Barcelona es el único líder

El equipo de Luis Suárez comenzó perdiendo y lo dio vuelta con un golazo del salteño; Koke y Messi habían marcado para el 1-1
Barcelona dio un paso importante hacia el título de la liga española al derrotar ayer en el Camp Nou a Atlético Madrid por 2-1, con goles de Lionel Messi y Luis Suárez, en un duelo en que el equipo colchonero terminó con nueve jugadores por las expulsiones de Filipe Luis y del capitán celeste Diego Godín.

Con este triunfo, Barcelona tiene tres puntos de ventaja sobre el equipo de Diego Simeone y un partido menos, debido a su participación en el Mundial de Clubes, que jugará el 17 de febrero en el campo del Sporting de Gijón.

Escenario perfecto para sacar aún más distancia y poder despegarse en la tabla rumbo al título.

Atlético Madrid empezó bien su partido contra Barcelona y acató al pie de la letra la propuesta de Simeone: presión alta sobre Andrés Iniesta, cerrar el campo propio con mucho músculo (línea de cuatro en el fondo y de cinco en la zona media) y aprovechar las pelotas quietas como arma de ataque.
Con esa receta llegó el gol de Koke Resurrección cuando el reloj marcaba 10 minutos tras un centro desde la banda de Saúl Ñíguez.

Al contrario de lo que podía pensarse, Atlético se hizo aún más fuerte con el gol, fortaleció sus líneas defensivas y le quitó la pelota a un Barcelona que nunca se encontró como equipo en los primeros minutos.

La estrategia que utilizó Atlético de Madrid fue la misma que pusieron en práctica Málaga y Athlétic Bilbao, en los últimos partidos, presionando arriba al cuadro catalán.

Pero si algo tiene Barcelona que deben envidiar el resto de los equipos es la paciencia para tener la pelota, generar espacios y saber que, tarde o temprano, tendrá ocasiones para lastimar y pasar por arriba a su rival.

La espera blaugrana duró hasta el minuto 29, cuando Luis Suárez remató por primera vez al arco colchonero.

Como presagio de la advertencia, un minuto después, Lionel Messi aprovechó un pase de Jordi Alba desde la izquierda para vencer a Jan Oblak y estampar el 1-0.

Embed

Luego del gol, Atlético Madrid se desmoronó como sabiendo que sería imposible lograr una victoria en Camp Nou.

La igualdad le permitió a Barcelona sacudir la modorra, entrar en contacto con la pelota y una combinación de uno de sus tantos circuitos ofensivos terminó en gol.

Dani Alves pasó en recto una pelota por la derecha para Suárez que, luego de ganarle la pulseada a José María Giménez en la carrera, se acomodó para dejar sin asunto a Oblak y cerrar el partido cuando el reloj aún no había llegado a los primeros 40 minutos.

A partir del gol Atlético perdió el juego, la calma y la paciencia. A los 44 minutos el lateral Filipe Luis le metió una plancha criminal a Messi y vio la tarjeta roja, lo que obligó al equipo visitante a modificar su sistema y alejarse, aún más, del arco de Claudio Bravo.

Pese a estar con uno menos, la visita se las ingenió y tuvo la mejor oportunidad de la segunda parte con un remate del francés Antoine Griezmann, que salvó el chileno Claudio Bravo.

Pero cuando un equipo está acelerado es muy difícil que encuentre resultados y a los 65 minutos las esperanzas de empatar del Atlético se terminaron con la expulsión del uruguayo Diego Godín, que recibió la segunda tarjeta amarilla por una dura entrada a su compatriota Luis Suárez.

Con nueve hombres en el terreno, Atlético se dedicó a defender aún más para que la diferencia no fuera grosera, dando una muestra de actitud y vergüenza deportiva que es marca registrada en este equipo colchonero.

"He visto una gran reacción del equipo después de un inicio difícil. Nos ha costado entrar en el partido. Hemos sufrido un gol, que ha servido para despertarnos y hemos hecho 10 o 15 minutos muy buenos, encerrando al Atlético en su arco, generando ocasiones", afirmó el técnico barcelonista, Luis Enrique Martínez, quien tuvo un cruce verbal con el preparador físico de su rival, el también uruguayo Óscar Ortega.

Pese a tener dos jugadores más, Barcelona fue incapaz de administrar de forma positiva esa superioridad numérica y no marcó ningún tanto en el complemento.

"El objetivo era cerrar el partido en la segunda parte, pero nos ha costado y no hemos sabido. El partido estaba abierto al final, pero me quedo con el encuentro que ha hecho el equipo y su capacidad para sufrir", añadió Luis Enrique.

Filipe Luis, Diego Godín y Augusto Fernández, este último por lesión, no podrán estar a la orden del próximo compromiso.

"Me quedo con la sensación de estar orgulloso del equipo que tengo. Fue impresionante lo que hizo. A mí dame perder de esta manera siempre", explicó el técnico argentino del Atlético, Diego Simeone.
Atlético dio otra muestra de actitud, en el juego aún le falta.

Embed


Populares de la sección