Batalla por América

Chile busca el primer título de su historia; Argentina va por su 15° Copa América
Embed
Embed

La banda de Argentina con el mejor jugador del mundo como capitán o una generación única de futbolistas nacidos en un país que juega con la presión de que nunca ha podido festejar un título.

Ese el dilema que prevalecerá en la final de Copa América que parece estar predestinada a sonreírle a una generación con potencial de lujo y vitrinas de pobre.

La selección argentina, una de las más grandes potencias del fútbol mundial y actual subcampeona del Mundo, busca acabar con 22 años sin títulos en el mejor momento de un equipo de estrellas encabezadas por Lionel Messi, que condujo a su equipo como un estratega pero aún le falta liberar su tremendo instinto goleador.

En una copa en la que las estrellas se han ido quedando en el camino como el brasileño Neymar, el uruguayo Edinson Cavani, o los colombianos James Rodríguez y Falcao, Messi llega en el momento justo
para saldar una deuda que la hinchada albiceleste demanda.

"Venimos de la final de un Mundial y ahora estamos en la final de la Copa América, con mucha ilusión y muchas ganas de poder ganarla", dijo el astro argentino antes de la final.

Con un solo gol en toda la Copa, Messi no mostró su poderío, pero su genialidad alcanzó para dirigir una orquesta de brillantes solistas como Sergio Agüero, Javier Pastore y Angel Di María, junto a otros actores de reparto como Gonzalo Higuaín y Carlos Tevez.

Tras una semifinal en la que Argentina aplastó 6-1 a Paraguay, Messi tiene la misión de guiar al equipo al título 15 de Copa América, para alcanzar a Uruguay, el más ganador del continente.

El entrenador Gerardo Martino, que asumió luego del portazo de Alejandro Sabella tras la derrota con Alemania en la final de Brasil 2014, logró llevar hasta la final a un equipo que fue de menos a más, y que pasó de ganarle apenas 1-0 a una opaca selección de Jamaica, hasta la gran producción futbolística y goleadora ante Paraguay.

En la final estará Chile, un rival al que Argentina le ganó 18 veces de las 23 en las que se enfrentaron, y
nunca perdió.

La última Copa América que ganó Argentina fue en 1993 y desde entonces no ha podido levantar un trofeo a nivel de selección absoluta, más allá de que Messi logró ser Campeón del Mundo sub 20 en Holanda 2005 y se alzó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Para Chile, su Copa América ha sido la confirmación de una generación dorada de futbolistas en la que deslumbran Alexis Sánchez, hoy goleador estrella del Arsenal inglés, pero que no ha mostrado un gran juego en esta copa, así como Arturo Vidal, volante de Juventus de Italia, pero codiciado por clubes como Real Madrid.

Sumado a esto, el delantero Eduardo Vargas (Queen's Park Rangers de Inglaterra), es el goleador del torneo con cuatro tantos.

Ahora, enfrentan su mayor desafío: ganar la primera Copa América de la historia para Chile, después de ser segundo cuatro veces (1955, 1956, 1979, 1987)

"Trataremos de ser los dominadores (del partido); la característica del juego va a pasar en quién domine a quién", dijo Jorge Sampaoli, entrenador de Chile.

Durante la copa, Chile hizo gala de un fútbol vistoso, con jugadores en todos los sectores del campo que cuidaban a la pelota como un objeto de culto.

El fútbol de vértigo y dominio que empleó el equipo del argentino Sampaoli, es una clara herencia del paso de Marcelo Bielsa por La Roja.

Pero no todo fue color de rosas para el anfitrión.

Luego de cruzarse en el grupo con Bolivia, México y Ecuador, y dejar por el camino a Uruguay y Perú, los hinchas chilenos debieron sufrir con el escándalo tras el accidente de Arturo Vidal y suspicacias por supuestos favoritismos arbitrales en algunos partidos.

El choque de Vidal en estado de ebriedad en su lujoso Ferrari, y el dedo de Gonzalo Jara entre las nalgas del uruguayo Edinson Cavani, provocaron fuertes críticas y muestras de rechazo hacia la selección chilena en redes sociales.

El incidente de Jara, suspendido de la Copa América, causó un problema en la defensa chilena, ya que el jugador del Mainz de Alemania había mostrado solvencia junto a Gary Medel; su posible reemplazante sería Francisco Silva.

"Con Gonzalo nos conocemos hace muchos años, pero hay otro compañero preparado y lo hará de la misma forma", aseguró Medel.

Consultado sobre la presión que tendrá esta generación de futbolistas chilenos, el hombre de Inter cerró: "Esperamos que seamos campeones, vamos a jugar para lograr el sueño de nosotros y todo Chile; no va a ser fácil porque tendremos un gran equipo en frente. Lo único que se me pasa por la
cabeza es ser campeón con mi gente, con mi familia, con todos los que nos apoyaron".

Hay algo claro, hoy una generación podrá sacarse la mufa.