Beckham compra la mansión “maldita” de Versace

El inglés pagó 43 millones de euros por la propiedad de Miami, cuyos tres últimos dueños murieron en forma violenta

El inglés David Beckham desembolsó 43 millones de euros para adquirir la mansión que perteneció al prestigioso diseñador italiano Gianni Versace en Miami, donde el exfutbolista planea instalar su equipo de fútbol.

Los Beckham, David y Victoria, amiga íntima de Donatella, la hija de Versace, adquirieron la Casa Casuarina, tal como se la conoce, luego de vender su Beckingham Palace en 14 millones de euros y tras comprar una vivienda en el barrio londinense de Nothing Hill, por la que pagaron 48 millones de euros, informó La Vanguardia.

La mansión, en cuyas escalinatas murió baleado Versace, salió a subasta por un precio de 18 millones de euros luego de que su anterior propietario, Peter Loftin, se declarara en bancarrota.

El palacete, que está  situado en el corazón de Miami Beach, tiene 6.100 metros cuadrados de extensión. Cuenta con 10 dormitorios, 11 de baños, tiene vistas al océano Atlántico y grandes frescos que decoran las paredes de algunos de los cuartos, agregó La Vanguardia.

La maldición

Todos esos lujos hicieron olvidar a los Beckham de las versiones que señalan que la mansión, construida en 1930, está maldita, debido a que sus últimos tres dueños murieron de forma violenta.

Cuando adquirió la propiedad en 1992, por US$ 11 millones, Versace estaba al tanto de esas versiones, indicó Clarín. Luego, el modisto italiano desembolsaría US$ 33 millones para refaccionarla.

Cinco años después, en 1997, el diseñador fue baleado cuando subías las escalinatas y su matador se quitó la vida. Desde ese entonces, la mansión es un punto obligado de visita en los tours por Miami, donde los turistas llegan hasta su vereda para sacarse fotos.

La mansión de Versace que compraron los Beckham

Populares de la sección

Comentarios