Bahréin no fue un espejismo

La F1 rompió algunos mitos y brindó un fantástico espectáculo; la lucha de pilotos primó sobre la influencia de los neumáticos y el DRS

Probablemente ya hayas leído la crónica de la carrera que publicamos en El Observador recién terminada la misma.  También algunas notas previas haciendo referencia a los principales cuestionamientos que recibe la categoría por estos días. Lo que vimos esta mañana en el circuito de Sakhir puso algunos juicios previos en serios problemas.

#1 Monos en lugar de pilotos.
Una largada de alto voltaje echó por tierra algunas teorías como el hándicap que otorgaba Vettel por largar en el sector sucio de la pista. Pero especialmente las primeras vueltas sirvieron para poner en su lugar los comentarios que trazan un paralelismo entre la categoría y los monos que empleaba la NASA en su programa espacial o el circuito de la lucha libre WWF: los pilotos de la Fórmula Uno salieron a dar batalla de la forma que todos queremos ver, demostrando por qué son los mejores del mundo, en lugar de ser meros administradores de neumáticos.

#2 Con estos neumáticos se maneja al 80%.
Por supuesto que los neumáticos no pueden quedar fuera de la ecuación en el automovilismo deportivo. Después de ese primer momento la atención se centró en el maltrato que sufrían los de los punteros Rosberg, Vettel y Alonso que habían optado por el compuesto medio de Pirelli. El circuito de Sakhir no es el que más degradación produce, pero las altas temperaturas de esa zona desértica y las violentas frenadas, imponían un desafío adicional al caucho. Salvo Vettel, que tras algunas vueltas logró hacer una diferencia, nadie se guardó nada. Vimos batallas por posiciones intermedias con maniobras de riesgo y sin cuidar nada. Lo que nos lleva al siguiente punto.

#3 Es una categoría donde priman las órdenes de equipo.
La batalla por las posiciones siguientes también era sin cuartel. Brillaba Paul di Resta, quien produjo su mejor actuación hasta el momento en la categoría, Raikkonen recomponía su ritmo tras otra mala largada o Hamilton que recuperaba tras la penalización en la clasificación. Pero llamó especialmente la atención la batalla sin cuartel entre Jenson Button y Sergio Pérez, con los pilotos de McLaren ensayando varias maniobras al filo del reglamento deportivo, algo poco frecuente entre compañeros de equipo. Checo Pérez claramente necesita entregar resultados, pero la agresividad que mostró en la pista de Baréin superó las expectativas. Bien por McLaren. Y los espectadores agradecidos.

#4 El DRS es el arma clave para el sobrepaso.
Debido a una falla mecánica Fernando Alonso perdió tiempo adelantando su primera parada y posteriormente realizando una adicional, pero dejó claro un punto importante: un gran piloto, con un buen auto, logra adelantar de la manera convencional. Debido a una falla en el ala trasera de la Ferrari quedó primero con el DRS abierto (perdía apoyo en los sectores menos veloces) y después de que el equipo lo cerrara en boxes se dedicó a recuperar posiciones a la antigua: succión, potencia y maniobras agresivas de adelantamiento. Rescató puntos importantes para un campeonato de 19 carreras y probó que la máxima categoría no solamente es un alarde de tecnología.


Populares de la sección

Comentarios