equipo que jugó ante Brighton por la Copa, en uno de esos tantos partidos que le permite a los entrenadores ingleses brindar minutos a sus promesas juveniles. Desde aquel lejano setiembre de 1992 a la actualidad, pasaron dos décadas y el joven David Beckham, que llegó a ser campeón a todo, ídolo en Manchester United, Real Madrid y referente de la selección británica, hoy, a los 37 años, tendrá la oportunidad de escribir otro capítulo en su proficua carrera: ser parte del clásico que Paris Saint-Germain (PSG) jugará ante Olympique de Marsella. 

El partido comenzará a la hora 18 de Uruguay y puede marcar para el futbolista británico la ocasión de vestir la quinta camiseta en su carrera que ya tiene 20 años.

Fue el técnico Carlos Ancelotti el que lo confirmó en el plantel para el fin de semana por primera vez desde que el 31 de enero se sumó al club parisino para mantenerse en actividad y ganando un salario de 30.000 euros, ridículo para los millonarios acuerdos que firmó a lo largo de toda su carrera pero que reflejaron el interés del jugador por estar en uno de los equipos europeos que está de moda.

Antes de que el técnico hiciera oficial el listado de jugadores, la estrella inglesa había afirmado en una entrevista del canal de televisión de PSG que consideraba “muy emocionante” el hecho de tener la posibilidad de poder descubrir este “clásico” de la liga francesa.

“He jugado muchos derbis en mi carrera, como choque entre Milan e Inter, Manchester United y Manchester City, Real Madrid y Barcelona, e incluso el de Los Ángeles entre Galaxy y Chivas. Es emocionante tener la posibilidad de descubrir uno nuevo. Siempre son partidos particulares”, indicó el jugador.

Entre tantos momentos cargados de triunfos y títulos, que fueron decantando en los últimos años de su carrera en Estados Unidos, lejos de las luces del fútbol europeo, Beckham llegó a París para comenzar a cerrar su ciclo como jugador y desde su llegada a PSG, el interés sobre el futbolista inglés estuvo centrado en gran parte en su condición de estrella mediática. Por esa razón, son numerosos los medios que siguen el día a día de su experiencia parisina.

Pero la atracción que despierta fuera del campo, según aseguró ayer el diario L’Équipe, contrasta con la humildad y la discreción de la que al parecer hacer gala en el vestuario.

“Es discreto y muy accesible. Es un tipo que respeta a todo el mundo y al que no te queda otra que respetar”, dice un jugador citado en ese rotativo, que no precisa su nombre.

La prensa francesa recogió también ayer que Beckham se ganó ese reconocimiento incluso entre jugadores de equipos rivales, como Foued Kadir, del rival del domingo de PSG, para quien “cuando miras su carrera, su trayectoria, no puedes más que respetar al jugador y al hombre”.

El director deportivo del equipo, Leonardo, ya había afirmado la semana pasada que aunque Beckham sea para el resto de la gente “una estrella del pop”, para ellos no es más que un jugador, por lo que se le trata como tal.

“Creía que iba a ser un poco distante, pero es muy humilde. Es una muy, muy buena persona fuera de la cancha”, dijo su compañero de equipo Javier Pastore.

“Es una gran estrella fuera del campo, pero dentro, para ser honestos, no preocupa demasiado. Da mucho menos miedo que cuando jugaba en la Premier”, señala en declaraciones recogidas por L’Équipe su compatriota Joey Barton, de Olympique de Marsella, en un intento por minimizar el posible aporte de Beckham en el estadio, en el encuentro de esta tarde.

Lejos de la exquisitez y velocidad que le acompañó en otro momento, y muy cerca del retiro de aquel jovencito rubio desconocido –que un día, con 11 años, fue a probarse en Barcelona y no quedó y que a los 16 firmó en United–, Beckham estará en otro clásico del fútbol mundial. Esta vez el galo.


Populares de la sección

Comentarios