Bajo los focos de la ciudad

Se disputará la 13ª fecha en la noche de Singapur generando un clima que supera lo deportivo. Sebastian Vettel lidera el certamen y es claro favorito.

Singapur, 2008. El brasileño Nelson Piquet (h) perdió el control de su Renault en la vuelta 14 e impactó violentamente contra un muro de contención.

Una oportuna detención en boxes de su compañero Fernando Alonso (cuando el auto de seguridad ingresó a pista) fue clave para convertir al español en el primer ganador de una carrera nocturna en la historia de la Fórmula 1. 

“Alonso debe mucho al accidente de su compañero Piquet que motivó la salida del auto de seguridad”. Esta última afirmación -que aún puede leerse en el sitio oficial Formula1.com- fue absolutamente acertada.

Una investigación posterior de la FIA demostró que el equipo Renault había planeado el accidente de Piquet para favorecer a Alonso, recayendo duras sanciones sobre el piloto brasileño y dos directores del equipo involucrado: Flavio Briatore y Pat Symmonds.

La cita inaugural en el callejero de Marina Bay no sólo se metió en la historia: también se convirtió en un éxito de inmediato, trascendiendo lo deportivo.

Una noche en el callejero

1.500 lámparas iluminan un área equivalente a 112 canchas de fútbol, donde se ubica el trazado de 5.065 metros que cuenta con 23 curvas, cifra inigualada a lo largo del calendario.

Más de 10 kilómetros de barreras flexibles se encargan de delimitar el trazado, sumadas a 2.600 muros de concreto y a más de 1.600 barreras de espuma TecPro que absorben energía y no dan rebote en caso de accidente.

Las fuerzas G no serán el principal desafío físico para los pilotos. Sí los más de 30º Celsius que enfrentarán en la noche de la carrera –sumados a una humedad relativa ambiente elevada- que los harán perder hasta 3 kg de peso debido a la deshidratación.

Las bajas velocidades conspiran contra la buena ventilación del habitáculo en la carrera más larga del año, que siempre se aproxima al límite de 2 horas de duración.

El desafío de correr de noche en un callejero no es menor. Deben ajustar sus horas de sueño y de descanso, recién llegados de la temporada europea.

El domingo en carrera es vital no perder la concentración, especialmente en las curvas 18 y 19 que pasan bajo una grada, el sector más riesgoso del trazado en opinión del español Fernando Alonso. La más mínima distracción llevará a un golpe contra el muro y a quedar fuera de competencia.

Tracción: desafío para los ingenieros

Una superficie despareja, característica común de todos los callejeros, sumada a las señales de tránsito pintadas en el asfalto, vuelven un desafío transferir la potencia al piso.

La mayoría de las curvas son de muy baja velocidad, tomadas en 2ª o en 1ª, requiriendo relaciones de caja extremadamente cortas y el uso reiterado de la zona baja del cuentavueltas -que en términos de Fórmula 1- significan 13.000 rpm.

Al igual que con los pilotos, existen escasas oportunidades de refrigerar los motores. Las rectas entre las curvas 5 y 7 –que también conforman la 2ª zona de DRS- es casi la única, donde se rozan los 300 km/h.

La carga de combustible que tendrán en la largada es la mayor del año. Si bien menos de la mitad de la vuelta se hace con acelerador a fondo –contrastando con el 76% en Monza- el consumo, al igual que en los vehículos de calle, aumenta con las frecuentes frenadas y aceleradas.

Los neumáticos elegidos en esta oportunidad por Pirelli son los superblandos (lateral rojo) y medios (lateral blanco). La estrategia que empleó Sebastian Vettel, ganador de la última edición, fue de dos detenciones en boxes para recambiarlos, en una competencia que también tuvo un par de salidas a pista del auto de seguridad.

Los candidatos

Es casi obligatorio volver a mencionar al alemán de Red Bull, no sólo porque lleva dos triunfos consecutivos en Singapur y lidera el torneo, sino porque ha demostrado una clara superioridad en las últimas fechas.

Fernando Alonso (Ferrari) declaró hace algunas semanas que esta carrera era la última oportunidad para aspirar al campeonato. Si no descuentan puntos importantes a Vettel deberían ya dedicar el esfuerzo en desarrollar el auto para 2014.

Su compañero de equipo Felipe Massa (será reemplazado en 2014 por Kimi Raikkonen) anunció que dejará de ser un fiel escudero en las siete fechas restantes para defender su chance de fichar para algún equipo de punta en 2014.

El británico Lewis Hamilton es junto a Vettel y Alonso el otro que conoce la victoria en Marina Bay. Veremos a partir de las pruebas libres que se realizan hoy y la clasificación de mañana si está nuevamente entre los candidatos, ahora sobre un Mercedes Benz.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios