Ayer sueño, hoy pesadilla

Danubio terminó hipotecando el campeonato contra los equipos que pelean el descenso

Sin respuestas. El entrenador de Danubio se llevó la mano derecha a la cabeza, se agachó y tomó una botellita de agua que deja siempre tirada por el pasto.

Sin consuelo. Leonardo Ramos se agachó, se apoyó en las rodillas y de inmediato se puso en cuclillas llevando su mano izquierda a la frente en clara señal de preocupación. En la cancha nada salió como se tenía previsto.

Perdido. El conductor de la franja tomó rumbo al vestuario. Olvidó algo y le pidió a un colaborador que se lo lleve. Y abandonó la cancha sin poder entender lo que había sucedido.

Danubio, que vivía el sueño del campeonato, termina inmerso en una pesadilla porque lo hipotecó contra los equipos que pelean por no descender. Increíble pero real.

Danubio no le encontró la vuelta a Sud América y terminó regalando el Clausura. ¿Qué pasó, cómo se explica?

La franja se encontró con un equipo que se le plantó en el fondo y jugó a la espera de su error. No es desconocido el tema. Los danubianos saben de historias de equipos que, sin nada que esperar, se terminan llevando puntos inesperados de Jardines.

Sud América no hizo ni más ni menos que lo que alguna vez hizo Rentistas, Tacuarembó y hasta el propio Paysandú Bella Vista, por citar algunos ejemplos. Le regaló la iniciativa a Danubio que comenzó bien con una serie de desbordes de Pessoa que generaron situaciones de gol en los pies de Balboa y Sosa.

Pero conforme al paso de los minutos, Danubio no supo resolver el problema que le planteó su rival.

Vivaldo, que con un punto dejaba a su equipo en Primera, plantó una línea de cinco en el fondo con Perujo, Pereiro, Martínez, Galván y Argachá. Por delante dos volantes de marca y un armador. Como era previsible la franja se chocó contra un muro. Y hasta pasó algún susto como la pelota de gol que el sacó Torgnascioli a Luna.

En el complemento Danubio pareció dispuesto a llevarse por delante a su rival. Dispuso de un cuarto de hora donde lo tuvo a los saltos como una contra generada en la salida donde participaron Nachito González, Sosa, Hamilton y la definición de Fornaroli que salvó Irazún.

Y otra acción donde Martínez salvó luego de que Sosa le tiró un sombrero al golero y hasta una palomita de Castro que sacó el uno buzón.

A esa altura Leo Ramos se había jugado por el triunfo sacando un volante como Hamilton Pereira, dando ingreso a un hombre de ofensiva como Castro. Asumía el riesgo de jugar con tres atrás y dejar solo a Tito Formiliano como tapón en el mediocampo. Jugar en esas condiciones expandió el grado de riesgo a la máxima expresión.

Pero en el mejor momento de la franja, De los Santos perdió la pelota con Luna que se fue derecho al arco danubiano. Eran tres delanteros contra dos defensas por lo que Luna tenía libertad para la opción de pase. A juzgar por el resultado tomó la decisión correcta, puso a Colman de cara al gol. El 9 esperó la salida de Torgnascioli, lo dejó por el camino y mandó la pelota a la red a los 21 minutos.

Claro que quedaba mucho tiempo por delante. Claro que era factible esperar la reacción del local.

Pero el que reaccionó inmediatamente después del gol fue Vivaldo. El técnico buzón se quería asegurar la permanencia del equipo en primera y mandó a Arismendi por Luna.

Dejó plantada la línea de cinco atrás pero modificó la estructura del medio porque puso a Yantorno por delante de los defensas y unos metros más arriba del citado jugador a dos volantes más para frenar los intentos del local.

Si durante más de 50 minutos había sido imposible, se podrán imaginar lo que fue el cierre para la franja.

Terminó tirando centros a la desesperada en procura de un empate que al menos lo mantuviera con la ilusión viva. Pero su única aproximación al arco de Irazún fue un remate de Tito Formiliano.

Danubio se terminó deshilachando en medio de la desilusión de sus hinchas y la impotencia de su entrenador

La franja, que ayer vivía el sueño del campeonato, terminó inmersa en una pesadilla porque hipotecó su suerte con los equipos que pelean por no descender. Resulta increíble de creer, pero es real.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios